Lo que cuesta un bebé

Uno de los motivos por los que retrasé mi materidad era el económico. La inversión inicial me parecía carísima, por que claro ya que tienes un hijo no vas a dejar que le falte de nada. Las habitaciones de bebé tienen precios desorbitados, y luego está todo lo demás, el moisés, el cochecito, la trona, la bañera, el termómetro de bañera, la ropa, el cojin de lactancia, la ropa del moises y de la cuna, los protectores de la cuna, las cremas, los jabones especiales, eso contando con que la idea es darle pecho, y que nada de chupetes, que si no multiplica y vuelve a multiplicar.La baby-cook, el intercomunicador, el cubo para los pañales…

En las clases preparto tuve el primer apunte de que todo eso no es tan necesario, por no decir del todo innecesario. La comadrona nos dijo que en las tiendas nos iban a hacer creer que todo era imprescindible, pero que en realidad lo único imprescindible era nuestro amor…si, claro, nuestro amor, pero el niño necesita un montón de cosas piensas tu.

Pues no, la verdad es que apenas necesita nada, excepto (que razón tenía) nuestro amor.

Tuvimos la gran suerte, de que todo nos lo han cedido, prestado o regalado. Fue casualidad que unos conocidos estaban cambiando los muebles de su hija pequeña, la cuna se le quedaba chica y cambiaban el mobiliario entero, así que sin buscarla tuvimos habitación, cochecito, baby-cook, intercomunicador….. Entonces nos permitimos el lujo de pequeñas pijaditas, un foulard, un cojín de lactancia, otra bañera y casi todo nos lo regalaron.

Aprovecho desde aqui para fomentar el tema del reciclaje, son muebles y utensilios que apenas tienen uso, se quedan nuevos, espero que los míos sirvan para alguien más.

Me recuerdo muy embarazada y con prisas por pintar la habitación, buscando cortinas y todos los detalles, recuerdo los nervios porque llegaba el día y no estaba todo listo. Ahora me río. Si hubiera sabido lo que sé ahora…. todo está sin estrenar y creo que así seguirá durante mucho tiempo. Llegamos a casa con el peque y se instaló en nuestra cama y en nuestros brazos y de momento aqui se va a quedar.

El fular si que fue una gran compra podemos ir de un lado a otro, tanto dentro como fuera de casa, cómodos y juntos, sirve para papá y para mamá, le gusta ir en él, porque el cochecito no ha tenido demasiado éxito…ahora es cuando parece que no le molesta estar de vez en cuando en él. También el cojín de lactancia nos ha hecho servicio, sobretodo al principio y estando embarazada, es genial para dormir cuando ya la barriga estorba demasiado.

Pero la verdad es que si no hubiesemos tenido nada, nada de nada, más que unas cuantas mudas hubiera sido más que suficiente, porque de verdad, lo que necesita un bebé es nuestro amor.

….. Bueno si, luego está el tema de la guarde, las canguros…..pero eso ya llegará, ¿no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s