Archive for 19 diciembre 2011

¿Pedir tiempo propio es malo? (La trampa de la crianza con apego II)

19 diciembre 2011

El anterior artículo que escribí, para mi sorpresa, parece haber destapado una gran olla, han habido opiniones contrarias y a favor, y muchísimos matices, ramificaciones en las que no pensé cuando lo escribí, al parecer hay mucho que hablar sobre el tema. Y es un tema que nos mueve y nos remueve. Creo que es muy bueno poder compartir y contrastar opiniones, volver a algo que teniamos dado por sentado y volverlo a mirar desde otras perspectivas es siempre enriquecedor, si se hace desde el respeto.

Os invito a leer el debate que empezó en facebook, os lo pongo aqui abajo y os invito también a que escribais lo que pensais y me envieis el link para ponerlo en esta página y así todas podamos compartir, leer, meditar y volver o no al punto en el que estábamos antes de haber leído nada de todo esto. Viendo lo larguíiiimo que es el debate :), abro un nuevo post para que los links esten más a la vista. Nada, que os los pongo aqui todos juntitos :)

Post para la reflexión:

Con mi crianza con apego, con mi libertad :      El rumor de las libélulas

La madre que somos, la madre que queremos ser :  Tenemos Tetas (Este post no fue creado trás la polémica, sino que fue anterior, pero está aqui por votación popular y por derecho propio :)

(more…)

La trampa de la crianza con apego

18 diciembre 2011

Defiendo la crianza natural, fomentar el apego, el colecho me parece una gran idea, dar teta a demanda y practicar el piel con piel y el porteo son de las mejores cosas que me ha dado la vida, respetar a mi hijo en sus tiempos, me ha hecho indudablemente crecer y resolver cosas que arrastraba desde que yo misma era una niña y seguimos así creciendo juntos. Me encanta compartir sus despertares, los matinales y en los que se abre a nuevas cosas en la vida, estoy feliz de haber escogido pasar más tiempo con él, pero….

Pero no a costa de cualquier precio, no a costa de que uno de los dos pierda, no a costa de pensar, que no decir ( una mama que practica la crianza con apego se prohibe a si misma decir) , la palabra sacrificio. Cuando un malestar se instala entre madre e hijo y aún antes, es tiempo de reordenar los tiempos y las cosas.

Esta tarde he disfrutado, realmente disfrutado de una reunión con una amiga, ambas dejamos el trabajo para poder estar con nuestros hijos, ambas teníamos intereses que no eran puramente laborales, un mundo creativo que iba más allá de lo laboral y nos transportaba a un lugar que nos hacía sentir vivas, todo o mucho quedó aparcado en aras de la maternidad y de la crianza con apego, no importaba otra cosa que no fuera criar a nuestros hijos con amor y respeto, dedicándoles el 100% de nuestro tiempo…..pero esta tarde, hemos quedado solas, sin niños.

Nada de malo tiene sentirse creativa y con ganas de hacer algo que no sea exactamente maternar. Absolutamente nada y sin embargo un halo de culpabilidad flota cuando una madre empieza a sentir que necesita tiempo, un tiempo en exclusiva, para retomarse ella misma.
Practicar la crianza respetuosa es genial,  no podría criar de otro modo a mi hijo, pero veo constantemente a mi alrededor cómo las madres más respetuosas, más crianza con apego, más amorosas, se sienten culpables y bloqueadas, incapaces de reaccionar cuando la que necesita espacio, tiempo y respeto es ella misma.

Ahora lo veo desde el otro lado del espejo, porque previo a esto, lo pasé yo. Llegó un momento en que necesitaba, realmente necesitaba tener espacios privados, tiempos míos, en los que hacer o no hacer, pero que fueran sólo míos. Me sentí culpable, claro, pero de lo que me dí cuenta es de que no le hacía nada de bien a mi hijo tener a su lado una madre las 24 horas, pero que no era feliz, me iba difuminando, apagando, y un niño necesita a su lado una madre que le nutra, no una madre a quien nutrir. Aún así, me resistía, llegó el día en que no podía excusarme a mi misma y pusé en marcha la solución que tiempo atrás había vislumbrado y no puse en marcha por….. ¿ese “orgullo” tonto de yo puedo con todo?¿?¿?. Hablé con mi pareja, siempre ha sido un padre colaborador, le pedí tiempo, nos reorganizamos para que yo pudiera tener pequeñas islas de “soledad” y he de decir que la convivencia de los tres mejoró sustancialmente.
No quiero decir que esta sea la solución para todas las madres, lo fue para mi, cada una ha de encontrar el modo de hacer que el tiempo que pasa con su hijo sea eso tan trasnochado de tiempo de calidad.
Quizás seas una madre que está feliz y completa pasando las 24 horas del día con tu hijo, quizás no necesitas tiempo propio, genial, disfrútalo, pero si no es así, si no te sientes bien, si de repente empiezas a buscar culpables de tu mal humor, quizás sea tiempo de replantearte cosas.
Una madre amorosa, pro crianza con apego no deja de serlo por necesitar y procurarse lugares propios, en la crianza con apego prima el respeto, el respeto hacia el niño, pero yo añado que ese respeto ha de ser necesariamente extensible a la madre, una no puede dar amor cuando lo que siente es otra cosa, es cien mil veces más respetuoso con nuestros hijos, dejarlos un tiempo en otras manos, en vez de atarlos a las nuestras cuando lo que sentimos es crispación. Unas horas de “separación” pueden obrar milagros, retomar a tu hijo desde el amor que de verdad sientes por él no tiene precio. Sentir que te respetas a ti misma tampoco.

Hace unas semanas asistí a un taller maravilloso de Cristina Romero “Practicantes de sueños” en él nos pasó unas afirmaciones, nos dijo que marcáramos aquellas que nos “chirriaran” y me pareció realmente significativo que a todas las madres les molestara una de ellas, era esta :
“Soy la más importante de mi propia vida”
A priori, sin ir más allá, es de lo más normal que a una madre le moleste y ponga en primer término a su hijo, ¿no?. Pero si hacemos eso, lo estamos haciendo mal, porque si nosotras fallamos, si nosotras dejamos de ser, nos entregamos tanto que desaparecemos, si dejamos de nutrirnos para nutrir solo a ese precioso niño que nació de nuestras entrañas, entonces, ese niño, antes o después se quedará sin madre, y ese sin madre no quiere decir que nos vayamos a ningún lado, ni que muramos de inanición, pero hay muchos modos de estar sin estar, de ser una presencia física que no aporta, que no da.

Yo voto por estar, por amar, por correr, reir y compartir, y si no sé hacerlo 24 horas, quiero hacerlo al 100%  22 horas, o 20 o las que sean. Quien sabe quizá algún día sepa estar las 24 horas, pero de momento…..

Maternar con amor

14 diciembre 2011

Fotografia de Bru Rovira de su exposición Maternidades.

Artículo originalmente incluido en el número 6 de la revista Madre Tierra

El amor no está de moda. Lo pongo en primer término porque después de tiempo pensando, la gran conclusión a la que llego es esa, en genérico y en particular, en las cosas grandes y en las pequeñas : el amor no está de moda.
Nuestras vidas se aceleran, buscamos respuestas rápidas, placeres rápidos, comidas rápidas, todo rápido. Substituimos los libros por las películas, las películas por las series, las cartas por los e-mails, los e-mails por los mensajes, no nos da tiempo a pensar… ni a vivir. Siempre quedan cuatro, a la sociedad siempre le parecen cuatro, que reivindican el “slow” como forma de vida, son los raros, los diferentes.
Pero volviendo al amor, y a su falta de vigencia, os diré que uno de los motivos por los que el amor no está de moda, es porque el amor requiere de lentitud, se precisa ir poco a poco, para saborear el instante, el paisaje, a la persona, o a tu hijo. No se puede maternar amorosamente en la vorágine en la que nos empeñamos en vivir. Un recién nacido, un niño durante sus primeros años requiere de la presencia de su madre, en especial de su madre, no sabe de horarios de adultos, se rige por los suyos propios, y lo suyos no son caprichos, funcionan en base a necesidades: Hambre, sed, contacto, seguridad.
Hemos sustituido el amor por el miedo, miedo a no saber. El miedo inhibe el amor, lo amordaza.

Miedo a no saber, las madres dejan de escucharse y escuchan a cualquier otro, compran libros, van a un pediatra, a otro, a un grupo, a otro , buscan, buscamos soluciones fuera, no nos escuchamos. No nos creemos a nosotras, necesitamos que cualquier otro nos valide. Nuestra civilización ha sobrevivido millones de años, y durante muchisimo tiempo no hubo libros de crianza, ni pediatras, ni señores que escribieran libros basándose en no se sabe qué.  Durante millones de años, las madres escuchaban a sus hijos y maternaban con amor, y muy mal no les debió ir, porque aqui estamos, nuestra especie no se ha extinguido.

Escribo esto, porque estos días he estado paseandome como antaño por librerias, y me ha sorprendido ver la cantidad de libros que hay en los que se habla de los niños no como seres humanos con derechos, sino más bien como pequeños monstruos que nos hacen la vida imposible, y a los que hay que doblegar rapidamente a nuestros deseos. A esos mismos niños cuando sean adultos, probablemente se les recrimine su falta de iniciativa, su pasotismo, su dejadez, y probablemente entonces ya estemos tan convencidos de nuestros propios argumentos que no entenderemos el porqué.
Ser padres es una labor en ocasiones agotadora, es cierto, te lleva hasta tus propios límites, te pone en contacto con lo mejor y lo peor de ti, te traslada una y otra vez a cómo te criaron a ti. Venimos de una generación en la que no hemos sido demasiado respetados, no digo maltratados, que los habrá, pero venimos de la generación en la que el conductismo, el dejar llorar, el biberón para ser libre, eran la norma y lo que estaba bien. Que ser padres sea agotador, no es excusa para dejar salir tus peores instintos sin hacer nada para mejorar, que al fin es mejorarte. Nos gastamos mucho dinero en psicólogos, talleres transcendentales y no aprovechamos lo que tenemos tan al alcance de la mano :nuestros hijos. Un niño es un camino abierto a uno mismo.

Las madres saben, a pesar de los pesares, a pesar de lo que digan los libros, a pesar de que ese libro tan bueno, te diga algo que te enferma y tras el llanto enferma a tu hijo, las madres sabemos que hay otro modo, un modo amoroso y digno para maternar, a menudo veo que las madres se esconden, que dicen en voz bajita o no dicen los mimos que les dan a sus hijos, de nuevo el no estar de moda, el miedo a ser juzgadas, a no seguir las pautas del libro.
Me consta, intuyo, que el gran exito de libros que promocionan que el llanto del niño no importa (raro es, que no haya libros que digan que las lágrimas del adulto son absurdas y que no hay que atenderlas), tienen un gran público, mucho más público (aún) que los libros que hablan de maternar con amor, crianza respetuosa, intuyo decía, que trás ese gran exito de este tipo de libros, se parapetan miles de padres y madres deseosos de hacerlo bien, que angustiados necesitan que validen su poca paciencia en ocasiones (quien no a perdido los estribos alguna vez), pero la solución nunca es cerrar los ojos o una puerta por la noche para no oír, la solución empieza por escuchar ese llanto, dejar que se te revuelvan las tripas y desde ahí emprender  un cambio profundo, que en ocasiones desbarata las casas para reconstruirlas de nuevo, la solución casi siempre es : tiempo. Tiempo y disponibilidad son las grandes claves para maternar/paternar.

 

Excursiones con Alletem – Grup de suport a la lactancia Sant Feliu de llobregat

6 diciembre 2011

Hoy me apetece mucho enseñaros esto, formo parte de una asociación que es un grupo de lactancia, dentro de poco hará un año que fue fundado y hace unas semanas hicimos algo que teníamos muchas ganas de poner en marcha, una excursión con niños y … con papás!!,

A veces las mamás vienen y después tienen que dejar de asistir al grupo por reincorporarse al trabajo, pero un sábado o un domingo es un buen dia para reencontrarnos todos y refrescar relaciones, que asistan además papás es un lujazo.

Lo pasamos muy bien saliendo y ya estamos deseando montar alguna más…. después de fiestas ?¿?¿?

Además nos han hecho un video muy bonito, que además tiene unas fotografías preciosas hechas por papás del grupo :). Espero que os guste :)

 


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 85 seguidores

%d personas les gusta esto: