Dar el pecho

Muchas ventajas tiene el dar de mamar a nuestros hijos, no hay alimento mejor para ellos que la leche que fluye de nuestros pechos, pero hoy voy a dejar de lado todas las ventajas demostradas científicamente, tanto para los bebés, como para vosotras, porque este post http://santfeliu-lactancia-materna.blogspot.com/2010/02/lactancia-materna-segun-la-oms.html, lo explica muy bien y porque me apetece explicarlo desde otro punto de vista, este muy personal.

Doy el pecho a mi hijo porque cuando lo tengo así, pegado a mi cuerpo, alimentándose de mi, soy realmente feliz, el tiempo se para, no hay nada más importante, ni más urgente en ese momento. Me da paz sentir su respiración relajada y los pequeños ruiditos que acompañan la succión.

Es un momento especial, una de sus pequeñas manos parece acariciar el pecho que le ofrezco, es una caricia suave, un roce apenas y con la otra manita parece querer atraparme, coge con fuerza mi jersey y tira fuerte hacia él. Me hace sentir orgullosa de mi, el poder darle el mejor alimento del mundo y ahora entiendo a todas esas madres que me han dicho lo tristes que se ponen cuando el peque ya no quiere más pecho. Aunque supongo que eso es bueno, que quiere decir que lo hemos hecho bien y em piezan una nueva etapa en su evolución.

Sé que esto es lo más natural del mundo, pero cada día pienso que es mágico, y nos lo ponen tan difícil a veces, que creo que es necesario insistir una y otra vez en lo bonito que es poder ofrecer el mejor alimento a tu hijo en el mejor envase.

Siento sus labios succionando de mi pecho, y de vez en cuando se gira hacia mi con sus pequeños ojitos oscuros y me mira, me hace sentir importante, la más importante y la más querida.  Y cuando ya está satisfecho y sin desprenderse del todo me sonríe con una sonrisa que se me antoja de bichito, no hay nada que pueda hacerme sentir más satisfecha, plena y feliz.

Estoy contenta por haber insistido en querer dar el pecho. Los primeros pasos fueron complicados, dolorosos, un precio pequeño para las satisfacciones que ahora me proporciona. Tuve suerte de que en el hospital Sant Joan de Deu, las enfermeras fueron encantadoras, todas, todas y cada una, tuvieron una infinita paciencia y fueron delicadas y atentas, enseñándonos a los dos, como dar el pecho, eso y mi absoluta convicción de que era la mejor alimentación me hicieron no dejarlo. Y después por supuesto el grupo de lactancia.

Pero por mucho que de niña, adolescente o jovencita pensara que era bonito dar el pecho, nunca hubiera podido imaginar la sensación de plenitud que me está proporcionando.

Sí, dar el pecho tiene muchas ventajas para el bebé, también para la madre, pero hay una de la que no se habla apenas: ¡te hace sentir muy feliz!

Anuncios

One thought on “Dar el pecho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s