El puerperio no es como te lo contaron

 

elplacerdesermailchimp
Cita gratuita on.line de media hora para suscriptores:
Puerperio feliz.El placer de Ser

Y porqué no. Porqué no vas a ser feliz en este momento especial de tu vida.

Es cierto, ser madre quizás no coincida con esa imagen idílica que te han contado o la que has visto en un instante de una peli romántica.
Ser madre es otra cosa, quizás sientas que llegar a casa con tu bebé, ese momento en el que abrís la puerta los tres va a ser el comienzo de una vida tranquila y relajada, no hay nada más suave y relajado que un bebé y de pronto unos días después miras y ves que toda la casa está revuelta, tú sin duchar, el bebé llora y estás agotada… pero si esto era muy fácil piensas, pero si es todo natural, debería ser todo mucho más fácil, soy yo, soy yo la que lo hace mal, nunca me dijeron, nunca me contaron que esto era tan complicado.

Respira, respira, coge a tu bebé en brazos, pasea para que encuentre ella/el también la calma, acomódate en el sofá, respira, respira, escucha esto en tu cabeza, todo está bien, lo estás haciendo bien, este bebé te escogió, vino a ti, tú eres la mejor madre que ese ser puede tener. Repítelo hasta que te lo creas. No es broma, no es una ilusión, es así, tú eres la mejor madre que puede tener.

Qué es lo que ocurre. Lo que pasa es que probablemente tenías falsas expectativas con respecto a lo que es quedarse en casa con un bebé recién nacido, a menudo pensamos que un bebé nos va a dejar mucho tiempo para nosotras, total sólo duerme, pero no es cierto. El trabajo de las madres es inmenso y el algo que se prolonga durante las 24 horas, no hay descanso para el almuerzo, ni sales del “despacho” a las 8 , jamás has tenido un trabajo tan intenso, ni lo volverás a tener.
Quizás tus amigas que siguen con su rutina diaria, de casa al trabajo y del trabajo a casa cuando vayan a visitarte te digan con una sonrisa la suerte que tienes de estar en casa sin hacer nada.  “¿Nada?”, lo sé, cuando oyes eso depende el estado emocional que te mueva en ese momento ( y ahora te parece que eres un saco de hormonas revueltas) puedes o ponerte a llorar o enfadarte muchísimo, ellas lo dicen con buena intención, si son mujeres que no han tenido hijos y no han vivido de cerca la maternidad de alguien,  no tienen la más mínima idea de por lo que estás pasando así que no se lo tomes en cuenta, al fin y al cabo es lo mismo que pensabas tu hace un “rato”.

Sí, la maternidad es cansada, agotadora y maravillosa….

Ahora que ya sabes lo cansada que es, puedes dejar ya de preocuparte por no ser lo“suficiente”, eres lo suficiente y mucho más.

CREÉTELO, de veras, eres mujer, eres madre y eres maravillosa, has albergado vida en tu interior y has traído esa vida al mundo.

Ahora mira a tu bebé y dime si no sientes que has hecho un milagro creando, gestando y dando paso a ese cuerpo perfecto, dulce, amoroso, que se acurruca entre tus brazos.

Raquel Tasa.
Doula, asesora de lactancia, puericultora.
Agosto 2016

En Octubre empieza el curso El puerperio feliz. El placer” . Si crees que puede serte de ayuda, estaré encantada de que nos conozcamos más.

Lo que vas a encontrar en Puerperio feliz. El placer de Ser.

elplacerdeser

¡Feliz dia a todas!

Estamos muy contentas de la aceptación del curso sobre puerperio, gracias a todas por apreciarlo.

Empezamos el 13 de Octubre 

Nos estáis preguntando muchas cosas, qué temas saldrán, cómo se modula el curso. Y queremos ofreceros toda la información necesaria.

El curso empezará el 13 de Octubre, tenéis tiempo para apuntaros, pero no tardéis mucho, porque las plazas se van llenando 🙂 . Podéis apuntaros aqui : 

” Puerperio feliz. El placer de ser”

Está estructurado en cuatro módulos:

elplacerdeserMÓDULO 1. SOY MADRE ¿Y AHORA QUÉ?

MÓDULO 2. LACTANCIA Y COLECHO… FUENTES DE

MÓDULO 3. EL BEBÉ, ESE

MÓDULO 4. CREE EN TI

Podeis ver el detalle completo del Indice del curso aqui: indice

 

Si todavía te quedan dudas y quieres conocerme…..🙂
De ahora en adelante tienes acceso a una entrevista personalizada de aproximadamente 30 minutos,  en el horario que nos venga mejor a las dos, para pedir día y hora puedes apuntarte aqui :

CITA PERSONALIZADA

Puedes apuntarte ya al grupo abierto de facebook de Puerperio feliz. El placer de Ser , para seguir toda la información que iremos poniendo desde allí

El día 13 de Octubre nos conoceremos en una sesión presencial on-line que durará una hora y media aproximadamente.

Habrá tres sesiones presenciales on-line más durante el curso.
Sabemos que es posible que aún queriendo, justo en ese momento tu bebé te reclame o te quedes dormida, o…. siempre hay imprevistos, así que las sesiones on.line se quedarán grabadas hasta final del curso para que puedas acceder cuando tengas tiempo. Las sesiones son privadas y no se podrán descargar, ni usar fuera de este curso. 

Cada 15 días recibiréis un módulo para que podáis gestionarlo a vuestro gusto durante ese tiempo.
Y además crearemos un grupo privado en facebook para que podamos conocernos más y nos ayudemos entre todas, el grupo estará moderado por Irene García Perulero y Raquel Tasa

Para cualquier consulta estamos disponibles para vosotras a través de facebook o desde nuestro e.mail :

raquel.tasa@raquel.tasa.com
irene@infanciaslibres.com

Un abrazo a todas, vamos a trabajar juntas para vivir este momento tan especial en plenitud. 

Feliz maternidad

Porque sí

 

 

teta

¿Porque das teta?  Porque sí, por placer, porque quiero, porque me da la gana.

Fin del artículo….

Así debería ser, así de fácil, no hay más explicación, más motivo, porque sí,  debería ser siempre la razón.
Resulta que además dar teta es :

Cómodo
Natural
Lo mejor
Previene el cancer
Ayuda al sistema inmunológico del bebé.
Previene la obesidad.
Ayuda a tu utero a contraerse
Relaja, tanto al bebé como a ti.
Ayuda a tu cuerpo a volver a su peso anterior.
…..

La verdad es que una da teta porque sí, porque te apetece, porque compartir tu cuerpo con tu bebé es un placer, sí un placer.
A veces no es tan fácil, a veces duele y hablo por experiencia y por la experiencia de otras madres que me han rodeado y a las que he tenido el placer de ayudar. Pero una vez superado el obstáculo que se interpone entre el placer de darte y tu bebé, la experiencia es realmente mágica.
Una de las mejores cosas que he vivido en la maternidad es dar teta, la mirada enamorada de ese bebé, que te mira entregado, la suave somnolencia que te embarga y que ayuda también a que tu bebé esté más relajado, el saber que vayas donde vayas tienes su comida a punto y junto con ella el remedio para todos los males, porque la teta sirve para alimentar, pero también para calmar el dolor, para consolar cuando no todo está bien, para dormir…. no conozco nada tan versátil y tan lleno de propiedades y sobretodo nada que exprese tanto amor, la cercanía, la entrega de dos seres humanos sin más, porque sí, porque el Universo os ha unido y vuestros cuerpos celebran esa unión.

Raquel Tasa
18 de Julio de 2016

 

 

 

Renacer en tribu

manos

La maternidad es una de las más importantes experiencias vitales más importantes para una mujer, es transformadora, es un torrente de emociones concentrada en un tiempo muy pequeño, en el que además el cansancio te deja las “defensas” bajas.

Es una oportunidad que aparece a menudo cuando ya eres adulta, cuando ya llevas un tiempo de recorrido vital y lo que has creado puede que no sea exactamente lo que deseas pero te acostumbras o peor te conformas porque la vida y las circunstancias y tu misma te han hecho creer que no puedes “aspirar” a más, que no eres merecedora, pero entonces llevada con suerte por el deseo, te quedas embarazada y te parece que va a ser sólo un tránsito, que después de unos meses con esa barriga cargada de material precioso, cuando esa barriga ya no esté y tú y tu hijo ya no estéis unidos físicamente tu vida va a volver a ser lo que era.
Puede que lo desees, que desees ardientemente volver a lo que tenías, tal vez no era tan bueno pero era terreno conocido y la costumbre nos hace mansas pensando que esa mansedumbre nos dará la paz.
Siento decepcionarte, eso no va a pasar. Después de tener un hijo tu vida, por mucho que te esfuerces no va a ser nunca igual, tu vida va a ser infinitamente más rica y tu, si te dejas, una mujer mucho más poderosa, adios a la mansedumbre, bienvenida a la leona.

Una nace y con suerte renace varias veces a lo largo de la vida, claro que para eso antes ha de morir.
Cuando eres madre una parte de ti, de la que eras se queda en el parto, la parte más superficial, la que no quiere mirar hacia adentro. Mueres un poco para renacer más poderosa, más valiente, más guerrera.
Quieres crear un mundo mejor, quieres ser mejor y la naturaleza pone sus mejores herramientas a tu alcance. Te regala oxitocina y el olor de tu hijo y la fuerza que no creías posible en ti se apodera de tu cuerpo y entonces ya todo es posible, porque TU lo crees posible y si lo crees podrás crearlo 

Las madres somos, queramos reconocerlo o no una fuerza de la naturaleza. Cada vez que te niegas, que niegas ese inmenso poder mueres un poco, te aletargas, se va durmiendo y al fin mueres. Muere aquella que pudiste ser y no fue y vuelve aquella vieja amiga conocida.

No te conformes con menos de lo que puedes ser, mereces lo mejor y lo mejor es tu mejor versión, esa que da miedo por poderosa, por valiente, por andar sin lastres y con la mirada alta, esa que has escondido durante tanto tiempo, esa que apenas puedes creer que eres tu de verdad.

La maternidad te hace renacer, resurgir una y mil veces de la destrucción de ese antiguo ser, ese del que vas deshaciéndote capa a capa, cada vez que te replanteas a ti misma bajo la mirada expectante de tu hijo, alguien que no juzga y sin embargo te pone frente a frente a ti misma y sólo frente a él te permites ser tu, sin filtros, hasta que estás preparada para presentarte así al mundo.

Ser madre te trae el regalo de nuevas amistades, te desprendes de algunas de las de antaño y aparecen nuevas amistades que no imaginabas, amistades que conocen lo que estás viviendo, que han transitado antes por donde tu o que están en ellos, son manos y cuerpos cálidos y fuertes que te sostienen, cuando renacer se hace doloroso, cuando parece que ya no te quedan fuerzas allí están, con su aliento y sus voces cálidas, arropando ese nuevo nacimiento, prestas a cogerte cuando decidas lanzarte al mundo de nuevo, aterrada pero entera, sin capas, sin filtros, solo tu.

Renacer en tribu es mas dulce, déjate ayudar, déjate querer y quiere tu. Uno de los regalos de la maternidad, uno de los grandes regalos es soltar las reticencias y atreverse a pertenecer a una comunidad de mujeres en la que ninguna pierde y todas ganan porque el mundo no puede construirse en solitario, necesita una red, una inmensa red, hagámosla entre todas, hagamos un mundo mejor tribu a tribu.

Doy gracias a mi tribu, en la que a lo largo de estos años de camino hemos aprendido a conocernos y aceptarnos. Una tribu que acoge, que ayuda, que abraza, que sostiene, que debate, en la que todo el mundo aprende de todo el mundo y que se enriquece con las diferencias de cada cual.

Busca a tu tribu y déjate ser, déjate renacer sintiéndote sostenida. La vida puede ser infinitamente rica, atrévete a abrir los brazos para recibirla.

Raquel Tasa
12 de Julio 2016

 

 

 

 

 

 

Te perdono y Gracias

 

camino

¿Cómo lo haces para no tener arrugas?
Estoy sentada velando a mi madre en el tránsito que la llevará hasta la muerte. A recuperado la belleza que tuvo de joven o al menos así la veo yo.
Está inconsciente, duerme mecida en morfina con una respiración superficial. llevo dos horas aqui y juraría que no sabe que estoy, aunque por si acaso aqui sigo.
Me gustaría estar aqui, a su lado, cuando se deje llevar y se vaya de este mundo en el que tanto ha sufrido.

– Antes de que te vayas, quiero decirte dos cosas, solo dos. Te perdono y gracias.

Te perdono por haberme despreciado, por hacerme creer que no valía.
Te perdono por no haber sabido quererme, sin hacerme daño. Sé que tu madre poco tiempo tuvo para vosotros, nueve hijos son muchos y tu fuiste de las pequeñas.
Te perdono por tratarme tan duramente menospreciando mis sentimientos, aunque sé que no sabías hacerlo de otro modo.
Creo bastante probable que ni siquiera querías tener una hija y que es más probable todavía que no supieras qué hacer con aquel bebé, que luego se hizo niña y que te ocupaba demasiado espacio.
Te perdono por manipularme y hacerme creer que todo era culpa mía.
Te perdono mamá, de verdad.

Y te doy las gracias por darme la Vida, la que tantas veces he despreciado y de la que a pesar de quererlo no he podido distanciarme.
Gracias, por a pesar de todo hacer lo más que podías en tus circunstancias, estoy segura que si hubieras podido lo hubieras hecho mejor.
Gracias por quererme a tu manera, esa manera desprendida, con miedo de mostrar afecto, seguramente por eso, por darle la vuelta, no puedo parar de darle besos y achuchones a mi hijo, para compensarme los mimos que no tuve y para que él sepa que el cariño se da a lo grande, sin medida.
Gracias por enseñarme de plantas, por mostrarme tu amor por la montaña, por ser arriesgada a tu modo, coas que sin duda he heredado de ti.
Gracias mamá por ser la que escogí y quien me escogió porque a pesar de todos los pesares, soy quien soy gracias a ti.

Te miro y ya no estás, no parece que estés, ¿duermes?, ¿a donde te ha llevado tu sueño?. Espero que por fin puedas descansar, sin gente que te persiga, sin malos que pretenden hacerme daño, ni robarme. Espero que al menos ahora, mientras preparasla partida estés de verdad en paz y que allá hacia donde vas si es que ese lugar existe, sea un sitio donde encuentres la paz que nunca has tenido en vida, y seas allí tan feliz que ya no necesites tomar pastillas.

Buen viaje mamá!. Sé que volveré a verte, yo soy así, y sé que entonces nos daremos por fin y por siempre el amor que no nos supimos dar.

Raquel Tasa.
4 de Junio de 2016

 

 

 

 

Poder, saber, merecer

PODER SABER

Había estado observándome, me miraba con mirada furtiva, de reojo, apenas, con miedo de ser descubierta, mi alma exploró los límites de su cubículo y no encontró paredes, siguió expandiéndose  un poco más cada día, por curiosidad por el juego de saber hasta dónde se extendían los “puedes” y los “mereces”, estuvo así largo tiempo un poco más allá cada día, hasta cansarse de extender hilos de luz allá, un poco más allá, sin encontrar nunca el lugar en el que detenerse y un día, un día de sol expléndido, un día de lluvia serena y susurradora se dio cuenta de que era infinita, que no había ningún límite al que llegar, porque no hay límites que aten a las almas, a ningún alma y sintió el amor, el amor universal el que diluye el odio y lo absorbe y los transforma en más amor. E inmersa en ese baño cálido, en ese abrazo primigenio el alma cedió en la lucha, se expandió hasta incorporarse al todo, donde todo es posible y los PUEDES, SABES, MERECES vuelan tranquilos y serenos esperando que todas las almas reclamen su presencia.
Y fue entonces cuando el alma liberada de los NO PUEDES regresó y me clavó con un impulso fresco a la pared, me dejó sin respiración al ocuparme entera, venía cargada con todos los PUEDES, SABES, MERECES y me dijo así con una voz profunda, una voz que me nacía de las entrañas, retumbando su eco en mi interior .

Cuando al fin pude respirar con normalidad, cuando mi corazón volvió a latir suave, empecé a andar y me di cuenta que mi paso se había vuelto ligero…. miré hacia atrás y vi la piedra que había dejado de cargar

 

Raquel Tasa
18 de Abril de 2016

 

Valiente y sabia

20151216_135804.jpg

 

Conozco una mujer, valiente y sabia.
Una mujer que dejó de esperar nada y lo tiene todo, o casi todo.
Una mujer que dejó de quejarse porque no tenía tiempo… y para qué quejarse, si eso no arregla nada. Las cosas son como son, la vida no es justa, y frente a eso, sólo estás tu y lo que pongas de tu parte para hacer de tu rincón el sitio más agradable posible.
Conozco una mujer que siempre recibe con los brazos abiertos y lo más importante con el corazón abierto. Tiene sonrisa pícara a veces y tierna casi siempre.
Una mujer que comprende la debilidad de los otros y la justifica, siendo como es fuerte podría decir de los otros que mejor que espabilen y darte la espalda esperando que arranques. Habiendo vivido todo lo que ella a vivido no me parecería raro que lo hiciera, pero no, ella es fuerte, es valiente, pero además es sabia, y sabe de la debilidad humana, del no poder y sigue tendiendo la mano una y otra vez.
Conozco una mujer que sacó adelante a tres hijos sola en la época de la posguerra, y cuando digo sola, es sola. Que trabajaba por las noches para poder atender a sus hijos durante el día. Que nunca tuvo joyas, y cuando sus hijos le decían que porqué no tenía ella contestaba que sí, que tenía tres, tres joyas, sus hijos.
Conozco a una mujer que perdió al gran amor de su vida por una enfermedad  muy joven y se quedó con esas tres joyas a las que atender y aún ahora sigue enamorada del corazón de aquel hombre, del que dice que antes de amarlo no le gustaban sus piernas largas y que después era el hombre más bello del mundo.
Una sabia mujer que sin saberlo me acaricia el alma cada vez que voy a verla, que me dice que no hay que esperar a tener lo que una desea para ser feliz, que sea feliz ahora, con lo mucho o lo poco que tenga. Que echa en falta el tiempo en el que salía con sus hijos después de misa a comer una tortilla hecha en casa y era feliz.
Conozco a una mujer que cuando me alejé, nunca me perdió la pista y siempre a estado pendiente de mi y de todos los de la familia que la han necesitado.
Que amamantó a su sobrino y a su hijo a la vez, porque la madre murió en el parto.
Que da, da, da y nunca pide nada a cambio y jamás echa cuentas de lo que ha dado.
Conozco a una mujer que además de cuidar a sus hijos, cuidó a su sobrina, dándole los veranos más maravillosos del mundo todos juntos en una tienda de campaña junto al mar, y que después tuvo tiempo para sus nietos y para todo aquel que viniera.
Conozco a una mujer lectora incansable, una mujer justa, que nos ha enseñado a todos los que tenemos el privilegio de conocerla el sentido de los valores, del respeto, de la justicia. Que ya no puede salir de casa cuando quiere, que necesita ayuda para hacerlo y lo hace en silla de ruedas, y cuando le pregunto que si irá a votar me dice un POR SUPUESTO, así en mayúsculas.
Conozco a una mujer que perdió a un hijo y siguió adelante, una mujer a quien el hijo de ese hijo, en una carta preciosa le dice que no puede irse todavía porque los demás la necesitamos, y tiene toda la razón.

Esa mujer hace unos días cumplió 90 años, esa mujer es mi tia, si leyera esto, haría ese gesto tan suyo como de espantar el aire y diría que no, que no es para tanto, que le falta mucho para ser así.

Ayer, viendo a esta mujer valiente y sabia, me di cuenta de que sí, tengo derecho a quejarme, a estar mal, que ella va a entenderlo igual, pero que no, que mejor no, que la vida está aqui y es ahora y ojalá consiga llegar a esos 90 años que tiene ella ahora un poco más valiente y más sabia, un poco más como ella.

Raquel Tasa.
17 de Diciembre 2015