Excusas salvaconciencias

http://lactanciamaterna.lacoctelera.net/post/2009/03/29/una-diputada-danesa-da-pecho-su-bebe-el-parlamento
http://lactanciamaterna.lacoctelera.net/post/2009/03/29/una-diputada-danesa-da-pecho-su-bebe-el-parlamento

Un día intenso hoy.  Vengo de un encuentro con las madres que me acompañaron durante el embarazo a través de un foro de internet. Había perdido un poco el contacto porque una vez que nacieron los bebés de todas, mi concepto de crianza empezó a distanciarse mucho del suyo. Todas, excepto una, por un motivo u otro estan dando biberón. Quedaba una  y creo que una vez empiece la guardería tiene los días contados. Hoy he ido a la reunión con la esperanza (ilusa) de dar fuerzas y ganas para que eso no pasara, pero como me dijo mi asesora de lactancia, a veces se pide consejo para lavar la conciencia, pero ya se tiene la decisión tomada y entonces ya nada se puede hacer y de nada sirve ponerse vehemente, porque es peor.

Me he dado cuenta de que la decisión estaba tomada cuando esta chica justificaba a otra diciendo que leche materna y biberon artificial son lo mismo. ¿Cómo que són lo mismo?. No, no son lo mismo y está del todo demostrado. Pero me he callado, de nada servía iniciar una discusión. Es curioso, justificando a otra persona, se intentaba salvar ella misma.

Hasta que no se borre del todo esa “idea” de que lactancia materna y artificial son lo mismo, y que ahora está todo muy avanzado, no se tomaran decisiones realmente conscientes con respecto a la lactancia. Porque de verdad creo que la lactancia materna no gana por goleada a la artificial por falta de información.

Lo siento… no, no lo siento :  LACTANCIA MATERNA Y ARTIFICIAL NO SON LO MISMO.

Pero bueno, así vamos salvando la conciencia y cuando pasas de una lactancia a otra una ya no se siente culpable.

En fin, el caso es que yo también necesito mis propias “excusas salvaconciencias”, en un mes  debería incorporarme al trabajo y mi hijo ir a una escuela maternal, llevo ya unas cuantas noches sin dormir, y durante el día no paro de pensar en el tema. Sólo 4 meses, sólo 4 meses tendrá mi hijo cuando lo deje ¿”en brazos”? de una mujer que apenas conocerá, encantadora, seguro que es encantadora, pero que tendrá otros ocho niños que atender.

Debería pedir almenos una excedencia de dos meses más, para facilitar la lactancia, y para ayudar a que sus conexiones neuronales sean las correctas, para estimular así su autoestima y hacer de él un adulto seguro de sí mismo.

Pero y ¿si tengo represalias en el trabajo?, ya sé, no es legal, no pueden hacerlo, pero hay tantas cosas que no se pueden hacer legalmente y se hacen… ufff.

Necesito mi excusa salvaconciencia, que alguien me diga con convicción que no pasa nada, que lo mismo da ahora que con 6 meses o con un año…pero eso no me lo puede decir nadie con conocimiento de causa ¿verdad?

Y encima llego a casa y me encuentro con un nuevo post  “dia de la paz” del blog de mi asesora de lactancia que me acaba de partir por la mitad…ufff… creo que voy a llamarla…

Anuncios

Colecho y ciencia..culpable pero con fundamento

Hace unos días recibí en casa un libro que había encargado  “Dormir con tu bebé”,  está escrito por el doctor James J. McKenna director del laboratorio del comportamiento del Sueño Maternoinfantil-Universidad de Notre Dame y antropólogo, editado por Crianza natural y la verdad, no tiene desperdicio, está escrito basado en estudios cientificos, nada de aproximaciones como otras publicaciones que rondan por ahí, además a colechado como hijo y como padre de varios hijos, que más se puede pedir.

Por si seguís recibiendo el “acoso” de los anti-colecho, aqui os pongo  algunas de las ventajas del colecho tal como las enumera en el libro, nada mejor que el conocimiento para poder “defenderse”, si realmente pensáis que vale la pena “instruir”.

Favorece una mayor lactancia e incrementa su nutrición. En este entorno de protección y nutrición, el bebe se beneficia de una respuesta casi inmediata a todas sus necesidades.

Los estudios científicos muestran que cuando los bebes descansan sobre el pecho de su madre o padre, disfrutando de un contacto piel con piel directo, respiran de manera mas regular, utilizan la energía más eficazmente, crecen más rapidamente y sufren menos estrés.

Durante el contacto piel con piel, el cuerpo del bebé estimula las células cerebrales precisas para conectarse con la otra persona.

Disminuye el riesgo de SMSL

Y sí, hay ocasiones en las que no es conveniente practicar el colecho:

si habeis fumado furante el embarazo, lo haceis ahora, o lo hace vuestra pareja

si sois obesos

si estais excesivamente cansados o habeis tomado drogas o alcohol

si usais ropa de cama gruesa……

Todas parecen recomendaciones de lo más lógico. Nada que no intuyerais ya antes de leerlo.

Os lo recomiendo, por si alguna de las almas bienintencionadas os había hecho dudar de que lo mejor para el bebé e incluso para vosotras es el colecho y porque es genial saber que nuestro instinto tiene base científica.

Personalmente practico colecho porque no puedo imaginarme toda la noche separada de mi hijo, sin proteger su pequeño cuerpo con el mio, sin sentir su calor y su pequeña respiración en mi cara…. Sí, de nuevo lo confieso: Soy culpable.

Ahhh se me olbidaba, el colecho está recomendado por UNICEF, la OMS y la Federación Española de pediatría….entre otros!!!!

Ale,  ya podéis ir a dar guerra por ahí!!!

Un refugio donde compartir: los grupos de lactancia

Para mi el grupo de lactancia es justamente eso, un refugio.

Empecé a ir porque necesitaba apoyo y consejo hacía un par de semanas que tenía una grieta en el pezón, que lejos de curarse cada día se hacía más grande. Había leído y releído “Un regalo para toda la vida” de Carlos Gonzalez (no me cansaré de recomendarlo, estos meses lo he consultado mil veces), allí explica que la solución para una grieta es corregir la postura o cambiarla y asegurarse que el bebé coge una gran porción de areola y no solo el pezón, además había leído cuanto encontré por internet, vamos que me sabía estupendamente la teoría, pero era incapaz de hacer que aquello mejorara.  Temía las tomas en el pecho izquierdo, me mordía la mano de dolor , y como me daba miedo, recuerdo que hacía un gesto extraño, le acercaba el pecho, pero cuando veía su boca acercarse hambrienta tiraba un poco hacia atrás, con lo que conseguía que nuevamente cogiera solamente el pezón y siguiera haciéndome daño.

El primer día que fuí al grupo encontré un espacio abierto, mujeres sentadas en circulo con sus bebes en brazos, a los que fueron amamantando cuando lo reclamaban con total naturalidad. La asesora se presentó y nos invitó a hacerlo y así todas hablamos de nosotras y nuestros bebés, y empecé a relajarme, porque además de tener la ayuda de una experta y madre,que comprobó si el pequeño cogía correctamente el pecho, muchas de aquellas mujeres había pasado lo que yo estaba pasando, he dicho habían pasado. Habían tenido grietas, las habían curado y seguían amamantando. Sus consejos fueron los mismos que ya había leído, pero de alguna manera sus voces me dieron el empuje que necesitaba y a partir de aquel día la grieta empezó a hacerse más pequeña y en un par de semanas cerró totalmente.

Cada miércoles asisto puntual a nuestra reunión, Mª José García Robles es la asesora del grupo, una mujer con fuerza y dulzura, a la que desde aqui agradezco su labor desinteresada, que tanto bien nos hace a muchas, y que dentro de poco será una magnifica doula; en el grupo además contamos con la presencia de Erika un encanto de mujer que ya es doula… y las demás somos madres lactantes, que no es poco.

Os recomiendo a todas acercaros al grupo de lactancia que tengais más cerca de casa, porque tengais problemas con la lactancia o no, siempre es un placer compartir experiencias en un momento tan intenso como este,  en los grupos encontrareis a madres como vosotras, con los mismos problemas e inquietudes, y que como vosotras piensan que lo mejor indiscutiblemente es la lactancia materna. Os dejo aqui un enlace donde seguro habrá alguno que os quede cerca FEDALMA

Y para las que quieran más, estan los cursos para formar nuevas asesoras, en marzo empieza uno, organizado por la Federación catalana de grups de suport lactancia materna si os animais nos vemos allí.

Libres y seguros

A menudo creemos que nuestros hijos, lo son en propiedad, pero no es cierto, se pertenecen y pertenecen a la vida. Nosotros lo único que hacemos (deberíamos hacer) es tener el privilegio de cuidarlos cuando todavía no pueden hacerlo por ellos mismos. Darles amor, mucho amor para que se sientan seguros en su andadura y después hemos de dejarles volar. Pero nadie mejor que Khalil Gibran para expresarlo:

Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de sí misma.
No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.
Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no pueden visitar
ni siquiera en sueños.
Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.
Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.

Khalil Gibran

La vida sencilla

paseo by Albertomontes

A menudo vamos demasiado deprisa, sin saber porqué, pero deprisa, cuando hace “falta” y cuando no, por costumbre al final. Una de las cosas buenas de la baja maternal es que te coge de un brazo y te para.

Los primeros meses con un bebé en casa son realmente agotadores, lo volvería a pasar mil veces, porque además de agotadores estan llenos de la satisfacción más grande que hasta ahora me ha regalado la vida. Pero sí, no mentiré, es muy cansado, tanto que se te confunden los días, y cuando ha pasado una semana tienes la sensación de que un mes te ha pasado por encima. Los días se llenan de miradas, de la busqueda de una sonrisa, sea por reflejo o no, tú lo que quieres es una sonrisa, una interacción con tu hijo, de tomas largas con la teta fuera todo el día, del dolor en los pezones que afortunadamente pasa rápido, de pensamientos sobre cómo será ese bebé cuando ya no sea tan bebé y de felicidad, una inmensa felicidad que te inunda hasta el ultimo poro de la piel.

Y junto con eso, o mejor, a consecuencia de eso, tus ritmos cambian, lo que era tan importante, tan urgente pasa a un segundo, tercer, cuarto, ningún plano, porque tu ritmo de repente es el que tiene tu bebé, y los bebés son realmente anárquicos, van “a su bola”, no existen convencionalismos, ni horarios, ni quedar bien; toman la vida como viene, si tienen sueño duermen, si tienen hambre y te has despistado, reclaman, que algo les molesta lloran, no importa donde estén, ni con quien. Así que dejas tu anterior vida de lado y te acoplas a su ritmo, a esa pequeña vida, que ya cuidas más que la tuya propia, y su sueño está lleno de tus miradas y de tu propio sueño, satisfacer su hambre requiere tranquilidad y tu se la procuras, junto con más miradas de autentico enamoramiento, en las que mueres de satisfacción cuando abre sus ojitos y te mira mientras se alimenta de tu cuerpo.

Y entonces un día sales a pasear después de pasar un par de ellos en casa porque la lluvia no os dejaba hacerlo y descubres qué bonita es la luz del atardecer y que buena pareja hace con tus pasos lentos sobre la tierra, acaricias a tu bebé que llevas cargado en un fular en contacto con tu cuerpo, con tu respiración, y tus latidos y te das cuenta que de nada servía correr, que la felicidad se palpa solo en la vida sencilla.