El intento

Esta es sin duda la ocupación más placentera y también la más costosa, una ocupación de 24 horas, en la que tu eres tu propia jefa y sin duda la más dura, mucho más que cualquier otro que tuvieras en un trabajo al uso. La labor de ser madre, tan mal vista, no remunerada, a menudo denostada, es una elección quisiera creer que siempre meditada, aunque me consta que no es así. Tenemos en las manos la más maravillosa arcilla, que crece de nosotras y a veces a pesar de nosotras, esa semilla que gestamos tiene desde el principio vida propia, y no siempre se acomoda a nuestros ritmos, y no siempre nosotras sabemos acomodarnos a los suyos, pero por ser los suyos no son menos importantes, por pertenecer a una persona pequeña no deben dejar de ser escuchados. Ultimamente leo bastante sobre crianza, y estos ultimos días vuelven a la carga en varios blogs sobre el famoso señor del sueño, famoso por “plagiar” un método ya conocido en EEUU, a veces pienso que en España no nos molestamos en leer un poco más allá, si así fuera, si leyeramos un poco más, la mayoría sabría que el creador de dicho método, hace ya años pidió disculpas, porque dicho método, al igual que por ejemplo la monitorización en los partos, fueron creados para casos puntuales, no para toooodos los niños.

Sí, los niños no duermen ocho horas seguidas, ni si le das pecho, ni si le das un biberón “cargado”, ni si le das un plato de fabada, ¿o acaso tu duermes mejor cuando tienes el estómago a rebosar?, los niños humanos nacen muy inmaduros, sus sistemas están por completar, y lo mismo ocurre con el sueño. A un niño no hay que “enseñarle” a dormir, ya sabe dormir, o acaso no hace más que dormir desde que nace, ¿qué hace un bebé?, mama y duerme  basicamente, entonces cómo este señor y otros señores y señoras se atreven a decir que el niño no sabe dormir, por supuesto que sabe, si hay algo en el mundo que un bebé sabe hacer es dormir, pero claro no duerme cuando tú quieres que duerma, pues verás, la solución es adaptarse, y sí, tú eres el adulto, tú eres el que sabe, pues duerme tu cuando el bebé lo demande, adaptate, no le pidas a un ser que acaba de aterrizar en el mundo que sea más adaptativo que tu. Ahhhh que molesta, molesta y ¿no sabes dormir a las once de la mañana?,no te preocupes, te acostumbrarás, solo falta un poco de práctica y cambiar tus viejas costumbres y no es para siempre, llegará un día en que querrás dormir a esa hora y tu bebé esté en plena actividad.

Ser madre, ser padres, es una tarea tan sencilla o tan complicada como queramos hacerla. A veces se me hace duro, pero sigo pensando que lo mejor que he hecho en el mundo es gestar y parir este hijo, es difícil no repetir roles, la manera en la que me criaron no tiene apenas nada que ver con el modo en que yo lo estoy haciendo, y a menudo entramos en conflicto, mi niña, mi adulta, mi hijo, mi madre, la gente de la calle, mis amigas, uff cuanta gente para opinar, pero al final siempre gana el instinto, porque sí, porque lo llevo dentro, porque la verdad está en nuestro ser más profundo, en el animal que somos, en nuestros sentimientos liberados de razones. Mi razón de ser, mi objetivo en la vida no es “sólo” ser madre, soy más cosas que madre, pero ahora, durante unos años sí que lo es, somos creadoras de vida, y no podemos reducir eso a nueve meses de maternidad, es complicado, o no, adaptar la vida, crear un nuevo modo de vivir, pero de eso se trataba, de crear un nuevo modo de vida, o si no, porque decidiste tener un hijo,¿ pensabas que con la gestación ya bastaba? ¿no te dijeron que la cosa continuaba?. Pues sí continúa y algunas decidimos ver cada nuevo paso, posponiendo el resto para más adelante, porque ahora, es sólo ahora.

Y en medio de todo esto, de mi querer estar a veces me quedo en el intento. Quisiera ser perfecta para él. No perder nunca la calma, no necesitar reposo cuando él está lleno de energía, pero a veces me quedo “solo” en el intento. A veces me traiciona el cansancio, la poca paciencia, mis propios miedos, mi inseguridad y estallo, y una vez lo hago me siento culpable y le pido disculpas y de nuevo con su sonrisa vuelve la calma.

Los intentos no son el modo de hacer las cosas, lo sé, los intentos no son nada, son querer y no hacer, pero que quereis soy humana y he decidido perdonarme, porque ya está bien de sentirnos culpables por todo y por todos, porque cuando las cosas se hacen desde el corazón desde el amor, una tiene todo el derecho de perdonarse, y si mi hijo en toda su sabiduría lo hace devolviendome una sonrisa cuando, trás la tormenta vienen mis lágrimas, no creo que nadie en el mundo pueda pedirme otra cosa. Ser madre es lo mejor que he sido, lo que me ha hecho mejor persona, lo que me ha hecho replantearme el mundo, lo que me ha devuelto la fe en mis hermanas, lo que me ha devuelto a mi centro y desde allí me vuelco de nuevo en la vida. Ser madre es la mejor tarea, aunque a veces, lo siento, me quede solo en el intento.

Raquel Tasa
29 de Noviembre 2010

 

Ver : “Dormir sin lágrimas” Rosa Jové

 

Cigru

Mi primer sobrino está en camino. Ha escogido unos grandes padres. Una mamá con cara de luna llena resplandeciente, ahora más que nunca, y que alberga en su interior un útero cálido y pausado. Y un papá que hace el contrapunto perfecto para ella.

Es un niño afortunado, fruto del amor, viene de camino cuando sus papás estaban preparados para recibirle, cuando el vértigo de ser padres fue vencido por las ganas de compartir la vida y abrirse para ser tres.

Lo veo moverse a través de la piel tensa de la barriga de su mamá, le gusta la música, sonrío, porque no podría ser de otro modo, ¡oh si! a todos los bebes les gusta la música, pero yo creo que a este un poco más, lleva sintiendo las vibraciones del canto de su madre diría que aún antes de anidar en ella, y escuchando la música que crea su padre desde el principio u aún antes, acaso por eso los escogió, quién sabe.

Estoy feliz, porque soy la bulliciosa espectadora, la que aún así encuentra el silencio – hoy roto- para presenciar muda y sonriente a la transformación de esos padres. Veo el vientre cada vez más tenso y redondo de ella, al que no me puedo resistir y acaricio; su cara la que siempre ha sido bonita, pero ahora es bella, presiosa, radiente, ilumina todo a su paso, y su forma de estar, esa calma pausada, sabia, que da un embarazo deseado, de la que no es consciente, que es tan sutil y aún así tan evidente, como una burbuja eterea y fuerte, en la que intento mecerme cuando la tengo cerca.

Veo como se suaviza el rostro de su padre, como su sonrisa tímida, esquiva, se hace grande cuando hablamos de su hijo, de la última eco, de cómo y cuanto se mueve. Siento su interés renovado por mi hijo, ahh ¿que esto es un niño?, veamos, cómo funiona. Y me sonrío, porqu el pequeño se aerca más a su tío, pero sobretodo porque este nuevo papá deseoso de aprender, descubrirá muy pronto, que las instrucciones para su hijo, las traerá él al nacer, y sabrá cuando lo tenga por primera vez en sus brazos, y  aún antes, cuadno sea testigo privilegiado de cómo su mujer alimenta a su hijo, sabrá que no existe amor más grande y que hará cualquier cosa por su bienestar, aprendiendo rápido. Sólo le bastará escucharlo.

Este niño de luna traerá consigo el lazo de seda que hace de una pareja, una familia, el que da solidez, el que sostiene cuando el cansancio les pueda.

Sé que los dos serán alumnos atentos de ese maestro, aunque ahora no lo sepan, aunque ahora a alguno de los dos le suenen extrañas estas palabras, sé que dentro de un tiempo sabrán.

Los padres creemos que nosotros moldeamos a nuestros hijos, pero no es cierto, ahora lo sé, son ellos quienes nos rehacen, suavemente a veces, de forma brusca en ocasiones, ese pequeño que “ni siquiera” habla, nos toma de la mano, y nos moldea como suave arcilla al contacto de su cálido cuerpo.

Siento cómo dentro de un tiempo, cuando se abracen los tres, la luz radiente y suave llenará sus días y sé que cuando lo necesiten (si lo necesitan) hallarán el sosten necesarioen mi, en quien busquen. Estan rodeados de muchas personas amorosas.

Mi primer sobrino está en camino.  Y desde que lo sé, no puedo parar de pensar que entre todos estamos, me estan construyendo la familia que ansiaba : GRACIAS.

Os presento: La casa de las mamas

Iba a escribir un post de presentación del nuevo blog que he estado preparando, pero Irene de Ser Mamas me lo ha puesto más fácil, ha hablado del nuevo blog en primicia en el blog del que es editora y también en Facebook, así que os copio aqui el artículo y doy por presentado LA CASA DE LAS MAMAS el blog que espero que os sirva de recopilatorio de aquellas cosas que os interesan sobre maternidad, crianza y femineidad y que circulan dispersas por la red…. por cierto, que se admiten sugerencias :).

Las madres se mueven

Escrito por Irene Garcia el 11/11/2010


lacasadelasmamas

Ya no hay duda de que Internet y en especial los blogs y las redes sociales son una importante herramienta de comunicación. Y el tema de la maternidad no iba a ser menos. La blogosfera materna es cada vez más grande y las madres hemos pasado de ser simples consumidoras pasivas a convertirnos por nosotras mismas en generadoras y transmisoras de información y, por supuesto y como no podía ser de otra forma, de opinión.

La capacidad de las redes sociales de agrupar individuos con intereses comunes se traduce en el caso de las madres en algo bastante más complejo. Los intereses de las madres van más allá de organizar un viaje o comprar el nuevo gadget ultramoderno. Las madres (y seguro también los padres) tenemos una prioridad que no hace falta ni mencionar y hemos llegado a internet con ella muy presente ¿verdad? Las redes sociales permiten no sólo compartir, sino también debatir y sobre todo coordinarse.

La respuesta al artículo Madre o Vaca de El Mundo, traducida en montones de post por toda la blogosfera materna y plasmada en una Carta al Director que ha conseguido gracias a las redes sociales cerca de 10000 firmas (si no más a estas alturas) es sólo un ejemplo.

Por toda la red y especialmente en las redes sociales y los blogs aparecen cada día nuevas iniciativas para compartir conocimientos, experiencias y actuaciones entorno al tema de la maternidad. Agrupar la información, algo que hasta hace poco parecía casi imposible, es cada vez más fácil.

lactancia daily

Algunos ejemplos de esto son los diarios de Twitter. El Diario de lactancia, El Diario de Crianza y los últimos en unirse a la fiesta Las Blogueras y El Diario de Amor Maternal, son herramientas que permiten no sólo agrupar toda la información generada por los usuarios bajo un mismo hashtag, sino sobre todo, que la información que tú misma generas o compartes pueda llegar a mucha más gente. ¿Tienes un blog o lees varios blogs interesantes? Sólo tienes que lanzar un tweet bajo los hashtags que recogen todos estos periódicos y tu info estará a disposición de todo aquel al que le interese.

Y desde ayer y como primicia aparece ahora en la blogosfera La casa de las Mamás, un blog creado por Raquel Tasa (editora del Blog Madre Tierra y a la que he tenido la suerte de conocer gracias a Ser Mamás) y que pretende reunir los post más interesantes dentro del tema general de la maternidad: feminismo, embarazo, parto, crianza, lactancia…todo cabe en este blog. A golpe de click y todos juntos. Tal y como explica su autora en la presentación

Aqui encontrareis los mejores artículos referentes a maternidad, crianza y femineidad que circulan por la red. Todo aquello que necesitas en un solo blog. Y también un espacio de reunión en el que compartir. A falta de una sociedad en la que la urdimbre femenina surja por sí misma, los grupos de mujeres pueden ser un buen sustituto, así pues, aqui empieza un espacio dedicado a todas, madres o no, entendiendo que la maternidad y la creatividad que la rodea es una parte importante de la vida de las mujeres. Esta casa que nutrireis vosotras será nuestra pequeña gran tribu. ¡¡Bienvenidas todas!!

Las madres nos estamos moviendo y tu opinión también cuenta. No nos mires, únete.

Para un parto natural

Las condiciones que necesita una mujer para tener un buen parto son muy sencillas, muy básicas, apenas cuatro cosas. Entonces ¿porqué cada vez son más difíciles los partos naturales?, ¿porque cada vez hay menos? y esto me gustaría creer que no es real, discutir que los métodos para hacer las estadísticas no són los idoneos, discutir, discutir, discutir, pero si alguien como Michel Odent, con conocimientos, a favor e impulsor del parto natural (que no “solo” en casa)* dice que es así apoyado en estudios científicos, pues yo me lo creo.

Y ¿qué necesita una mujer para tener un parto natural?, en resumen desconectar su neocortex, esa parte del cerebro nueva, exclusiva de los humanos, la que nos separa del resto de mamíferos.  Una mujer para parir necesita volver a ser mamífera en estado puro y para ello la naturaleza a dispuesto que nuestro cuerpo empiece a segregar un coctel hormonal que nos ayuda en esa transformación, habitualmente las mamás que lo han disfrutado hablan de sus efectos como “estar en otro planeta”, “estar en el planeta parto”.

Y ¿qué condiciones se precisan para esa desconexión? también es muy sencillo, en base sentirse segura sin sentise observada. Aqui hay que hablar del antagonismo : adrenalina-oxitocina.

Los mamíferos no podemos segregar oxitocina si estamos generando adrenalina. Y la oxitocina es la hormona clave del parto. Sin oxitocina no hay parto.

Para conseguir esto hay cuatro condiciones:

– Prescindir lo máximo posible del lenguaje, el lenguaje es una actividad tipicamente humana, intelectual, que estimula el neocortex, y hemos dicho que necesitamos mantenerlo en reposo.

-Eliminar la luz o tener un ambiente en penumbra. La oscuridad tiene su “propia” hormona, la melatonina que ayuda a que el neocortex reduzca su actividad, es la hormona que nos ayuda a dormir.

– No sentirse observada, una mujer de parto no debería sentirse observada, porque cuando te sientes observada, te observas y eso es trabajo del neocortex. Así que las personas (cuantas menos mejor) que acompañan un parto, deber de algun modo “invisibilizarse”.

– Crear un ambiente calido, el frio genera adrenalina y la adrenalina, no debe estar presente en el parto hasta su ultima fase.

– Sentirse segura, el peligro dispara la adrenalina, y adrenalina y oxitocina no pueden darse juntas.

Y después Liliana Lammers nos dió la última clave: La mujer tiene que creer en ella, tiene que creer que puede.

Claro que si, PODEMOS, toda la vida, siglos detrás nuestro nos confirman que podemos, si no hubieramos podido la especie se hubiera extinguido y aqui estamos redescubriéndonos, redescubriendo la maternidad.
No hay edades difíciles, ni situaciones difíciles, hay MUJERES, cada una con su historia, no existen las situaciones globales porque cada mujer es única y solo ella se sabe a si misma.
Celebremos la vida, que somos dadoras de ella, celebremos nuestro cuerpo hecho magia, capaz de abrirse para entregar el fruto de nuestras entrañas. Celebremoslo todas, las que pudisteis parir solas, las que tuvisteis partos medicalizados, las que recibimos a nuestro hijo trás una cesárea y aquellas que no son madres de niños, pero paren cada día sus proyectos, porque ahora sabemos, porque ahora sentimos que PODEMOS y lo que importa vive en el AHORA.

 

* Sobre el parto natural y porque fotos no, os cuento otro dia 🙂

Raquel Tasa

 

 

 

 

Carta de papá

Le pedí a mi pareja que escribiera un texto para este primer cumpleaños de nuestro hijo, me apetecía incluir en el blog algo escrito de su mano, y además, lo confieso ahora, una forma de bucear en los sentimientos que le han acompañado este primer año en el que nos hemos convertido en una familia.

No me ha defraudado, aqui está su texto, un texto lleno de razón y corazón.

 

Me piden que escriba este texo y no sé muy bien por donde empezar. No soy persona de muchas palabras, mi medio es el de la imagen, pero la ocasión lo merece.

Hace 1 año y 9 meses no había nada, un puñado de células repartidas por aquí y por allá. Un proyecto, deseado de hacía meses, años. Uno se pregunta porqué y no alcanza una respuesta, almenos no es una respuesta sencilla. Tener hijos es un acto egoísta, y sólo puede ser así, ya que la decisión la toma quien ya está aquí y no quien tiene que venir. Eso en el caso que sea una decisión, cuando no es así es un acto, digamos, de irresponsabilidad, aunque se enmiende más adelante.
Cuando las células se juntaron, cuando su conciencia aún era transparente, ya tenía a dos personas pendientes 24 horas. La dieta, no hagas esto, haz lo otro, las dudas, todo en el mundo gira entorno a un pinchazo, a unas ondas sonoras que rebotan, al latido de un corazón…
Y cuando llega el día las dudas se multiplican. ¿Qué he hecho? Te dan el bebé unos segundos, mientras firmas unos papeles, y lloras de alegría. Ya lo habías notado antes, a través de tu pareja, pero ahora es diferente, es un ser vivo, una persona. Pasan los minutos y cuando lo vuelves a ver no lo reconoces, vuelven las dudas.
Al principio eres únicamente un soporte, una columna secundaria, dejas de ser el centro de la relación. Cuesta hacerse a la idea, todos somos un poco egoístas y queremos que nos mimen. Pero ahora eres el tercero. Primero el bebé, después la madre. Pasa lo mismo cuando te reincorporas al trabajo. Estás cansado y vuelves a pedir, egoístamente, soporte. No te das cuenta que el auténtico trabajo lo está haciendo otra persona, aunque esa persona no se cambiaría por ti. Y te cuesta entenderlo, si lo hace porque le apetece no tiene derecho a reclamar luego.
El bebé crece y tienes la oportunidad, por circunstancias de la vida, de ocuparte de él, primero en exclusiva, luego acompañado. Como pasa con muchas cosas en la vida, uno no se dará cuenta de la inmensa suerte que ha tenido hasta que quede atrás este momento. Y lo sabes, y todo y así, no lo valorarás en la justa medida hasta que haya pasado. Y lo mirarás con nostalgia.
Las dudas ya se han ido desvaneciendo y ahora os miráis a los ojos y sois el centro del universo.
Sigue creciendo, tan rápido como te dijeron los que ya habían pasado por esto. Ahora campa a sus anchas, toca y curiosea todo. Te gusta que sea así, te encanta, porque no hay nada más triste que un bebé conformista, pero a la vez te repatea. No tienes ni un momento de tranquilidad, pero tampoco quieres enjaularlo. Es independiente pero sigue siendo una parte de ti, sigues siendo responsable de lo que hace, tú lo has traído aquí y tú has dejado el portátil a su alcance para que lo tirara… por eso cuando hace algo que no debería, sientes la rabia que sube y sabes que esa rabia sólo puede ir dirigida hacia ti mismo. Y su sonrisa al cabo de un rato te lo confirma, es imposible odiarlo, y te sientes mal por haber ni siquiera pensado que podía ser así.
Tu bebé es egoísta porque tiene que serlo. Nadie le ha pedido si quería estar aquí. No tenerlo no hubiera sido ningún crimen, al contrario, mucha gente se lo podría ahorrar y a muchos nos iría mejor. Pero una vez lo tienes, le debes todo lo que puedas darle. Y se lo merece. Y a algunos nos apetece y todo.

Dicen que la vida cambia, que dejas de recibir para únicamente dar. Nada más lejos de la realidad. Nunca había recibido tanto, ni tan altruistamente, de una persona.