Archive for 8 septiembre 2010

Tu sabes, tu puedes

8 septiembre 2010

Maternidad jugando. Autor: Pedro Monje

Hace un tiempo confiaste en ti, supiste que era el momento y te abriste a la vida. Y la vida se regaló en ti, anidándose en tu útero para recrearse una vez más.

Creiste en tu cuerpo, confiaste en tu ser y tu cuerpo creció acompasándose a la vida que latía en tu interior. Confiaste y dejaste hacer a tu cuerpo y él se puso al servició de la vida y te procuró todo aquello que necesitaba.

Y un buen día, fue EL DÍA, tus ojos se encontraron con sus ojos, y flotando inmersa en el amor, supiste que tenías la fuerza de una leona, que quizás no serías tan correcta, tan educada, si en algún momento tu cachorro te necesitaba, entre unos brazos extraños.

Un cruce de miradas, un sentir la calidez de su pequeño cuerpo y supiste que no hay amor más grande, incondicional y eterno que el que te ha nacido al verlo.

Nadie más que tu, sabe más de ese niño, nadie ha pasado todas esas horas mirándolo, adorándolo, ningún pediatra, ningún psicólogo, nadie, sólo tu.

Tu cuerpo acogió a tu hijo durante nueve meses, y ahora no hay mejor lugar que tus brazos donde sentirse a salvo. Entre ellos se funde de nuevo con tu ser, acompasa su respiración a la tuya, sueña tranquilo sabiéndose a salvo, ¿ y te extraña que los prefiera a cualquier otro sitio?. Disfruta sus requerimientos que en otro tiempo  no serán tan intensos, disfruta para que cuando eso pase no te quede la nostalgia de estos primeros meses de necesidad y apego.

Has aprendido  a distinguir entre los sonidos de sus sueños, de sus noches, los que son reclamo, los que nacen de un sueño tranquilo, y los que te quieren más cerca, para dormirse arrullado en los latidos de tu corazón. Ahora sabes cuando está cómodo, cuando inquieto, y cuando hay algo que no marcha bien, porque los días se te pasan mirándole, sonriéndole, sintiéndole. Y ahora te das cuenta que no hay mejor ocupación que invertir las horas en eso, eso que antes te parecía tan poco, y que ahora descubres es tan grande, tan intenso que no hay nada tan importante en el mundo.  Un día te regala una sonrisa y ya no puedes parar de hacer cosas para que la repita, otro aprende a coger un juguete y no puedes esperar a que tu pareja llegue a casa para decírselo.

Tu sabes, porque todos los días són vuestros dias, y tu ocupación no es otra que sentir a tu hijo, tu sabes, porque el corazón te late con cada mirada que os entregais, déjale que te enseñe, déjale que te diga, quién dijo que la única forma de comunicación son las palabras, hace tiempo que teneis una conversación inninterrumpida, hace tiempo que navegais sin palabras por la vida, tu sabes cuando está satisfecho y contento, cuando después de mamar se separa lleno de tí, satisfecho y dormido, y atisbas una sonrisa que los médicos dicen que no es sonrisa, y a quién le importa lo que digan, tu sientes que sí lo es.

Tu sabes, eres una madre amorosa y ese es el título que necesitas, tu sabes, tu puedes, desde que nació tu hijo, tu puedes. Cualquier cosa en el mundo, lo posible y lo imposible, si él lo necesita tu puedes, porque él cree en ti, no hay nadie en su vida tan importante como tu, nadie.  Tu puedes, cree en ti, no importa cómo eras antes, no importan las dudas de antes, la inseguridad, tu Puedes, Creételo. No hay nada en el mundo tan poderoso como una madre amorosa. …..

Y tu lo sabes.

Atrévete a creer

Atrévete a creer en ti

Porque….

Tu sabes

Tu puedes.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 84 seguidores

%d personas les gusta esto: