Desde el hombro de mamá

Después de tomar el desayuno en la cama, me despierto y encuentro sus ojos, me sonríe y yo, claro no puedo hacer más que sonreir también, alguien nos mira desde la puerta, se acerca, le da un beso a mamá y me mira con ojos tiernos, es papá,  mi sonrisa se hace grande y cuando veo la suya empieza el festival de mis “palabras”, las digo todas, seguidas, de corrido y las aderezo con gorjeos de felicidad y carcajadas, tiene que irse pero mamá se queda y seguimos así un buen rato porque cuando empiezo soy imparable, bueno, hasta que de tanta emoción me enfado un poco y entonces mamá decide que es el momento de levantarse.

Desde el hombro de mamá empiezo a descubrir el mundo. Estos días parece que no está tan nublado, de hecho cada día veo más claro, y todo me parece nuevo. De la habitación vamos a la cocina, ¡cuantas cosas hay en la cocina!, ella no tiene mamá que le dé leche, así que la saca de una botella, después desayuna y miro muy atentamente, porque me ha dicho que dentro de un tiempo yo comeré también en la mesa. Qué complicado, con lo fácil que es mamar de su teta.

Vamos de una habitación a otra, de vez en cuando me deja un momento para hacer  alguna cosa pero enseguida me coge, alguna vez se entretiene y protesto, solo un poco porque enseguida veo su cara sonriente acercándose mientras me coge y de nuevo estoy seguro en el hombro de mamá.

Durante el día casi siempre duermo encima de ella, me gusta, me gusta mucho, pero no penséis que se lo pido, ahora ya sé dormir un rato solo, es ella, dice que le gusta tenerme así, dormido contra su pecho. Cuando me despierto de la primera siesta, si hace bueno, salimos a la calle. Me lleva en un foulard, y puedo mirar desde detrás de su hombro, ¡hay tantas cosas en el mundo!, algunas, no sé porqué me dan miedo, lloro un poco, pero todo es más fácil si es desde el hombro de mamá.

Mis dias pasan trás el hombro de mamá, es mucho más fácil crecer desde aqui, me protege de lo que no entiendo y está tan cerquita de su pecho, que solo tengo que bajarme un poco para saciar mi sed, mi hambre o curarme de mis miedos.

Cuando mamá está cansada, ahora ya peso siete quilos,  o por las tardes a ultima hora, o los fines de semana, tengo un hombro extra. Qué bien se vé el mundo, con qué tranquilidad, desde el hombro de papá.

Anuncios

2 thoughts on “Desde el hombro de mamá

  1. Creo que esos pensamientos son los mismos que tendra mi hijo……..ahora tiene 17 meses y va en fular (o en otros portabebes) desde los dos meses y lastima que no los conocieramos antes,pero desde entonces no los hemos dejado de usar……..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s