Instalarse en el victimismo – Salir del victimismo

victima

Esperar que alguien te solucione los problemas, esperar que todo el mundo esté por ti y tu por nadie, dejarte caer en el pozo del victimismo, es una huída hacia adentro abocada irremediablemente al fracaso.

A veces no puedes hacer más que dejarte hundir poco a poco en ese fango cálido, tienes las fuerzas minadas y no ves ni la luz del sol, pasas de lado mirando hacia abajo incapaz de alzar la mirada, ni de tan solo mirar hacia un lado.

Está bien, a veces sólo desde abajo puedes alzar el vuelo, pero no es absolutamente necesario, aunque es cierto, a veces parece que no puedes hacer más que eso.

Sólo tú puedes salir del agujero que te has fabricado, no te engañes, nadie puede sacarte de esa oscuridad. Está bien, déjate ir si crees que es lo que has de hacer, pero no te engañes, no es necesario y no existe nadie que pueda liberarte de las cargas que te hayas impuesto. Tómate tu tiempo, será el que tu decidas, antes o después tendrás que tomar las riendas y alzarte desde donde estás.

Poco a poco, tómate tu tiempo, sé cuidadosa contigo, no te dejes llevar por la falta de autoestima, es duro, es muy duro, pero sólo tu puedes hacerlo. Tú vales, si miras atentamente verás a la gente que te rodea y que te tiende la mano, verás a los que has apartado y que siguen latentes a tu lado. Apóyate en ellos, deja que te ayuden, el orgullo no sirve de nada, entorpece las relaciones, necesitas a quien te quiere al lado, no pasa nada, ahora es un mal momento para ti, en otra ocasión lo será para ellos, asegúrate entonces de estar, de tender la mano  y si no pueden o no quieren aceptarla, no se lo tomes en cuenta, sólo asegúrate de que sepan que estás disponible.

No te olvides de quererte, prioriza, deshaz la madeja que tan cuidadosamente has enmarañado hasta dejar de reconocerte en ese tejido. Tienes una prioridad en la vida, una que se alza sobre todas las demás: tienes que estar bien. Es un trabajo tuyo, privado, único, tú sabes qué es lo que te hace estar bien, sólo tú, permítete estar bien, déjate ser. Probablemente te has desdibujado en esa caída al abismo, retómate y dibújate tal como eres, no la que eras, ni la que quisieras ser, la que eres, sin miedo.

Desde el victimismo encontrarás sin duda quien te tienda una mano y sin duda también quien dándole tu el poder te dirija la vida, sin duda es cómodo…un tiempo, más tarde descubrirás que ceder el control de tu vida a otros es un gran error, seguramente antes o después descubrirás que no te gusta en lo que se está convirtiendo esa vida que sólo es tuya, te quejarás de el control que ejerce sobre ella, te molestará, y entonces le culpabilizarás, antes de sacar la artillería recuerda cómo fue que llegó a tener ese poder sobre ti. Perdona y perdónate. Empieza a caminar, imprime tus propias huellas, en la dirección que sea, en la que decidas, no hay errores solo elecciones, empieza a caminar.

Tu vida es tuya, no lo olvides, tu vida, tus decisiones, tu camino nadie más lo puede caminar. Es única, perfecta, da igual lo que haya pasado hasta ahora, hoy, ahora es un nuevo comienzo, no desdeñes el pasado aprende de lo que hiciste, y anda tus propios pasos, inciertos, seguros, sean como sean son los tuyos.

Y un día volverás a sonreír…

Sonríe… YA

 

Raquel Tasa.
16 de Febrero 2015

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s