Cigru

Mi primer sobrino está en camino. Ha escogido unos grandes padres. Una mamá con cara de luna llena resplandeciente, ahora más que nunca, y que alberga en su interior un útero cálido y pausado. Y un papá que hace el contrapunto perfecto para ella.

Es un niño afortunado, fruto del amor, viene de camino cuando sus papás estaban preparados para recibirle, cuando el vértigo de ser padres fue vencido por las ganas de compartir la vida y abrirse para ser tres.

Lo veo moverse a través de la piel tensa de la barriga de su mamá, le gusta la música, sonrío, porque no podría ser de otro modo, ¡oh si! a todos los bebes les gusta la música, pero yo creo que a este un poco más, lleva sintiendo las vibraciones del canto de su madre diría que aún antes de anidar en ella, y escuchando la música que crea su padre desde el principio u aún antes, acaso por eso los escogió, quién sabe.

Estoy feliz, porque soy la bulliciosa espectadora, la que aún así encuentra el silencio – hoy roto- para presenciar muda y sonriente a la transformación de esos padres. Veo el vientre cada vez más tenso y redondo de ella, al que no me puedo resistir y acaricio; su cara la que siempre ha sido bonita, pero ahora es bella, presiosa, radiente, ilumina todo a su paso, y su forma de estar, esa calma pausada, sabia, que da un embarazo deseado, de la que no es consciente, que es tan sutil y aún así tan evidente, como una burbuja eterea y fuerte, en la que intento mecerme cuando la tengo cerca.

Veo como se suaviza el rostro de su padre, como su sonrisa tímida, esquiva, se hace grande cuando hablamos de su hijo, de la última eco, de cómo y cuanto se mueve. Siento su interés renovado por mi hijo, ahh ¿que esto es un niño?, veamos, cómo funiona. Y me sonrío, porqu el pequeño se aerca más a su tío, pero sobretodo porque este nuevo papá deseoso de aprender, descubrirá muy pronto, que las instrucciones para su hijo, las traerá él al nacer, y sabrá cuando lo tenga por primera vez en sus brazos, y  aún antes, cuadno sea testigo privilegiado de cómo su mujer alimenta a su hijo, sabrá que no existe amor más grande y que hará cualquier cosa por su bienestar, aprendiendo rápido. Sólo le bastará escucharlo.

Este niño de luna traerá consigo el lazo de seda que hace de una pareja, una familia, el que da solidez, el que sostiene cuando el cansancio les pueda.

Sé que los dos serán alumnos atentos de ese maestro, aunque ahora no lo sepan, aunque ahora a alguno de los dos le suenen extrañas estas palabras, sé que dentro de un tiempo sabrán.

Los padres creemos que nosotros moldeamos a nuestros hijos, pero no es cierto, ahora lo sé, son ellos quienes nos rehacen, suavemente a veces, de forma brusca en ocasiones, ese pequeño que “ni siquiera” habla, nos toma de la mano, y nos moldea como suave arcilla al contacto de su cálido cuerpo.

Siento cómo dentro de un tiempo, cuando se abracen los tres, la luz radiente y suave llenará sus días y sé que cuando lo necesiten (si lo necesitan) hallarán el sosten necesarioen mi, en quien busquen. Estan rodeados de muchas personas amorosas.

Mi primer sobrino está en camino.  Y desde que lo sé, no puedo parar de pensar que entre todos estamos, me estan construyendo la familia que ansiaba : GRACIAS.

2 thoughts on “Cigru

  1. Enhorabuena Raquel!!! que hermosa noticia y qué hermoso lo que transmites con tus palabras, este maravilloso milagro de la vida que nuevamente se abre paso! Enhorabuena familia que crece!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s