La fuerza de las madres

La maternidad nos abre un mundo nuevo a muchas de nosotras, nunca le estaré suficientemente agradecida a mi hijo por permitirme entrar en este lado del espejo, sin su ayuda no sé si hubiera sido capaz de atreverme a forjar una nueva yo.

En esta andadura en la que piso constantemente un cesped reconfontante y perfumado, aunque en ocasiones se torna piedra y me siento descalza, en este nuevo camino en el que me dejo guiar por mi hijo y por mis instintos más profundos, aqui, he encontrado mujeres que sé me acompañaran un buen trecho. Mujeres maravillosas, perfectas, diferentes todas, plenas, llenas de vida.

Me maravilla ver de todas lo atentas y amorosas que son con sus hijos, su capacidad de parar el tiempo y dedicar una sonrisa en medio de algo que alguien ajeno a la maternidad sin dudar llamaría caos absoluto, pero allí están ellas. En medio de lo que otros sentirían tormenta, ellas navegan en un espacio de calma, que se expande a su alrededor para dar cobijo a sus hijos. Me doy cuenta de cómo paran el tiempo, de cómo el mundo desaparece, de cómo esos niños sólo tienen ojos para sus madres y encuentran la seguridad que buscan para de nuevo alejarse saltanto y riendo remontando el vuelo, alzándose con la mirada atenta de sus madres, pero libres y alegres, riendo, jugando, mezclándose con otros niños.

Aprendo de ellas, de todas, cada una es diferente de la otra, y todas son perfectas en lo que son. Conozco una madre risueña, que se ríe de todo y sobre todo de ella, hasta de la situación más dura. Otra era muy triste y se reinventó para volverse juguetona. Otra es muy mística y nos encontramos en los cielos. Otra navega en la tierra y me habla de la seguridad. Otra me enseña el verdadero sentido del altruismo. Otra me acoge en sus palabras, me brinda apoyo y aprende a creer en ella misma y otra me brinda el caleidoscopio de mi misma con otra envoltura. Todas son ellas, todas son yo. Las quiero. Os quiero. Me quiero.

Me alegra haberos encontrado, me alegra que al habernos rozado hayamos aprendido cosas unas de otras. Estoy feliz por haberle devuelto a alguna la imagen real de ella misma, y feliz porque muchas de vosotras me habeis apoyado en cosas pequeñas o en otras grandes y también me habeis devuelto mi reflejo real.  Habeis estado allí. Me gusta mucho más este camino ahora que estais en él conmigo.

Entra a fomar parte de la Comunidad La Maternidad Feliz 

Anuncios

Revista Madre Tierra

El dia 23 de Diciembre, publicamos el primer número de la revista Madre Tierra, hoy vamos por las 9400 visitas. Quería compartir con vosotras este primer número que nos ha gustado tanto hacer.


Nace Madre Tierra

La revista de la Casa de las Mamas

Volver a la madre, volver a la tierra. Volver a la esencia, a lo que fuimos, a lo que somos.
La maternidad es una parte importante de la vida de muchas mujeres, a menudo está rodeada del instinto renovado y otras veces no tanto. Hay muchos tipos de maternidad, tantos como tipos de mujeres, pero en todas las madres hay un punto en común: El amor.
Ese amor teñido del miedo de no hacerlo bien nos hace a menudo seguir preceptos que jamás seguiríamos si no fuera porque están escritos en letra impresa y las dicta un “profesional”. Olvidándonos y acallando nuestros instintos más profundos.

Enredadas en este trajín moderno hemos perdido la urdimbre, la conexión con otras mujeres, mujeres de nuestra propia familia con la que ya no convivimos, mujeres amigas, vecinas, nuestro mundo, nuestra familia cada vez más se reduce a nuestro pequeño círculo familiar, madre, padre e hijos, aunque nuestras relaciones familiares sean buenas están marcadas por la distancia, la distancia física que separa unas casas de otras y cuando no, la distancia emocional, la que intenta preservar nuestra intimidad, se encarga de mantener lejanas a esas mujeres. Había cosas malas en ese modelo antiguo de familia, pero también muchas cosas buenas. Hemos perdido instintos por que han dejado de formar parte de nuestra vida diaria, ya no vemos como una cosa habitual dar el pecho a un niño, no vemos su evolución, no forma parte de nuestras vidas si no lo buscamos. Dar teta se ha complicado, las mujeres creen que es difícil, no vieron a sus madres con sus hermanos, ni a sus hermanas con sus sobrinos, ni a la vecina con su pequeño. Para el bebé mamar es instintivo, para nosotras ahora es cultural.

Recuperar las tribus es una tarea urgente, no importa cómo, no importa sobre qué soporte, lo mismo da que sea un grupo de lactancia, que un grupo de crianza, que los blogs que favorecen el intercambio, que una pequeña revista. Las mujeres nacimos hermanas, no importa lo diferentes que seamos, ni cual sea nuestra opción de crianza, importa que seamos libres para pedir, que dejemos los miedos de lado y nos unamos para crecer juntas, y hacer crecer este mundo juntas, porque no nos engañemos, nosotras posibilitamos esta sociedad cada vez que engendramos un nuevo ser.
Madre Tierra nace con una idea central que es la de devolver el poder a las madres, empoderar a las mujeres para vivir la maternidad y la crianza desde el lago profundo y tranquilo del corazón, porque sólo desde allí podremos encontrarnos en plenitud con nuestros recién venidos hijos.
La Casa de las Mamas es un blog de recopilación de artículos de la Red sobre embarazo, parto, lactancia, crianza respetuosa y femineidad que ahora da a luz esta revista. La savia, cual leche materna de la que se nutrirá es de vuestras opiniones, vuestras críticas a favor, en contra, vuestras experiencias serán bienvenidas para formar entre todas un pequeño rincón en el que sentirnos reconocidas, o almenos escuchadas, y donde encontrar la información que buscamos. ¡Bienvenidas a Madre Tierra! ¡Bienvenidas a casa!

Raquel Tasa

Madre, asesora de lactancia, doula en formación, puericultora y bloguera.

Una canastilla diferente (reeditado 15.12.2016)

Estos días he estado preparando una canastilla para una mamá muy embarazada a la que quiero mucho. Mientras la preparaba pensaba en la que me regalaron a mi y en lo diferentes que eran. Cuando eres primeriza no tienes ni idea de lo que te hace falta, de lo que realmente te hace falta y lo que no, y si no tienes mamás recientes cerca, cuando te preguntan pides, pides lo que pides y eso suele ser lo que ves en la tienda o en las farmacias. Siii esas cosas que en la tienda te dicen que son im pres cin di bles.

El caso es que mi amiga me regaló una canastilla preciosa, con todo el amor del mundo y gastandose un buen dinero, pero no la he usado, o apenas… el jabón, sí, el jabón si que lo gasté.

Así que aprovechando la experiencia y conociendo a la destinataria la he fabricado a medida, esta es una canastilla para mamás “ecológicas” pero no ecológicas recalcitrantes 🙂 y que piensan dar el pecho.

El contenido :

-Gasas estériles … van bien para la cura del cordón y para las pequeñas lagañas del bebé.

– Alcohol de 70º… para la cura del cordón

-Suero…Para las lagañitas y para ayudar a expulsar mucosidad.

– Discos de lactancia (Chicco) … a mi me fueron muy bien y recomiendo la marca, pero seguro que cada una tiene sus preferencias.

– Discos de lactancia de algodón… tres pares, son lavables y cuando ya estás más tranquila en casa, si tienes conciencia ecológica es hasta cómodo sustituirlas por las anteriores.

– 1 tubo de lanolina…. va a tener una lactancia genial, pero por si acaso, nunca va mal tenerla cerca, además tiene la ventaja que suaviza la piel y el bebé puede ponerse al pecho sin retirarla.

– 1 esponja natural

– 1 champu/gel Weleda con estracto de caléndula (ecológico)

– 1 botella de aceite de almendras dulces, para masajear al bebé o simplemente para ponerle un poco en el culete si tiene alguna escocedura. (ha sido lo único que he utilizado y nos ha ido muy bien).

– Tijeras de bebé

– Cepillo y peine , apenas se usan, pero cuando empiezan con la costra láctea les sacas rendimiento.

– 1 muñeco, no es imprescindible pero da color

Un vale para formar parte de la comunidad y el curso La Maternidad Feliz, no hay mejor cosa que empezar la maternidad acompañada y bien informada, y hoy están de descuentos.

– Y…….hojas de col, si, hojas de col. Las hojas de col son ahora mismo la mejor opción y la única recomendación para ayudar a calmar la ingurgitación de los pechos cuando se produce la subida de la leche, después de que ese nectar de oro que es el calostro se retire. Y eso pasa entre las 48 y las 72 horas siguientes al parto, hayas parido vaginalmente o por cesárea.El modo de usarlas es sencillo, se coge la hoja de col, se le pasa una botella rodando por encima o un rodillo de cocina para romper un poco los nervios y que sea más adaptable y así en crudo se pone en el pecho, al cabo de un tiempo se “mustia”, entonces es el momento de sustituir por otra. Ya es opcional si quereis recibir así a las visitas o no 🙂

Y se me olvidaba, también puse una caja de pastillas de yodo de 200m. , el yodo es un complemento nutricional necesario para todas madres lactantes, no para ellas en sí, sino para el buen funcionamiento y desarrollo de la glándula tiroides del bebé.

Y ya está. Me lo pasé genial montándola y a ella le encantó y de paso hicimos un repaso a cosas que a veces no se comentan sobre lactancia :). Canastilla redonda 🙂

Raquel Tasa.

¿Quieres hacer un buen regalo a una amiga que está embarazada o que ya tiene a su bebé o no tan bebé con ella?  regálale poder formar parte de La Maternidad Feliz.

compra

Y después nos escribes a cursos@lamaternidadfeliz.com, nos encantará sorprenderla y enviarle el regalo adicional del libro “De pareja a trio” de Mónica Felipe Larralde.