Te perdono y Gracias

 

camino

¿Cómo lo haces para no tener arrugas?
Estoy sentada velando a mi madre en el tránsito que la llevará hasta la muerte. A recuperado la belleza que tuvo de joven o al menos así la veo yo.
Está inconsciente, duerme mecida en morfina con una respiración superficial. llevo dos horas aqui y juraría que no sabe que estoy, aunque por si acaso aqui sigo.
Me gustaría estar aqui, a su lado, cuando se deje llevar y se vaya de este mundo en el que tanto ha sufrido.

– Antes de que te vayas, quiero decirte dos cosas, solo dos. Te perdono y gracias.

Te perdono por haberme despreciado, por hacerme creer que no valía.
Te perdono por no haber sabido quererme, sin hacerme daño. Sé que tu madre poco tiempo tuvo para vosotros, nueve hijos son muchos y tu fuiste de las pequeñas.
Te perdono por tratarme tan duramente menospreciando mis sentimientos, aunque sé que no sabías hacerlo de otro modo.
Creo bastante probable que ni siquiera querías tener una hija y que es más probable todavía que no supieras qué hacer con aquel bebé, que luego se hizo niña y que te ocupaba demasiado espacio.
Te perdono por manipularme y hacerme creer que todo era culpa mía.
Te perdono mamá, de verdad.

Y te doy las gracias por darme la Vida, la que tantas veces he despreciado y de la que a pesar de quererlo no he podido distanciarme.
Gracias, por a pesar de todo hacer lo más que podías en tus circunstancias, estoy segura que si hubieras podido lo hubieras hecho mejor.
Gracias por quererme a tu manera, esa manera desprendida, con miedo de mostrar afecto, seguramente por eso, por darle la vuelta, no puedo parar de darle besos y achuchones a mi hijo, para compensarme los mimos que no tuve y para que él sepa que el cariño se da a lo grande, sin medida.
Gracias por enseñarme de plantas, por mostrarme tu amor por la montaña, por ser arriesgada a tu modo, coas que sin duda he heredado de ti.
Gracias mamá por ser la que escogí y quien me escogió porque a pesar de todos los pesares, soy quien soy gracias a ti.

Te miro y ya no estás, no parece que estés, ¿duermes?, ¿a donde te ha llevado tu sueño?. Espero que por fin puedas descansar, sin gente que te persiga, sin malos que pretenden hacerme daño, ni robarme. Espero que al menos ahora, mientras preparasla partida estés de verdad en paz y que allá hacia donde vas si es que ese lugar existe, sea un sitio donde encuentres la paz que nunca has tenido en vida, y seas allí tan feliz que ya no necesites tomar pastillas.

Buen viaje mamá!. Sé que volveré a verte, yo soy así, y sé que entonces nos daremos por fin y por siempre el amor que no nos supimos dar.

Raquel Tasa.
4 de Junio de 2016

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s