El puerperio no es como te lo contaron

 

elplacerdesermailchimp
Cita gratuita on.line de media hora para suscriptores:
Puerperio feliz.El placer de Ser

Y porqué no. Porqué no vas a ser feliz en este momento especial de tu vida.

Es cierto, ser madre quizás no coincida con esa imagen idílica que te han contado o la que has visto en un instante de una peli romántica.
Ser madre es otra cosa, quizás sientas que llegar a casa con tu bebé, ese momento en el que abrís la puerta los tres va a ser el comienzo de una vida tranquila y relajada, no hay nada más suave y relajado que un bebé y de pronto unos días después miras y ves que toda la casa está revuelta, tú sin duchar, el bebé llora y estás agotada… pero si esto era muy fácil piensas, pero si es todo natural, debería ser todo mucho más fácil, soy yo, soy yo la que lo hace mal, nunca me dijeron, nunca me contaron que esto era tan complicado.

Respira, respira, coge a tu bebé en brazos, pasea para que encuentre ella/el también la calma, acomódate en el sofá, respira, respira, escucha esto en tu cabeza, todo está bien, lo estás haciendo bien, este bebé te escogió, vino a ti, tú eres la mejor madre que ese ser puede tener. Repítelo hasta que te lo creas. No es broma, no es una ilusión, es así, tú eres la mejor madre que puede tener.

Qué es lo que ocurre. Lo que pasa es que probablemente tenías falsas expectativas con respecto a lo que es quedarse en casa con un bebé recién nacido, a menudo pensamos que un bebé nos va a dejar mucho tiempo para nosotras, total sólo duerme, pero no es cierto. El trabajo de las madres es inmenso y el algo que se prolonga durante las 24 horas, no hay descanso para el almuerzo, ni sales del “despacho” a las 8 , jamás has tenido un trabajo tan intenso, ni lo volverás a tener.
Quizás tus amigas que siguen con su rutina diaria, de casa al trabajo y del trabajo a casa cuando vayan a visitarte te digan con una sonrisa la suerte que tienes de estar en casa sin hacer nada.  “¿Nada?”, lo sé, cuando oyes eso depende el estado emocional que te mueva en ese momento ( y ahora te parece que eres un saco de hormonas revueltas) puedes o ponerte a llorar o enfadarte muchísimo, ellas lo dicen con buena intención, si son mujeres que no han tenido hijos y no han vivido de cerca la maternidad de alguien,  no tienen la más mínima idea de por lo que estás pasando así que no se lo tomes en cuenta, al fin y al cabo es lo mismo que pensabas tu hace un “rato”.

Sí, la maternidad es cansada, agotadora y maravillosa….

Ahora que ya sabes lo cansada que es, puedes dejar ya de preocuparte por no ser lo“suficiente”, eres lo suficiente y mucho más.

CREÉTELO, de veras, eres mujer, eres madre y eres maravillosa, has albergado vida en tu interior y has traído esa vida al mundo.

Ahora mira a tu bebé y dime si no sientes que has hecho un milagro creando, gestando y dando paso a ese cuerpo perfecto, dulce, amoroso, que se acurruca entre tus brazos.

Raquel Tasa.
Doula, asesora de lactancia, puericultora.
Agosto 2016

En Octubre empieza el curso El puerperio feliz. El placer” . Si crees que puede serte de ayuda, estaré encantada de que nos conozcamos más.

Anuncios

Porque sí

 

 

teta

¿Porque das teta?  Porque sí, por placer, porque quiero, porque me da la gana.

Fin del artículo….

Así debería ser, así de fácil, no hay más explicación, más motivo, porque sí,  debería ser siempre la razón.
Resulta que además dar teta es :

Cómodo
Natural
Lo mejor
Previene el cancer
Ayuda al sistema inmunológico del bebé.
Previene la obesidad.
Ayuda a tu utero a contraerse
Relaja, tanto al bebé como a ti.
Ayuda a tu cuerpo a volver a su peso anterior.
…..

La verdad es que una da teta porque sí, porque te apetece, porque compartir tu cuerpo con tu bebé es un placer, sí un placer.
A veces no es tan fácil, a veces duele y hablo por experiencia y por la experiencia de otras madres que me han rodeado y a las que he tenido el placer de ayudar. Pero una vez superado el obstáculo que se interpone entre el placer de darte y tu bebé, la experiencia es realmente mágica.
Una de las mejores cosas que he vivido en la maternidad es dar teta, la mirada enamorada de ese bebé, que te mira entregado, la suave somnolencia que te embarga y que ayuda también a que tu bebé esté más relajado, el saber que vayas donde vayas tienes su comida a punto y junto con ella el remedio para todos los males, porque la teta sirve para alimentar, pero también para calmar el dolor, para consolar cuando no todo está bien, para dormir…. no conozco nada tan versátil y tan lleno de propiedades y sobretodo nada que exprese tanto amor, la cercanía, la entrega de dos seres humanos sin más, porque sí, porque el Universo os ha unido y vuestros cuerpos celebran esa unión.

Raquel Tasa
18 de Julio de 2016

Unete a la Maternidad Feliz para poder hablar, expresarte y sentir junto a otras madres.

 

 

 

 

Renacer en tribu

manos

La maternidad es una de las más importantes experiencias vitales más importantes para una mujer, es transformadora, es un torrente de emociones concentrada en un tiempo muy pequeño, en el que además el cansancio te deja las “defensas” bajas.

Es una oportunidad que aparece a menudo cuando ya eres adulta, cuando ya llevas un tiempo de recorrido vital y lo que has creado puede que no sea exactamente lo que deseas pero te acostumbras o peor te conformas porque la vida y las circunstancias y tu misma te han hecho creer que no puedes “aspirar” a más, que no eres merecedora, pero entonces llevada con suerte por el deseo, te quedas embarazada y te parece que va a ser sólo un tránsito, que después de unos meses con esa barriga cargada de material precioso, cuando esa barriga ya no esté y tú y tu hijo ya no estéis unidos físicamente tu vida va a volver a ser lo que era.
Puede que lo desees, que desees ardientemente volver a lo que tenías, tal vez no era tan bueno pero era terreno conocido y la costumbre nos hace mansas pensando que esa mansedumbre nos dará la paz.
Siento decepcionarte, eso no va a pasar. Después de tener un hijo tu vida, por mucho que te esfuerces no va a ser nunca igual, tu vida va a ser infinitamente más rica y tu, si te dejas, una mujer mucho más poderosa, adios a la mansedumbre, bienvenida a la leona.

Una nace y con suerte renace varias veces a lo largo de la vida, claro que para eso antes ha de morir.
Cuando eres madre una parte de ti, de la que eras se queda en el parto, la parte más superficial, la que no quiere mirar hacia adentro. Mueres un poco para renacer más poderosa, más valiente, más guerrera.
Quieres crear un mundo mejor, quieres ser mejor y la naturaleza pone sus mejores herramientas a tu alcance. Te regala oxitocina y el olor de tu hijo y la fuerza que no creías posible en ti se apodera de tu cuerpo y entonces ya todo es posible, porque TU lo crees posible y si lo crees podrás crearlo 

Las madres somos, queramos reconocerlo o no una fuerza de la naturaleza. Cada vez que te niegas, que niegas ese inmenso poder mueres un poco, te aletargas, se va durmiendo y al fin mueres. Muere aquella que pudiste ser y no fue y vuelve aquella vieja amiga conocida.

No te conformes con menos de lo que puedes ser, mereces lo mejor y lo mejor es tu mejor versión, esa que da miedo por poderosa, por valiente, por andar sin lastres y con la mirada alta, esa que has escondido durante tanto tiempo, esa que apenas puedes creer que eres tu de verdad.

La maternidad te hace renacer, resurgir una y mil veces de la destrucción de ese antiguo ser, ese del que vas deshaciéndote capa a capa, cada vez que te replanteas a ti misma bajo la mirada expectante de tu hijo, alguien que no juzga y sin embargo te pone frente a frente a ti misma y sólo frente a él te permites ser tu, sin filtros, hasta que estás preparada para presentarte así al mundo.

Ser madre te trae el regalo de nuevas amistades, te desprendes de algunas de las de antaño y aparecen nuevas amistades que no imaginabas, amistades que conocen lo que estás viviendo, que han transitado antes por donde tu o que están en ellos, son manos y cuerpos cálidos y fuertes que te sostienen, cuando renacer se hace doloroso, cuando parece que ya no te quedan fuerzas allí están, con su aliento y sus voces cálidas, arropando ese nuevo nacimiento, prestas a cogerte cuando decidas lanzarte al mundo de nuevo, aterrada pero entera, sin capas, sin filtros, solo tu.

Renacer en tribu es mas dulce, déjate ayudar, déjate querer y quiere tu. Uno de los regalos de la maternidad, uno de los grandes regalos es soltar las reticencias y atreverse a pertenecer a una comunidad de mujeres en la que ninguna pierde y todas ganan porque el mundo no puede construirse en solitario, necesita una red, una inmensa red, hagámosla entre todas, hagamos un mundo mejor tribu a tribu.

Doy gracias a mi tribu, en la que a lo largo de estos años de camino hemos aprendido a conocernos y aceptarnos. Una tribu que acoge, que ayuda, que abraza, que sostiene, que debate, en la que todo el mundo aprende de todo el mundo y que se enriquece con las diferencias de cada cual.

Busca a tu tribu y déjate ser, déjate renacer sintiéndote sostenida. La vida puede ser infinitamente rica, atrévete a abrir los brazos para recibirla.

Raquel Tasa
12 de Julio 2016

 

 

 

 

 

 

Las buenas intenciones

libertad

El mundo está plagado de buenas intenciones, las mujeres especialmente estamos cargadas de ellas, pero las intenciones son eso “intenciones” por si solas no materializan nada. Aún así las tomamos como algo con suficiente cuerpo como para aferrarnos a ellas y vivimos con eso, hasta que alguien o algo se cruza en nuestro camino con buenas intenciones y con algo más, y vemos como nuestras buenas “intenciones” se desvanecen como nubes de humo y lo que queda entonces es un ego herido.

España es un país joven, joven en el sentido de que durante años hemos sido tutelados, dirigidos por un gran “padre”, un padre dictador, no había que tomar decisiones, las tomaba otro por nosotros, luchábamos para librarnos de esa dictadura, lo conseguimos pero al parecer seguimos sintiéndonos huérfanos de padre. Queríamos libertad, pero para ser libres tenemos que ser responsables, responsables a cada paso, de cada acto, no hay nadie a quien pedir explicaciones, ni a quien quejarse, ni a quien gritar y por supuesto toda la gloria de nuestros actos es sólo nuestra y eso en verdad es glorioso.  Inevitablemente no puedo dejar de pensar en el modo en el que muchas de nosotras queremos educar a nuestros hijos, queremos que sean libres, les damos opciones, pero sigue flotando en el ambiente ese olorcillo a rancio que no acabamos de quitar de en medio. No podemos crear un nuevo estilo de crianza si antes no nos criamos a nosotros mismos.
Nos hemos hecho adultos pero no hemos madurado, madurar significa ser responsable de todos nuestros actos y asumir lo bueno y lo malo y aprender a perdonarnos, sin cubrir lo que no nos gusta con un velo, o encerrarlo en un baúl o pretender lanzarlo lejos.
Asumir que los demás también son libres de tomar sus propias decisiones y que coincidan o no con las nuestras forman parte de esa persona y seguir aceptándola en su globalidad.

Estos días se ha puesto de manifiesto que muchas de las mujeres que trabajan para el bien común de otras mujeres, muchas de ellas de un modo voluntario y en colaboración al parecer no estaban tan de acuerdo con estas colaboraciones o con la presencia de las otras en sus mismos ambientes, comadronas, doulas y asesoras trabajan cada una desde una perspectiva diferente para el bienestar de otras mujeres que en un momento dado requieren su presencia.
Según mi parecer ninguna de estas profesiones está reñida entre si, tampoco el modo de ejercerla, ya sea voluntariamente o también voluntariamente pero de un modo remunerado. Cada una da en la medida que puede, está claro que lo normal si ejerces esa ayuda de un modo voluntario será que un dia u otro necesites emplear tu tiempo para conseguir el dinero que necesitas para vivir dignamente, llegado ese punto tienes dos opciones, o sigues con algo que sabes hacer maravillosamente pero de forma remunerada o te buscas un trabajo gris que no te gusta, que cualquiera puede hacer pero que te proporciona dinero. Y así todo el mundo pierde, pierde la mujer que ejerce un trabajo voluntario y pierden todas las madres que podrían haber gozado de su presencia y su apoyo.

Cada mujer es diferente, cada madre o futura madre está inmersa en un proceso de transformación y tiene todo el derecho del mundo a estar acompañada en ese proceso por quien escoja, con título o sin título, tener un título no es garantía de nada en ninguna profesión, las carreras no valoran la empatía, ni la experiencia, conozco mujeres-madres que jamás han asistido a clases de lactancia, pero son madres y han lactado y han vivido en un entorno donde todavía no se había perdido la natural costumbre de lactar y desde luego tienen toda la empatía que proporciona la oxitocina en la maternidad, son maravillosas asesoras, no tienen grupo de lactancia, ni se anuncian en ningún lado, algo que nos perdemos todas por cierto, y ahí están. Como representan ninguna amenaza para nadie, como no van a ser remuneradas económicamente por ello, nadie se mete con ellas, pero ahí están.
Entonces, el problema es ¿asesorar o cobrar por ello? Y porqué eso es un problema. Respira antes de contestar. Has respirado? ya ahora dime, o mejor contestate a ti misma, porqué te sientes amenazada por eso.

Doulas y comadronas acompañan la maternidad desde diferentes aspectos, es cierto que una buena comadrona es a la vez doula, pero sinceramente, cuántas hay de esas en este país, estoy convencida de que todas ellas lo hacen desde el modo mejor que pueden, venimos de unos tiempos en los que no solo se infantilizaba a las mujeres, se infantilizaba a todo el mundo en general, especialmente a las mujeres, no solo estoy hablando de hombres que ejercen su poder sobre mujeres, eso lo asumimos todas, estoy hablando de mujeres que ejercen un poder y una fuerza mucho más agresiva que ellos sobre las mujeres, venimos de eso y eso sigue flotando y dejando poso en todos y cada uno de los rincones de este país, en profesiones que se han desligado de las costumbres y han venido de nuevo desde las manos de los hombre todavía más. He oído mil casos de mujeres que lo pasaron mal en su parto de la mano de otras mujeres, y también por suerte mujeres encantandas con aquellas otras que las acompañaron en las mismas lides, pero siento decir, me apena decir que los casos en negativo superan con creces a los otros. Por eso nació la figura de doula, porque se echaba en falta a alguien amoroso, responsable a tu lado cuando estás en el momento más importante, poderoso y a la vez vulnerable de tu vida: el parto.
Son profesiones complementarias y ambas deberían nutrirse entre sí, no generar conflicto. Y si ese conflicto existe deberíamos mirarnos una a una, en la intimidad de nuestras casas, ser sinceras y ver qué es lo que realmente nos está pasando.

En verdad pienso que estas tres profesiones están destinadas a desaparecer, que deberían desaparecer, cuando de verdad las mujeres, la sociedad madure y sea consciente de lo importante que es la maternidad y no lo crea desde una perspectiva intelectual, sino que lo interiorice y lo viva desde el cuerpo, TODOS , no solo las mujeres.
Entonces de verdad empezara la nueva era que todos pedimos a gritos y en la que al parecer no nos ponemos a trabajar.
Porque para eso señores y señoras, cada uno de nosotros, todos y cada uno tenemos que ser maduros y responsables de nuestros actos, y dejarnos de grandes aspavientos tanto en lo bueno como en lo malo y en la intimidad de cada uno de nosotros empezar a trabajar para ser de verdad PERSONAS, si es que eso de verdad significa algo.

P.D. He de decir que soy doula y asesora de lactancia, aunque actualmente ejerzo en contadas ocasiones.

Raquel Tasa. Agosto 2014

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y después que ….

bebe-y-mama

Has preparado el parto, has seguido mes a mes cómo evolucionaba tu bebé dentro de tu cuerpo, has comprado la ropa, le quitastes las etiquetas, la lavaste con jabón especial, la guardaste, preparaste quizás la habitación del bebé. Has leído mil libros y con suerte y con trabajo personal y externo has tenido un buen parto y llega el dia, el gran dia, ese que esperabas desde el principio de saber que estabas embarazada, por fin conoces a tu bebé, puedes tocarlo, olerlo, saborearlo.
Tu pareja y tu ya no sólo sois dos, ahora sentís la intensidad de ser una familia, llegais a casa y hasta la casa parece diferente….
Y ahora que….

Tienes en brazos a esa preciosidad que milagrosamente es parte de los dos, no te lo crees, lo habeis hecho, tu cuerpo ha creado otro cuerpo tan pequeño y tan perfecto que parece increible, a pesar de que desde el principio de la humanidad se lleva haciendo, para ti sigue siendo increible, es tu hijo, este es tu hijo, y por supuesto es el más perfecto, el más bonito, el más….
Te sientas en el sofá con el en brazos, lo miras, lo vuelves a mirar y quizás lloras de la emoción, de agradecimiento a la vida por haberte dejado ser también tu creadora de ella, y de repente llega la angustia, y si le pasa algo, y si no soy capaz de hacerlo, es tan pequeño y tan indefenso…

Puedes, eres madre, puedes.
Tu cuerpo sigue siendo sabio, igual que siempre, empezo a ser especialmente sabio en el embarazo y ahora lo es más, has sentido la fuerza del parto, la conexión brutal con la creación, con el universo, con la vida y ahora lo es todavía más, déjate sentirlo, déjate sentir la angustia, pero no te hundas en ella, la angustia de las puérperas es también un mecanismo de protección, cómo el miedo, úsalo. El miedo va a hacer que no te descuides, que sigas alerta, pero no dejes que te invada.
Disfruta cada instante, lo que necesitais tu bebé y tu, lo sabe tu cuerpo y lo sabes tu, contacto, caricias, teta a demanda, y más contacto. Somos mamíferos y todos los mamíferos sobretodo necesitan contacto, el calor de mamá, su latido, su piel, su olor. Disfruta y goza de cada avance, de cada gesto, escucha, estate atenta y aprenderás a conocerlo, nadie en el mundo, ningún pediatra, ningún médico, ni siquiera tu doula, va a saber más de tu bebé que tu. Date tiempo, tiempo para descubrirlo, para saber quién y cómo es ese milagro que tienes en los brazos. Los primeros días son un “conocimiento” un principio de “noviazgo” en el que los dos vais a aprenderos.
Estás cansada, tu cuerpo es un coctel hormonal poderoso, donde la oxitocina danza libre y amorosa, intenta descansar cuando lo haga el bebé, ¿te apetece gozar del  sol con tu bebé? sal a la calle y pasea, ¿sientes que es un momento de recogimiento y prefieres quedarte en casa? hazlo. Una de las grandes cosas que nos enseñan los bebés es a fluir, fluye con él, no hay normas, ni horarios preestablecidos, vive cómo no vivías desde que eras pequeña, olvÍdate de las normas y entra en el reino del “caos”, desde allí es infinitamente más fácil vivir con un bebé. Es un mundo nuevo, un universo propio diferente para cada diada madre-bebé. Disfruta.
Y grávate esto, repitételo cada vez que te asome la duda: TU PUEDES.

Dedicado a A.C. y a su preciosa bebé.

Raquel Tasa
18 de Abril de 2013

Somos rios

camprodon sol

Somos rios que fluyen, que no paran ni un instante, tranquilos, tormentosos…
Somos personas, mujeres, madres, que no paran un instante, tranquilas, tormentosas…

Escribo con el ruido de fondo de un rio, el Ter,  donde justo se le une el Ritort y que normalmente suena plácido y susurrante, pero ahora después de las últimas lluvias, y al principio del deshielo de Vallter 2000 es mucho más ruidoso y bravo….

El Ter nace tranquilo como todos los rios, apenas es nada, ni siquiera tiene una fuente a donde poder ir y decidir que es allí donde nace, su nacimiento son muchos nacimientos, conforme va bajando se vuelve juguetón y parlanchin, sí parlanchin, depende donde te pares parece que te hable, se une al Ritort justo debajo del puente de Camprodon y se hace grande, se ensancha, y sigue su curso sin parar nunca, enredado entre piedras, árboles. Brilla con el sol como si tuviera lentejuelas, se vuelve oscuro en la noche….. llueve, y a pesar de su habitual perezoso juguetear se vuelve violento, poderoso, rugiente, amenazador, animado por las lluvias y la tormenta, y de nuevo al tiempo nos vuelve a visitar sereno y tranquilo, sigue deslizándose en su caudal hasta llegar al mar en plena madurez, con lo ya aprendido dejándo ir, dejándose ir sin miedo a soltar, a soltarse en un mar que lo abraza a su llegada.

Somos mujeres, somos madres, nacemos tranquilas, con la seguridad de que nos van a acoger, jugueteamos, nos volvemos tormentosas y complicadas, y al final de camino, queda la serenidad de lo aprendido, la tranquilidad de ser coherentes con nosotras mismas, lo que hemos construido, lo que hemos amado… y el resto, son piedras que quedaron en el lecho del rio, mientras nosotras seguíamos fluyendo….

Raquel Tasa
30 de Marzo de 2013

 

“Un infant: quina il.lusió”

un infant

Hace como diez meses que no publico nada, la maternidad y la vida me mantienen ocupada, pero no podía dejar pasar esto, sin dejarme oir, porque creo que realmente la ocasión lo merece.

“Un infant: quina il.lusió” es el nuevo librito que la Generalitat catalana envía a las familias cuando empiezan a serlo. Es un libro con preciosas ilustraciones de Roser Capdevila, si, si, la creadora de “Las tres besones”, que cómo ilustradora me merece todos los respetos, lástima que salgan tantísimos biberones 12 según Carme Gabarrell ,http://pediatresdeponent.blogspot.com/2013/02/avis-important.html,  que se ha tomado la molestia de contarlos y 71 chupetes y tan solo haya dedicado una ilustración a mostrarnos una madre amamantando.
También nos muestra una preciosa ilustración de cómo portear, lástima que no se haya informado un poco al respecto y que los señores de la Generalitat tampoco lo hayan hecho, porque portear un bebé del revés, es decir de cara a la calle, ya está demostrado que es perjudicial .
Pero bueno, este no es un artículo para hablar de ilustraciones, aunque me gustaría dejarlo así, en primer plano, porque muchos de nosotros a veces con las prisas, sólo ojeamos los libritos y no nos paramos en la letra, y ya se sabe, una imagen vale más que mil palabras.
Esta vez, me lo he leido todo, todo, así que allá van mis quejas que creo son las mismas que por ejemplo las de la FEDECATA (Federación Catalana de Apoyo a la Lactancia Materna) que creo ya han hecho llegar su desacuerdo con la susodicha guia.
Empecemos por el principio y el principio son los patrocinadores del libro, del que se han editado 85.000 ejemplares

Estos son:
“Aquesta publicació ha comptat amb la participació i el patrocini de:
Eau Thermale Avène, Blemil, Blevit, Colacao, Dodot, Ecoembes-Ecovidrio, Ern,
Font Vella, Gas Natural Fenosa, Grup Catalana Occident, Jané, Mi primer Danone, Licor del Polo junior i Textura baby ε kids.”

Yo creo que ya lo habeis notado, pero por si acaso… Blemil? Blevit? cómo se puede editar una guia patrocinada por un fabricante de leche artificial? creía que iba en contra de… la legalidad?. Ya no entro en lo de Dodot, o de Cola Cao, Jané…. ni en el resto….

Y ahora que sabemos quienes son los patrocinadores, vamos a ver qué nos cuenta esta guía.
Encontraremos buena información sobre como registrar a nuestro hijo en los organismos oficiales, realmente util, no es broma, realmente pienso que puede evitar algunos quebraderos de cabeza,  y una vez visto esto, empezamos con la alimentación del bebé…uhmmm… significativo el orden.

Es recomana alimentar el nadó amb el pit
sempre que sigui possible. Però, l’opció
de pit o del biberó són igualment útils per
proporcionar l’estimulació que ha de rebre
l’infant durant l’alimentació”

Os traduzco: “Se recomienda alimentar al bebé con pecho siempre que sea posible. Pero la opción de pecho o biberón son igualmente utiles para proporcionar la estimulación que ha de recibir el niño durante la alimentación”

PIIIIII, me saltan todas las alarmas, vamos a ver, ¿IGUALMENTE UTILES?, no, no son igualmente utiles, son funcionales ambas, por decirlo de alguna manera, es decir, van a sobrevivir los dos, si. Pero no son iguales, y esta guia era una oportunidad de oro para resaltar algo que se está promoviendo desde un montón de hospitales catalanes y españoles y mundiales. La lactancia materna, es algo más, es mucho más que la artificial, hay infinidad de estudios al respecto. Y me parece hasta indecente que salga algo así en una guia pública, la lactancia materna es un tema de salud, es un preventivo de enfermedades de los bebés y de ese bebé cuando sea adulto, NO es lo mismo que la artificial. Ya entiendo que teniendo de patrocinador a una marca que fabrica leche artificial, es complicado poner esto, pero no es finalmente este un libro que habla de salud?. Bueno, no hablemos de salud, hablemos de dinero, la lactancia materna ahorra dinero a todas las familias, no solo por no tener que usar ningun aparato para alimentar al bebé, no solo por no comprar leche en polvo, no solo por no comprar un termo, si no porque reduce el riesgo de enfermedades, y también como no, ahorra dinero a la salud pública, y sí también a la Generalitat.  No sé, me pierdo…

En todo el libro no se da ningún consejo sobre cómo amamantar, no se mencionan, ni se ilustran posturas de amamantamiento, no se habla de calostro, ni de cómo es la subida de la leche, ni de las molestias o no que puede ocasionar, ni de como hacer frente a ellas, por supuesto tampoco se habla de los miles de grupos de lactancia que cada día hablan y hablaran con las mujeres que han leido este y otros libros parecidos y les parece que lo suyo es un caso raro en vez de la normalidad y que a partir de ahora lo tendrán un poco más dificil gracias a que se han dejado llevar al huerto ¿si? por unos patrocinadores. Cómo decía en todo el libro no se habla apenas de lactancia, sí, es verdad ponen que la OMS recomienda lactancia exclusiva hasta los seis meses, uhmmm, lástima que no mencionen en ningún caso que también recomiendan seguir con la lactancia hasta los dos años, claro teniendo leches de continuación a porrillo, colacao para el desayuno y miprimerdanone, no vamos a recomendar algo semejante, no?. Por cierto que los niños no deberían tomar cacao hasta los dos años.

Si pasamos al tema del sueño no hacen ninguana referencia al colecho, eso si, se muestran todo tipo de moises, cunitas, cunas y camas, el apartado está patrocinado por una marca también, así que obvio que debe tratarse del mismo “problema”, he de recordar que la OMS recomienda el colecho y que este si se practica dentro de los parámetros seguros reduce en un 50% la muerte súbita del lactante, os recomiendo la página creada sobre el tema de María Berrozpe, que se ha dedicado a recopilar, traducir y reproducir un montón de estudios al respecto Sueño infantil , que nadie os engañe un bebé, no duerme solo, ni duerme seguidas ocho horas, ni reconoce dia y noche nada más nacer, un bebé, es un bebé y os necesita más que a nada en el mundo. Un bebé no os toma el pelo, ni pide nada más que aquello que necesita y lo que necesita es vuestro contacto.

En fin, la guia está llena de consejos en donde se habla de poco apego y mucho adultocentrismo.

Y por último, os quería contar una anécdota que creo que pese a todo y “gracias” a guias como está va a seguir repitiéndose durante mucho tiempo.

Soy doula, y asesora de porteo y de lactancia, lo cual hace que me relacione mucho con mujeres en su maternidad, también con padres corresponsables en esta tarea. Hace tiempo, fui a llevarle un fular portabebé a una pareja que habían tenido su primer bebé y vivían en un lugar un poco apartado, el fular era el regalo que les hacía una amiga, que también lo es mía, me había advertido que estaban especialmente agobiados desde el nacimiento de su bebé, que no los veía bien, así que allí fuí. Les enseñe a ponerse el fular y como siempre estas ocasiones dan para mucho más, estuvimos hablando sobre ellos, sobre el bebé, y sabeis ¿qué le pasaba al bebé?, ¿qué les pasaba a ellos?, nada, absolutamente nada que no fuera normal, solo que ellos no lo sabían.
Me contaron que el bebé pedía comer cada poco, nada de tres horas, igual al cabo de cinco minutos, que las tardes se las pasaba sentada dando teta, que no dormía más que un par de horas seguidas y luego pedía teta, que dormía igual de noche que de día…… y así….. a cada cosa, yo les contestaba que era normal, y notaba el peso aligerando de sus espaldas, cuando salí de su casa sonreían.
Porque un bebé no es un adulto pequeñito, porque no atiende a razones, porque su instinto es todo su gran salvavidas, por eso hemos de aprender a escucharlos y no dejarnos guiar por consejos de quien nos quiere vender vete a saber qué, que no necesitamos.

Alba Padró también ha escrito sobre esto : http://criatures.ara.cat/somlallet/2013/02/01/80-000-exemplars/

P.D. si estais en Sant Feliu de LLobregat os recomiendo asistir a Alletem, un grupo de lactancia del que soy socia y que como todos os proporcionará toda la información, apoyo y cariño que necesiteis, como los muchos miles que existen en Cataluña y en España, y todo gratuitamente por supuesto.