¿Pedir tiempo propio es malo? (La trampa de la crianza con apego II)

El anterior artículo que escribí, para mi sorpresa, parece haber destapado una gran olla, han habido opiniones contrarias y a favor, y muchísimos matices, ramificaciones en las que no pensé cuando lo escribí, al parecer hay mucho que hablar sobre el tema. Y es un tema que nos mueve y nos remueve. Creo que es muy bueno poder compartir y contrastar opiniones, volver a algo que teniamos dado por sentado y volverlo a mirar desde otras perspectivas es siempre enriquecedor, si se hace desde el respeto.

Os invito a leer el debate que empezó en facebook, os lo pongo aqui abajo y os invito también a que escribais lo que pensais y me envieis el link para ponerlo en esta página y así todas podamos compartir, leer, meditar y volver o no al punto en el que estábamos antes de haber leído nada de todo esto. Viendo lo larguíiiimo que es el debate :), abro un nuevo post para que los links esten más a la vista. Nada, que os los pongo aqui todos juntitos :)

Post para la reflexión:

Con mi crianza con apego, con mi libertad :      El rumor de las libélulas

La madre que somos, la madre que queremos ser :  Tenemos Tetas (Este post no fue creado trás la polémica, sino que fue anterior, pero está aqui por votación popular y por derecho propio :)

Y aqui está el principio de este debate :

Jesusa Ricoy-Olariaga

Leo la entrada del blog de Raquel Tasa con la que no estoy de acuerdo y me apetece escribir una entrada con cariño titulada “La trampa del “me time” que pena estar sin portátil o no ;-)

    • Nuria OteroPena… con lo que me gusta leerte cuando no estás de acuerdo… bueno, y cuando lo estás ;-9

      Ayer a las 13:09 · Me gusta · 1
    • Mireia LongLa necesidad de no estar con nuestros hijos a ratos puede ser real, pero creo sinceramente que es un síntoma de lo que está mal en nuestra propia crianza, en nuestra… incapacidad para fluir, en la falta de tribu. No es algo bueno per se, es extraño a nuestra naturaleza y por tanto, más que defenderlo, me hace preguntarme cuando lo siento ¿que marcha mal en mi?

      Ayer a las 13:10 · Me gusta · 10
    • Mireia Long Si hablamos de bebés creo que es más obvio que hay algo que está roto en nuestro interior para necesitar hacer algo sin ellos, es como si tuvieramos un vacio, el que dejó la falta de maternaje, que queremos llenar con experiencias que nos permitan alejarnos de la conciencia del no ser uno mismo para ser en comunión. No sabemos darnos del todo, nunca lo hemos recibido, cedemos y escapamos entonces del hijo para tratar de llenar el vacio al que él nos enfrenta, el vacio de nuestra infancia.
      Cuando crecen, la sociedad lo pone muy facil, la institucionalización del niño con la excusa educativa ya deja a las madres ese rato libre que reclaman y que nos reclama el sistema para autoperpetuarse separandonos de nuestras crías.

      Ayer a las 13:33 · Me gusta · 9
    • Alba Padró Arocasqual es el enlce??

      Ayer a las 13:41 · Me gusta
    • Nohemi H.p. Susaaaaa recupera tu portátil…je,je,je
      Yo entiendo lo que escribe Raquel… de mometno no en carne propia :-P PEro he visto a muchas madres así… y estoy de aceurdo en que en esos casos un “respiro”… siempre que el niño (yo no hablo de bebés) se quede bien con el otro adulto ( el papña o alguien del entorno cercano) les suele ayudar a recuperar fuerzas…
      Y sí… seguramente se lelga a eso por otras causas… sobre todo por falta de tribu… que nos obliga a estar sola mientras estamos con nuestro shijos…
      En el caso de bebés, estoy de acuerdo con Mireia…. he visto ese tipo de madres “sobrepasadas” y ahondando un poco salen los temas que apunta ella en su comentario…

      Ayer a las 13:43 · Me gusta
    • Marina MamáEs un tema dificil…. mi niño tiene 2 años y medio y amí por estos tiempos me están entrando unas ganas cada vez mas fuertes de volver a hacer yoga al menos una vez por semana, y de volver a tomar un mate con alguna amiga sin crios revoloteando, poner el 100% de mi cabeza en la charla…. Por momentos me da cirte culpa este sentimiento y por momentos me siento con derecho de sentirlo….

      Ayer a las 13:43 · Me gusta
    • Nohemi H.p.Alba : http://wp.me/pLZ6Q-bb

      socmare.wordpress.com

      Defiendo la crianza natural, fomentar el apego, el colecho me parece una gran id…Ver más
      Ayer a las 13:46 · Me gusta · 2
    • Marina Mamáohhh

      Ayer a las 13:46 · Me gusta
    • Alba Padró ArocasGracias Nohemi!

      Ayer a las 13:49 · Me gusta
    • Jesusa Ricoy-OlariagaPor favor si alguien puede etiquetar a Raquel, me sabe mal que se hable de ella sin que lo lea y yo desde el iPhone no puedo…yo aún no he dicho nada y ya estáis debatiendo,parece una de mis clases ;-)

      Ayer a las 13:49 · Ya no me gusta · 3
    • Candy Tejera Gonzálezno se de que hablais pero me lo imagino! Yo necesito mi tiempo para mis cosas. He estado haciendo una serie de cosas, durante 30 años de mi vida. Cosas que me gustaban. Y ahora no puedo hacerlas y las hecho de menos. No sé hasta que punto esto está relacionado con la falta de maternaje, pero a mi me parece lógico, añorar espacios que ahora no tenemos.

      Ayer a las 13:50 · Ya no me gusta · 2
    • Alba Padró ArocasRaquel Tasaestamos entrando en un debate con tu post, te unes :-)

      Ayer a las 13:50 · Ya no me gusta · 3
    • Marina Mamáestoy leyendo a las apuradas (rescien nos estamos levantando y leo mientras visto a mi hijo y preparo el desayuno je), la verdad….. yo preguntaría que edad tiene el niño y cuanto tiempo es el que ella necita…. Porque nosotros necesitamos nutrirnos para poder nutrir a nuestros hijos, si esa actividad realmente la nutre y no funciona como un escape creo que tomó una decisión adulta y luego de mucho autoconocimiento, y si es así no creo que le haga daño al niño ni al vínculo.

      Ayer a las 13:55 · Me gusta
    • Jesusa Ricoy-Olariaga A ver… no estoy hablando de casos concretos y no es mi intención hablar de Raquel ni de su maternidad, no se trata en absoluto de eso. Lo único que quisiera apuntar es que para mi, las “trampas” en las elecciones conscientes no existen, suelen darse más en la promoción o “venta” de ideales que suelen ser poco realistas.
      A mi me duele, y no lo puedo evitar, que se pueda llegar a mirar a la crianza respetuosa, que para mi es sinónimo de libertad como si fuera algo vendido desde fuera que nos puede engañar o tener trampa. Y además jamás ser madre debería ser un paquete o un dogma!!! En cuanto a lo de ser lo más importante en mi vida, pues no, no lo soy y esto no es abnegación ni falta de personalidad retrograda, sé que daría mi vida sin pensarlo como todas vosotras por cualquiera de mis hijos, por lo tanto hablamos de instintos evolutivos, y por tanto dejo a un lado políticas, tendencias, opiniones y demás. Eso no quiere decir que yo de pronto sea un objeto vacío y falto de intereses y espíritu (aquí la trampa del “me time” que se vende también en forma de biberón) la trampa es que nuestra sociedad no tiene hijos y nosotros si. La trampa es que se nos vende individualidad cuando necesitamos al grupo, la trampa es pensar que ser madre es poca cosa o que no puedes ser otras cosas…No me da el pulgar para escribir cuanto quisiera, pero este es mi punto de vista. No soy la persona más importante en mi vida y eso es lo más importante en mi vida, porque he querido que lo sea.

      Ayer a las 14:11 · Me gusta · 9
    • Tatiana ReyesDesde luego Jesusa no tienes desperdicio, jamás se me ocurrió que tus tiros fueran por allí. Yo me sentí totalmente identificada con el post de Raquel en cuanto a la necesidad de un espacio solo para mi, no tanto en la culpabilidad, excepto por la notable excepción de cuando te lo restriegan en la cara, com

      Ayer a las 14:19 · Me gusta
    • Tatiana Reyes… Se me fu el dedo… Decía, excepto cuando te lo echan en cara, como si por haber elegido ese tipo de crianza ahora te jodes y no te despegas de tus hijos… Pero también estoy totalmente de acuerdo contigo. No había hecho la reflexión desde el punto de vista de lo que pide, idealiza o vende la sociedad, y la verdad es que el titulo del articulo refleja claramente esa presión recibida desde fuera. No dejas pasar detalle Jesusa, me encanta!

      Ayer a las 14:26 · Me gusta · 2
    • Marina MamáPues…. no debo haber despertado del todo…. porque me siento identificada con el comentario de Raquel y con el de Jesusa… no encuentro el punto de oposición, sino que me parecen dos costados de la misma idea. Besos

      Ayer a las 14:26 · Me gusta
    • Raquel Tasa Hola! Gracias por avisar Alba y Jesusa :).
      No imaginaba que el post iba a dar para tanto….
      A ver, habeis dicho tantas cosas que no sé por donde empezar.
      En el post hablaba de mi, y de innumerables madres a las que conozco, madres amorosas, madres que han dejado sus ocupaciones y se han dedicado en exclusiva a sus hijos porque así lo han sentido, madres que respiran y viven por y para sus bebés.
      Pasado un tiempo, suele ser en torno a los dos años de ese niño, no estoy hablando de bebés Mireia, con un bebé me parece inexcusable que una madre no atienda las necesidades de ese niño (aunque ciertamente cada madre y cada niño saben qué pasa entre ellos) llegados los dos o tres años, las madres empiezan a querer hacer algo por sí mismas y para sí mismas y me parece algo absolutamente lícito, No hablo de interminables horas en la guardería, mi idea de educación ideal es el homescholing y es lo que haremos, pero aún así, las mujeres, los humanos necesitamos espacio, y eso no es consecuencia de la desconexión con tu bebé, ni de la sociedad, ni de nada, a mi modo de ver :).
      Me encanta que me rebatas Jesusa, me encanta que defiendas con tanta pasión tus posturas, y que se haya creado este debate, porque lo que nos falta a menudo es contrastar nuestras opiniones, pero creo sinceramente que tu, precisamente tu, tienes tus tiempos propios cubiertos, puesto que haces un montóoooon de cosas de las que todas te estamos muy agradecidas, pero ese montón de cosas, todos los talleres que haces, los programas de radio, la web, requieren de tiempo, tiempo propio, con tus hijos correteando alrededor o no. Entiendo que a los talleres no te los llevas :).
      Así que en realidad no creo que nuestras posturas difieran tanto :)
      Un abrazo a todas.

      Ayer a las 14:40 · Me gusta · 3
    • Raquel Tasa Mi maternaje :) por cierto, está genial :). Ya sé que no era tu intención Jesusa hablar de casos en concreto, pero me gustaría aclararlo para el resto, ya sé que no hace falta y toda la historia, pero me apetece.
      Mi hijo tiene dos años, y me ha tenido a su lado desde el principio, hacemos teta a demanda, colechamos, jugamos, reimos, pintamos y hacemos mil cosas juntos y casi todo nuestro tiempo lo compartimos. Me siento afortunada de ser madre y de aprender tanto a su lado.

      Ayer a las 14:50 · Me gusta · 2
    • Mireia LongLos dos o tres años son un momento crítico en la crianza. El niño descubre su YO, salta lejos y salta a pegarse a ti asustado por los descubrimientos y la libertad. La madre consciente, apegada, se siente desbordada, no entendida, abrumada sin tener ya referencias. Los niños, la mayoría, son institucionalizados, pero cuando no, como dices, la madre igual que el niño recupera parte de su yo. ¿Porque desear hacerlo sin nuestro hijo al lado? ¿Que razón hay para que el hacer otras cosas implique el que él deba no estar presente?

      Ayer a las 14:52 · Me gusta · 1
    • Raquel Tasa Pero como todas las que teneis niños sabeis, llega un momento en que los niños también necesitan otras cosas, como por ejemplo más presencia de su padre ( por ejemplo ).
      La naturaleza es sabia y va dando a cada quien sus “espacios”.
      Estoy de acuerdo con Jesusa, a la que además quiero mucho, en que la crianza no es un dogma, que es algo flexible y vivo y para cada familia tiene matices diferentes, pero veo con preocupación que muuuchas madres se angustian, dejan de vivir, se marchitan al sentirse culpables por querer trás dos, tres años un espacio. Sea por el motivo que sea, me parece absolutamente lícito reclarmarlo y obtenerlo, y me parece (creo que me repito) infinitamente mejor que esa madre tenga un hueco en el que reflexionar para volver renovada y amorosa a que como lo que “manda” la crianza con apego es estar 24 horas pegada a su hijo, que se mantenga allí y acaben los dos juntos pero mal.
      En fin, estaría bien poder conversar sobre esto con un café y unas pastas :)

      Ayer a las 14:55 · Me gusta · 2
    • Mireia LongCuando llego a esos dilemas (que te aseguro que he pasado) me pregunto siempre qué hacían nuestras abuelas, las madres salvajes, cuando sus hijos y ellas empezaban a ser menos uno y más dos. ¿Qué espacios, actividades y entornos tenían? ¿Implicaban estos que los niños no estuvieran presentes?

      Ayer a las 14:55 · Me gusta · 1
    • Marina Mamámmmmm no se cada cual sabe cuales son sus ecesidades y posibilidades. Como conté más arriba, por estos días siento necesidad de volver a yoga, de vollver a hacerlo en grupo, tranquila, sin pensar si mi hijo está metiendo los dedos en el enchufe, ni con mi niño trepado en mis espaldas como lo hago ahora. Siento que ir una vez a la semana y hacer algo que mí me hace tanto bien nos hará bien a los dos, estoy probando por estos días como se queda el, y cuando su padre le dice “vení vamos, vamos a lavar el auto” mi niño tuma su mano, me hace chau y se va muy campante.

      Ayer a las 14:57 · Me gusta · 1
    • Mireia LongRespecto a los talleres y cursos, hay algo en lo que si tienes razón, hay lugares y aprendizajes en los que 30 niños llorando y jugando interfieren. Ellos no se sienten bien, si no son espacios ni actividades respetuosos con sus necesidades. ¿Porqué? ¿Es nuestra premura por concentrar el aprendizaje vital en un taller de unas horas, los lugares cerrados, el ansia de las madres por estar con otras mujeres a las que no tienen acceso a diario? Son preguntas, nada más.

      Ayer a las 14:57 · Me gusta · 1
    • Raquel Tasa Pues Mireiayo creo que ellas lo tenían realmente más fácil y más natural, ni siquiera se lo planteaban vamos, antes las familias tenían muuuchos niños, y las madres muuchas ocupaciones, de verdad crees que estaban al 100% como estamos nosotras?. Creo que el debate no existia.

      Ayer a las 14:57 · Me gusta · 1
    • Raquel Tasa Además os comento, que mi interés profesional en la maternidad y la crianza, está centrado en facilitar espacios comunes entre madres e hijos, pero eso no quita que me parezca razonable y sano que si existe la necesidad la madre la atienda, igual que atiende las de su hijo.
      Una madre infeliz no puede hacer feliz a su hijo. Una madre que no se respeta no puede respetar a su hijo ni a nadie.

      Ayer a las 15:00 · Me gusta · 1
    • Nuria Otero Yo lo que veo es que lo que dice Jesusa es la teoría, lo deseable, lo que debería ser, y de lo que habla Raqueles de la circunstancia, del caso concreto… el peligro es caer en la justificación de mi realidad convirtiéndola en teoría. Para mí el problema fundamental es que llegamos a la maternidad llenas de agujeros, con unas carencias enormes de amor, de capacidad de entrega, de autoestima y tiempo disfrutado de verdad, con nosotras y para nosotras… y así, llenas de agujeros, como pequeños o grandes quesitos gruyere, es como nos enfrentamos a la crianza de nuestros hijos, y lo que es cierto es que de lo que no hay no se puede sacar, si yo tengo un agujero cómo voy a darte de mi nada para tí… El día que estemos completas y decidamos libremente criar a nuestros hijos desde lo completo y no desde la carencia, no creo que este debate siquiera surgiera.

      Ayer a las 15:00 · Me gusta · 3
    • Raquel Tasa uhmmm Nuria, vale, entiendo lo que dices, pero de verdad es sólo cuestión de agujeros? de no estar completa?. Yo no lo tengo claro :)

      Ayer a las 15:02 · Me gusta
    • Jesusa Ricoy-OlariagaSobre lo que dices Raquel de mis talleres. Ahora si hago algo es con Anaïs o no lo hago.Mis clases empiezan en Marzo y serán desde mi casa (2 horas en lugar de cuatro) para no dejar a Anaïs, intuyo que mis hijos preferirán estar en el ático con su padre y si algún día quisieran asistir preguntaría al grupo, las normas de respeto son las mismas que para un adulto, tendrían que prestar atención y no interrumpir a otro cuando hablan. Anaïs ya estuvo en parte de mis talleres virtuales, cuando necesito de mi y se aburrió de reírse de las gracias de su papá y hermanos . Hay espacios naturales para ambos…A mis hijos no les apetecería estar en ciertas conversaciones con mis amigas, pero han estado en otras, quizá esto pasa con más “normalidad” entre homeschoolers y lo veo mucho al menos aquí…

      Ayer a las 15:07 · Me gusta · 1
    • Mireia LongYo entiendo lo que dice Nuria, supongo que hemos vivido experiencias comunes y hemos transitado con muchas madres en ese camino. Todas estamos incompletas, todos tenemos vacios que quieren ser llenados y que no somo capaces de llenar. Y si, Jesusa, yo también he visto que los padres que hacen homeschooling se acostumbran a normalizar la presencia de los niños en todas las situaciones, aunque, pro supuesto, no es exclusivo nuestro si lo tenemos más facil, al fin y al cabo estamos con los niños todo el día y nos acostumbramos a ello. Mi experiencia, al menos la mia personal, que no quiere decir que sea la de cualquiera de vosotras, es que cuando necesitaba espacio sin mi hijo es que algo andaba mal dentro de mi y buscaba cosas externas porque no quería mirarme dentro, porque no podría dar, o porque, sencillamente, no estaba preparada para sintonizar con mi hijo en su evolución.

      Ayer a las 15:11 · Me gusta · 2
    • Nuria OteroRaquel, mientras no estemos completas no lo sabremos. Pero sí sé que casi todas nosotras llegamos como llegamos a la crianza de nuestros hijos, y el lugar en el que vivimos precisamente alienta no sólo esa carencia, esos agujeros, sino que los alimenta y los cuida, no vaya a ser que se nos tapen un día y podamos decidir libremente…

      Ayer a las 15:11 · Me gusta · 1
    • Raquel Tasa Pues eso Jesusa, que ahora con Anaïs que es un bebé la llevas a todos lados o no vas, genial, es lo que hice y muchas hicieron cuando nuestros bebés eran pequeños, pero tienes dos hijos más, más mayores y entiendo que antes de que naciera la peque, no asistían a tus talleres. Eso es para mi “mi” tiempo .
      Entiendo lo que dices de los espacios naturales a nosotros nos pasa lo mismo, estar con mamá cuando está haciendo algo en lo que él no participa es aburrido, mejor papá en esas ocasiones, y de hecho con todo esto, en realidad, me da la sensación de que nuestras posturas no son diferentes, en realidad se tocan, y no sé si realmente son la misma

      Ayer a las 15:11 · Me gusta
    • Raquel Tasa Bien Mireiapuestos a eso, entonces nosotras que como dices hemos transitado con muchas madres, te parece mejor que una madre se encierre en casa con un niño las 24 horas sintiéndose angustiada a que se dé un paseo de diez minutos y retome a su hijo desde otro punto?. No sé, ahora pienso en que cuando una se molesta con el mundo, antes de ser madre, lo que le apetece es un poco de aire.Llegamos como llegamos Nuria y ellos nos hacen renacer y nos enseñan en cada paso que dan. Nunca he aprendido de nadie más que de mi hijo, ningun libro, ningun taller, nada. Me siento afortunada de haber escogido sobre todo lo demás maternar y disfrutar esta crianza, trabajo para fomentar la crianza con apego, para que las madres no dejen llorar a sus hijos, tal como esta mañana he visto a una, que casi le cojo yo a la bebita del carro. No quiero abrir huecos para justificar un maternaje no respetuoso con el bebé, pero sinceramente creo que lo sano, llegado un tiempo es abrir espacios, no estoy hablando de guarderias, ni de canguros, ni de nada por el estilo. Los niños lo necesitan, lo piden, escogiendo otras presencias que no son la materna y de igual modo lo necesita la madre.
      El hecho de tener tribu, que es mi caso facilita las cosas, y que hace un niño en una tribu, no está pegado a su madre, hay presencias enriquecedoras que lo nutren además de la de su madre.
      Un niño criado con apego, que de verdad siente que ha sido amado y tratado con respeto, caminará seguro y cada vez más lejos de su madre. Sabiendo que cuando la necesite estará . Una madre que ha maternado con amor, que ha cubierto las necesidades de su hijo, que no le ha dejado llorar, que hasta al baño se lo ha llevado, no debería sentirse culpable por reclamar un tiempo para ella. No es justo. No es justo para ella ni para ese niño.

      Ayer a las 15:25 · Me gusta · 2
    • Nuria Otero No estoy hablando de culpabilidad, Raquel, en absoluto. Y no digo que estando donde estamos y siendo quienes somos no sea lícito buscar el espacio, claro que no… lo dije en en mi primer comentario, cada una tiene sus circunstancias, su tribu o no, su familia más o menos extensa, su pareja con más o menos tiempos, o su no pareja, su trabajo fuera o dentro del hogar, sus hijos escolarizados o no… pero eso son las circunstancias que nos hacen diferentes… el problema es, para mí, y digo bien claro que es para mí, el intentar justificar nuestra circunstancia en lugar de comprenderla y profundizar en ella. Cuando las cosas son como dices tú, cuando los hijos paulatinamente se van alejando es porque están colmados de madre y maternaje, y ahí probablemente haya existido un equilibrio entre deseo de la madre y deseo del niño, espacios para ambos, seguro que ambos han estado donde quisieron estar, y no sé cuál es ese lugar… pero cuando las madres no están aunque estén (que es a lo que te refieres tú) o las madres no están porque se justifican en su deseo personal más allá del deseo del hijo, es cuando el niño no encuentra su espacio y reclama hasta el infinito…

      Hace 23 horas · Me gusta
    • Jesusa Ricoy-Olariaga Me he ido a comer y leo y veo varios puntos urgentes,
      Por qué y/o cuando va a ser una falta de respeto con una misma el criar a un hijo?!Y lo de necesitar aire, yo lo he necesitado sobre todo cuando trabajaba de manager en Zara o en el colegio y allí el aire no me llegaba nunca…
      Lo único que pretendo es llevar el debate un poco más allá…
      Qué es lo que genera la frustración, agobio o llamadlo x del que habla Raquel? Es interno o externo? Surge por los esquemas sociales?
      Y en cuanto a maternajes, y en relación a las preguntas de Mireia. Creo que en esencia hay un problema de hiperconsciencia para mi tan dañino como la falta de consciencia.

      Hace 23 horas · Me gusta · 2
    • Jesusa Ricoy-OlariagaY en cuanto a los agujeros querida Nuria, hasta que punto es real, normal y sano no tener ninguno? Yo estoy hecha a base de los enormes agujeros de otros ;-)

      Hace 23 horas · Me gusta · 2
    • Jesusa Ricoy-OlariagaY así te va!! Dirás tu ;-)

      Hace 23 horas · Me gusta
    • Raquel TasaJesusa tas pasao tres pueblos , yo no he dicho que sea una falta de respeto con una criar a un hijo. No saques las cosas de sitio.
      Si quieres un debate genial, pero poner prensa amarilla por medio no me parece que sea… :)
      Y no hablo de frustracion de maternar, sino de la necesidad de hacer ademas otras cosas, necesidad que muchas madres no han sentido porque en realidad han seguido ocupandose .
      Me parece que desde el respeto, de la crianza respetuosa deberíamos ser más sinceras cada una con lo suyo, no hablo de ti Susa, porque veo madres que se niegan a soltar, madres que por estar 24 horas con su hijo y con eso no les estan haciendo ningun bien, todo porque han “comprado” el pack de crianza respetuosa y no pueden ceder ni un centimetro.
      De todos modos, lo que estoy viendo es que esto no es un tema, se han abierto muchos y deberían ser tomados cada uno por separado, intentando despersonalizar y sacar conclusiones reales alejadas de los sentimientos de cada una……
      hagamos un simposium !!!!!!!

      Hace 23 horas · Me gusta · 2
    • Mireia Long Raquel, es que planteas una disyuntiva trampa: o se a a dar una vuelta o se queda agobiada. Si nos quedamos en la superficie, en la solución simple, en considerar los deseos del adulto… no llegamos al fondo de la cuestión: ¿porque una madre necesita desconectar un rato de sus hijos y no somos capaces de fluir todos juntos todo el tiempo? ¿Quehace que la madre sienta esa necesidad: la sociedad, sus impulsos o es natural y sano? ¿Podemos decir que es mejor que no esté la madre a que esté a disgusto sin que estemos afirmando que es bueno y justificable que no esté? Y el niño, no hemos hablado de lo que ne necesita de verdad el niño. Si tiene que elegir entre que su madre se de una vuelta o que este a disgusto limitamos su elección y le privamos de su elección ideal: una madre disponible cuando ñel la necesita sin agobio. Asi que creo qu elo que debemos analizar es la causa del agobio, no el darle salida. ¿Que es lo que genera la frustración?

      Hace 23 horas · Me gusta · 3
    • Jesusa Ricoy-OlariagaYa os podíais pasar a tomar café por Londres, no?! Me voy con los niños a ver pelis navideñas e intentar construir una infancia que sea una patria de la que nunca tengan que pedir el exilio :-) Amor y respeto en la forma que sean debería ser todo un triunfo, el resto son adornos…Al menos, así lo entiendo yo después de 10 años y un doloroso proceso de cambio y perdida vulgarmente conocido como madurez. Abrazos comadres!

      Hace 23 horas · Ya no me gusta · 3
    • Jesusa Ricoy-OlariagaRaquel, me refería al punto en el que dices…”Una madre que no es feliz…”

      Hace 23 horas · Me gusta
    • Jesusa Ricoy-OlariagaY me voy!! ;-)

      Hace 23 horas · Me gusta
    • Jesusa Ricoy-OlariagaY si Raquel, simposium, congreso o lo que sea, pero es necesario el debate interno!!

      Hace 23 horas · Me gusta
    • Raquel Tasa Contestadme vosotras Mireia y Jesusa ¿qué es lo que genera la frustracion? :)
      Yo evidentemente no tengo todas las respuestas, pobre de mi :)

      Hace 23 horas · Me gusta · 1
    • Mireia LongNo lo se. Bueno, se lo que lo causaba en mi caso y lo que he interpretado en muchas mujeres a las que he visto necesitadas de desconectar de sus hijos (lo peor, es que era algo que crecía en muchos casos en vez de equilibrarse y los niños no tenían esa necesidad como ellas). Es más, quizá haya tantas respuestas como madres. Y además, es que expresar mi opinión, en algo tan delicado, me asusta. Y como dice Jesusa, quizá necesitemos ese simposium o congreso, para septiembre del 2012 en Madrid… ¿que os parece?

      Hace 22 horas · Ya no me gusta · 1
    • Raquel Tasauhmmm??’ que es eso de septiembre ? :)

      Hace 22 horas · Me gusta
    • Raquel Tasame encantaría claro :)

      Hace 22 horas · Me gusta
    • Mireia LongCongreso “Una nueva maternidad”… lo ves???

      Hace 22 horas · Ya no me gusta · 1
    • Raquel Tasa ostras, pero esto es fresco del dia ? me parece super interesante :) lo hacemos? si? ya lleva recorrido?aiii Mireia :)

      Hace 22 horas · Me gusta · 1
    • Jesusa Ricoy-OlariagaPues claro, yo voy con los niños!

      Hace 22 horas · Ya no me gusta · 1
    • Jesusa Ricoy-Olariaga‎;-P

      Hace 22 horas · Ya no me gusta · 1
    • Raquel Tasajajajajajajaaa y yo con el mio :P

      Hace 22 horas · Me gusta
    • Mireia LongLlevo ya tiempo pensándolo, leyéndonos, asomándonos a nuevas perspectivas, viendo los proyectos de cada una como crecen y enriquecen… pero hay que empoderarse, dejar que buscar gurús, reclamar el propio camino y trabajar en comunidad, aportando cada una su pieza al puzle.

      Hace 22 horas · Ya no me gusta · 4
    • Raquel Tasa Ciertisimo, es en lo que trabajo yo tambien, empoderar, fuera budus, mujeres y madres libres y conscientes :)
      Venga, empecemos :)

      Hace 22 horas · Me gusta · 3
    • Mireia LongYa hemos empezado,pero tenemos que avanzar más.

      Hace 21 horas · Me gusta · 1
    • Raquel Tasaai Dios que he puesto budus! quería decir gurús :) bueno, un poco es lo mismo :P

      Hace 21 horas · Me gusta · 1
    • Mireia LongMe gusta budús!!!!

      Hace 20 horas · Ya no me gusta · 2
    • Noemí Carrera DoulaMuchísimas gracias! Me ha encantado leeros, aún estoy digeriendo todo lo que se ha dicho…Besitos y ánimo con el Congreso, claro que sí!!!!

      Hace 14 horas · Me gusta
    • Maria BerrozpeMe uno muy tarde al debate, disculpadme pero ando de mudanzas. PEro me gustaría lanzar una respuesta a la pregunta de por qué tenemos la necesidad de tiempo a solas. Mi respuesta, al menos mi experiencia,es que la razón principal es que no tenemos este tiempo, tiempo que tendríamos de manera natural si criamos a nuestros hijos en las condiciones ideales: inmersos en una tribu sostenedora. Estos momentos “a solas” aparecerían naturalmente cuando nuestro (s) pequeño(s) estuvieran jugando con los otros niños o viendo como la tia, el primo o la vecina de al lado hace tal o cual cosa interesante. Pero hoy en día y en esta sociedad estamos mayoritariamente encerradas en nuestros pisos de ciudad y sin nada ni nadie más. Nosotras y nuestros hijos en absoluta soledad. Yo creo que esto es lo que crea la necesidad.

      Hace 7 horas · Ya no me gusta · 2
    • Raquel Tasa Me parece muy interesante todo lo que hemos hablado aqui, todos los matices y las vueltas que han ido saliendo.
      Gracias a todas :)
      He hablado con Jesusay voy a poner todo este hilo en mi blog, para que más gente pueda leerlo y además si os apetece, pondré un link de todo lo que escribais al respecto.

      Hace 43 minutos · Me gusta
    • Raquel Tasa Si a alguna de las que ha participado en el debate le molesta aparecer en el blog, por favor decirmelo y lo retiro.

9 comentarios to “¿Pedir tiempo propio es malo? (La trampa de la crianza con apego II)”

  1. Noraya Says:

    Madre mía yo alucino como hay personas que tienen respuestas para todo… ¿pero no somos mujeres distintas, con educaciones distintas y distintas inclinaciones? No somos al mismo tiempo todas madres, no amamos a nuestros hijos por encima de todo?
    ¿por qué se intelectualiza algo que es natural y simple?
    ¿hay aquí súper-mamis o qué?
    ¿Cómo se van a sentir las madres que dediquen pocas horas a sus hijos cuando lean todo esto? ¿basura? ¿culpables? ¿enfadadas consigo mismas, con las otras madres, con las suyas propias?
    Perdón por insistir con el tema, pero en el blog de Ileana “Tenemos Tetas” se publicó hace poco una entrada llamada “La madre que somos y la madre que queremos ser”…

    http://www.tenemostetas.com/2011/11/la-madre-que-somos-y-la-madre-que.html

    creo que todas deberíamos leerla, está llena de sensibilidad, comprensión y compasión hacia quienes no se pueden etiquetar como madres “de apego”.
    Nos falta más comprensión y aceptación con nosotras mismas, sí, pero también con las demás, con quienes no son como nosotras, pero bueno! ¿vamos a ser crueles con nuestras comadres cuando sus hijos las aman como son?

  2. M.Long Says:

    Maria, me ha encantado lo que dices. Pero matizaría, la “necesidad de soledad” de la madre enjaulada no es una “necesidad real”, no es primaria ni natural, es consecuencia de una carencia, la de tiempo compartido y experiencias reales de crianza en tribu. ¿Porqué insisto en no llamarla “necesidad”? Porque supondría que la ponemos en igualdad o superioridad a la necesidad del niño de tener a su madre disponible en ese momento, y si ambas necesidades no se complementan, al menos, no podemos poner la del adulto por encima de la del niño o justificar su deseo de escape, su frustración con lo de “mejor un biberón que una teta dada a disgusto”.
    Es decir, lo que necesita la madre es criar en tribu no “tiempo para ella”, aunque la ausencia de la primera desemboque en el deseo de un rato sin hijo presente. Una cosa es necesidad y otra deseo.

  3. Ileana Says:

    M. Long, el problema no puede abordarse solo desde el punto de vista antropológico, también hay que ver el punto de vista psicológico.

    Antropológica e “idealmente” es posible pensar que la madre siempre debería estar disponible, como la tierra para las plantas, pero negar la realidad de la neurosis colectiva milenaria que vivimos, creernos la madre perfecta o superior solo por estar con nuestros hijos, tampoco soluciona nada.

    No se trata de “poner al adulto por encima del niño”, se trata de que el adulto “asfixiado” de todos modos no va a poder estar con el niño de manera sana.

    No todas las maneras de “estar” con un niño son sanas. Como dice una amiga, “no es lo que se hace, es desde dónde se hace”.

    Si la compañía se da desde la neurosis, desde el miedo, desde la necesidad propia, desde el desamparo de la propia madre que se nutre del hijo, desde el martirologio, o la intelectualización de un “así debe ser”… cualquiera de esos lugares son tan patológicos como la ausencia.

    Abrazos a todas, recordad aquello: “no nos vamos a enfrentar las mujeres en este camino” ;-)

  4. M.Long Says:

    Creo que es muy sencillo, cuando se quiere llegar a las mujeres, caer en la autocomplacencia y dejar que el no “enfrentarnos” perjudique a los niños y a las mismas mujeres que, huyendo, no se enfrentan a la realidad o se dan a si mismas excusas o soluciones trampa que no van a la raiz del problema. Nadie debería necesitas huir de sus hijos para encontrarse bien, si le pasa eso a una madre hay algo en su entorno, en su organización familiar, en la sociedad, en su historia, que no marcha de forma fluida. Si no buscamos la causa, si no trabajamos para coordinar antropología y realidad, naturaleza y sociedad, los niños seguirán pagando nuestros errores, el precio que exige el patriarcado.

  5. Miriam Says:

    Yo creo que no hay que decantarse por ningún extremo… Estoy con M.Long, porque tiene toda la razón en indicar que cuando existe ese deseo de estar sin los hijos, es porque algo no va bien. Y en la mayoría de las madres (al menos las que yo conozco), esto es así, porque casi todo el mundo hemos tenido ese antecedente en nuestras madres y padres. Pero también defiendo que si se desea ese espacio propio, porque aunque no sea “necesario” de forma antropológica, de forma psicológica si lo es, tanto para la madre como para el hijo. Los problemas psicológicos o de entorno (falta de tribu), no se solucionan de un plumazo, de un día para otro aunque se hayan reconocido, por lo que hasta encontrar su solución, se debe respetar la necesidad psicológica de soledad o espacio propio de la madre o padre. Siempre actuando poco a poco, sobre el problema base para conseguir solucionarlo, pero no solo por el bien de nuestros hijos, sino por nuestro propio bien y el de todos los que nos rodean, ya que esas carencias afectivas no solo se reflejan en las relaciones con nuestros hijos, sino en general con las relaciones con cualquier ser humano.

  6. Noraya Says:

    Ayer leí el siguiente post, en referencia al artículo escrito por Raquel. Os lo enlazo por si no lo habéis visto:

    http://aprendiendodemispeques.wordpress.com/2012/01/13/que-es-para-mi-la-crianza-con-apego/

    Besos para todas!

  7. pilar Says:

    Mireia, el hecho de criar en tribu ya permite esos tiempos en los que en vez de ocuparte de los niños, estás en otras cosas. El no tener la tribu lo hace todo más complicado y evidente, e incluso más culpabilizador porque parece que necesitas escapar dejar a los hijos con alguien con quien no suelen pasar mucho tiempo. Pero la realidad es que esos tiempos son necesarios. Necesitamos nutrirnos para poder nutrir ¿o no?

  8. Lecturas de esta semana | Nace una Mamá Says:

    […] El mes pasado, mi querida Raquel escribió un artículo en su blog Madre Tierra titulado La trampa de la crianza con apego sobre la necesidad que tenemos las mamás de buscar un tiempo para nosotras, cosa que comparto totalmente, y que generó un interesantísimo debate que continúa en la segunda parte. […]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 84 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: