Mujer, madre….

Hagamos un pacto

Sin duda las mujeres, además de mujeres o precisamente por serlo somos muchas más cosas. Hasta ahora para mi, ser mujer era eso: ser mujer, un detalle, una circunstancia. La regla, un rollo que había que aguantar cada mes, tener pecho, bueno, a veces podía resultar agradable y durante años más que agradable fue un verdadero incordio, demasiado exuberante para mi gusto. Todo lo que me hacía especificamente femenina, no había tenido mucha importancia.

Después llegó la maternidad, mucho después de todo, mucho más tarde de lo que creía con mis apasionados viente años, pero llegó. Por aqui tengo la prueba de ello, dando pequeños grititos y aprovechando hasta las cortinas para ponerse de pie. Y con la maternidad llegué de nuevo yo.

Nunca entendí lo de “mujer realizada”, era una expresión que no tenía sentido, no le veía “el qué”, ahora sí, ahora me siento una “mujer realizada”. Podría morir ahora mismo y sabría que mi vida tiene sentido (te suena Caro? ), “solo” por el hecho de haber creado una nueva vida, y no cualquier vida, sino la vida de mi hijo, ohh si, son obviedades, ¿lo són?. Cada cual se realiza a su manera, para mi el trabajo ha sido un trámite, un modo de ganar dinero, a menudo monótono, aburrido, el hecho de ser mujer, no me ha aportado apenas nada, no he estado conectada con mi esencia femenina, ni sabía que existía, algo llamado así. El ser madre me ha devuelto a mi misma, a mi misma…mejorada.

Mujer realizada, es una mujer que vive la vida intensamente?, que despierta con la mirada ilusionada?, entonces soy una mujer realizada.

Mi mejor trabajo, lo que hago mejor en el mundo, lo que nadie más que yo puede hacer es criar a mi hijo, (bueno, su papá también tiene mucho que decir a este respecto ) estamos hechos el uno para el otro, y por eso pretendo hacerlo intensamente, no dejar pasar estos años empleandome en otra cosa que no sea él. Y me parece increible estar diciento esto, porque tantas veces he dicho lo contrario, tantas veces he dicho que una mujer tiene que ser “dueña” de ella misma, sumergirse en la vida laboral como si le fuera la vida en ello, bueno, pues rectifico, para mi, lo mejor es estar con mi hijo.

Para las demás lo mejor será aquello que elijais, y estará bien, si es lo que os nace del corazón. No hay normas en esto de ser madre, somos muchas, tan diferentes, tan iguales, cada una con sus circunstancias, con su modo especial de ver la vida.

Mujeres, si. Mujeres, especiales, terrenales, divinas y a veces, las mujeres somos Madres, amorosas, comprensivas, juguetonas, y sí, alguna vez también nos permitimos dejarnos acunar por el desaliento para renacer de nuevo en la sonrisa de nuestros hijos.

(Os invito a seguir una polémica sana que se ha generado a partir de un articulo en Tenemos Tetas, es un poco largo, pero no tiene desperdicio)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s