Poder, saber, merecer

PODER SABER

Había estado observándome, me miraba con mirada furtiva, de reojo, apenas, con miedo de ser descubierta, mi alma exploró los límites de su cubículo y no encontró paredes, siguió expandiéndose  un poco más cada día, por curiosidad por el juego de saber hasta dónde se extendían los “puedes” y los “mereces”, estuvo así largo tiempo un poco más allá cada día, hasta cansarse de extender hilos de luz allá, un poco más allá, sin encontrar nunca el lugar en el que detenerse y un día, un día de sol expléndido, un día de lluvia serena y susurradora se dio cuenta de que era infinita, que no había ningún límite al que llegar, porque no hay límites que aten a las almas, a ningún alma y sintió el amor, el amor universal el que diluye el odio y lo absorbe y los transforma en más amor. E inmersa en ese baño cálido, en ese abrazo primigenio el alma cedió en la lucha, se expandió hasta incorporarse al todo, donde todo es posible y los PUEDES, SABES, MERECES vuelan tranquilos y serenos esperando que todas las almas reclamen su presencia.
Y fue entonces cuando el alma liberada de los NO PUEDES regresó y me clavó con un impulso fresco a la pared, me dejó sin respiración al ocuparme entera, venía cargada con todos los PUEDES, SABES, MERECES y me dijo así con una voz profunda, una voz que me nacía de las entrañas, retumbando su eco en mi interior .

Cuando al fin pude respirar con normalidad, cuando mi corazón volvió a latir suave, empecé a andar y me di cuenta que mi paso se había vuelto ligero…. miré hacia atrás y vi la piedra que había dejado de cargar

 

Raquel Tasa
18 de Abril de 2016

 

Tiempos revueltos

eclipse

Corren tiempos revueltos para las que queremos un mundo libre y respetuoso. Revueltos fuera y revueltos dentro.

La nuestra es una sociedad que frente a la violencia sólo sabe dar la respuesta de más control, no se reflexiona sobre los porqués, no se pregunta sobre cómo fue el proceso, simplemente nos protegemos y exigimos más seguridad, seguridad que genera más violencia y nos roba la libertad. Pero qué más da, en ese momento no nos interesa la libertad, nos mueve el miedo, no medimos que cuando cedes el control, como sociedad o como individuo, lo cedes en lo que quieres pero  cuando no lo quieras tampoco lo tendrás.  No sé de qué me sorprendo, llevamos siglos haciendo lo mismo, si un día te duele la cabeza te tomas una pastilla, si te duele muchos días te tomas muchas pastillas, tal vez si son muchos muchos, muchos días vayas a buscar la razón de ese malestar, tal vez en ese momento ya sea tarde, tal vez no.
Queremos soluciones inmediatas, poner tiritas donde lo que toca es dejar la herida abierta, que respire, ver hasta donde ha llegado el mal, hundirnos en él y curarlo desde adentro. Siento que como sociedad nos hemos abandonado al hastío, nada es suficientemente grave, nada es tan importante como para movernos, para movilizarnos y hacer que de verdad se produzca un cambio profundo, nos hemos acomodado, nos hemos aburguesado aunque no seamos burgueses, sino trabajadores, trabajadores para otros, no para crear el mundo en el que creemos y así nos va.
No es suficientemente importante reivindicar los derechos de las mujeres, molesta cuando se dice que seguimos sin equiparar sueldos, seguimos sin tener una política de conciliación familiar-laboral que sea real, nos conformamos e incluso defendemos las pastillitas endulzadas con las que quieren conformarnos, seguimos sin tener una educación para nuestros hijos libres de políticas y religiones, sean cuales sean las políticas y religiones, educación alternativa y diferente pública y de calidad, seguimos sin poder parir donde queremos y tener la compañía que nos dé la gana, seguimos sin poder educar en casa sin temer que nos persigan. Nada es lo suficientemente importante, salta la voz de la conciencia y enseguida la de la conformidad, no vaya a ser que nos quedemos con menos de lo que tenemos, con lo poco que tenemos y así nos van recortando los derechos y así nos va.
Corren tiempos revueltos dentro, porque se nos despierta la conciencia y una vez despierta a ver quién la acalla, es una voz profunda que ya no calla más por más que una intente amordazarla, es la voz que te despierta de madrugada cuando tomas las decisiones racionales pero no sentidas, la voz que te hace persona para dejar de ser un número, uno más.
Esa voz que si aún así pretendes no escuchar te inmoviliza y te difumina, y finalmente tienes que escuchar o morir.

Diría que es la primera vez en España que un alumno ejerce tal violencia en el colegio y ¿de verdad nadie se pregunta cómo ha llegado hasta ahí?, ¿de verdad nadie piensa que para llegar a ese punto ese niño tenía que estar viviendo un infierno?, nadie piensa que la sociedad tiene una parte de responsabilidad.
Es tiempo de cambio, de asumir responsabilidades, un tiempo para empezar a ser ya adultos y dejar de pretender que nuestra vida, nuestra realidad, la tiene que crear un “padre”, el gobierno, los políticos….. ya no vale dejar hacer, ni dejarnos hacer,ya  es tiempo de dejar la vida en manos de otros y caminar por y hacia lo que queremos, dejar de quejarnos y empezar a creer que podemos crear un mundo diferente a cada paso, con pequeñas cosas o con grandes cosas, ya no valen los gestos ni las intenciones, es momento de realidades.
Es esta una sociedad violenta y convulsa y pasamos de lado, de puntillas sobre las cosas que no nos gustan, que nos agreden, hasta que un día nos estalla en la cara. Y entonces ¿qué? . Y ahora ¿qué?

Raquel Tasa.
24 de Abril 2015

 

Educar

educar2

La tarea más delicada, difícil e importante del mundo es educar. 

Vemos día a día, cómo la sociedad que tenemos se viene abajo, desaparecen puestos de trabajo, los empleos más mecánicos se convierten en obsoletos porque las máquinas ocupan el puesto de los humanos y son mucho más eficientes que nosotros y está bien que así ocurra. Entre tanto la mano de obra cada vez es más barata, más horas, menos sueldo. Se crean trabajos más especializados. Buscamos dentro de nosotros aquello en lo que somos buenos y nos tiramos a la piscina, porque cada vez menos la organización que teníamos, la que heredamos de nuestros abuelos, de nuestros padres encaja con nosotros. La sociedad cambia, nos asusta el cambio, nos resistimos con todas nuestras fuerzas, nos aferramos, pero ya no hay vuelta atrás, lo que había ya no vale. Tenemos que reinventarnos el futuro.
Y en este estado de cosas, en la que el gobierno se convierte en un padre castigador, que no premia las iniciativas, que abarata el trabajo, garantiza despidos a empresarios, convirtiendo a los ricos en más ricos y en más pobres a los pobres, pretender seguir con un sistema educativo que fue generado en la era industrial, cuando se necesitaban miles de personas para trabajar como máquinas en fábricas con empleos repetitivos y exentos de creatividad, pretender que los requisitos de aquella educación, en la que se premiaba la ausencia de criterio, que todos fuéramos iguales, que nadie destacara de la media y que por encima de todo fuéramos obedientes y manejables, es sin lugar a dudas absurdo.

Los niños son el bien más preciado de la sociedad, son el futuro, quienes estarán allí cuando nosotros no tengamos fuerzas para seguir. Educar no es un tema de las escuelas, no exclusivamente. Educar es un tema de la sociedad en pleno. Es un tema de padres/madres, escuela y de todos. Otras sociedades (no la nuestra) hace años que lo han visto claro y lo has puesto en práctica. Leemos alucinados lo buenos que son los resultados escolares en Finlandia y algunos queremos exportar ese sistema educativo aqui, es imposible, lo que tienen en Finlandia es un sistema educativo genial, pero lo de verdad sorprendente es que toda la sociedad finlandesa valora en su justa medida lo importante que es la infancia y actúa en consecuencia.

Respeto. 
La base de la educación es el respeto, después de eso viene todo lo demás. Sin respeto no hay nada, respeto no es miedo, el miedo bloquea, el miedo hace actuar de un modo delante de quien “manda” y de otro mucho más agresivo detrás.
Respeta a tus hijos, pero también a todos los adultos que te rodean, no tienes porqué estar de acuerdo con los demás, no tienes porqué validar sus opiniones, pero tampoco insultar. No importa lo mucho que le digas a los niños que no tengan ciertas actitudes, si tú lo haces ellos lo harán, ellos aprenden de lo que haces, no de lo que dices. 
Respeta su dolor cuando se cae al suelo, su frustración cuando no consigue hacer algo que quiere. Asume que una parte del enfado de no poder controlar ese grito tiene que ver más contigo que con él mismo.
Respeta sus ritmos, cada niño aprende a su tiempo, los plazos preestablecidos no sirven, todos aprenderán a su tiempo, cuanto más intentes forzar peores serán los resultados y estás labrando el camino para que más adelante deje de querer aprender.
Respeta su creatividad, tú no tienes todas las respuestas, aunque por tener más años pienses que sí, deja que su pensamiento lateral se desarrolle, lo que tú hayas hecho con el tuyo no es problema de él, las cosas pueden hacerse de más de un modo, déjale que te enseñe es muy probable que te sorprenda.
Respeta su modo de ser, al que ahora llamas cabecilla, matón, el genera problemas, si le dejas desarrollar, si no lo etiquetas, si lo miras, puede ser un líder en el futuro, o puede previo machaque de los adultos convertirse de verdad en un desperdicio de la sociedad, que no te olvides la sociedad misma, tú has ayudado a crear.
Respétate, tal vez no te enseñaron, tal vez no tuviste esa suerte y ahora debes reconstruirte, ahora es un buen momento para hacerlo, el respeto a los demás no existe si no empiezas por ti mismo. Recuerda, ellos aprenden de lo que tú haces.

Para poder educar, tenemos que empezar por educarnos a nosotros mismos, no es tarea fácil descubrir, dejarnos ver que no tenemos todas las respuestas, que emocionalmente nos queda mucho camino por recorrer, este es tan buen momento como cualquier otro, quizás este sea el mejor momento si tienes menores a tu cargo, es una tarea ardua pero altamente satisfactoria.
Educar y vivir son una aventura, atrévete a vivirlas.

Raquel Tasa .
Diciembre 2014

P. D . Un enlace interesante:http://www.pedagogiablanca.com/
Sir Ken Robinsonhttps://www.youtube.com/watch?v=nPB-41q97zg