Video La Maternidad Feliz

Con gran ilusión os presento mi último proyecto en compañía de Mónica Felipe Larralde, un curso, una comunidad, un lugar donde encontrarnos para vivir un embarazo y un postparto feliz.
Podeís encontrar todos los detalles del curso y la comunidad en :

Comunidad La Maternidad Feliz 

 

La maternidad feliz

entrada

Os presento el último proyecto en el que me he embarcado.
Embarazo y Puerperio Feliz
Es un proyecto conjunto con una mujer muy especial Mónica Felipe Larralde es una gran mujer, especialista en relajación, creadora de la relajación del útero, escritora, conferenciante. Podéis ver más sobre ella aqui: ¿Quienes somos?
Está hecho con mucho amor y estoy muy contenta porque ha quedado precioso, vamos a andar un trecho del camino juntas, y vamos a crear una comunidad de mujeres, de madres donde nos sentiremos arropadas, comprendidas, vamos a crecer juntas en la maternidad y en la vida. Espero que os guste, nosotras estamos deseando empezar a compartirlo con todas vosotras.

Deseamos de corazón que encuentres en este espacio un lugar para adquirir herramientas y compartir con otras mujeres el maravilloso, ambivalente y silenciado proceso de ser madre.

¿Qué encontrarás en Embarazo y maternidad feliz?

Una comunidad de mujeres que, como tú, están atravesando su maternidad. Y además, información fundamental en formato curso. Pero no es un curso al uso, es mucho más. Porque no solo tienes reflexiones teóricas, recursos o biografía interesante, sino que además tienes archivos en mp3 para llevar a la práctica lo teórico. Y tienes la posibilidad de compartirte en intimidad en un espacio creado para ti junto con otras mujeres en tu misma situación. Más que un curso,  es un espacio amoroso de acompañamiento, hemos seleccionado las mejores herramientas y ponemos a tu disposición toda la experiencia que tantos años de acompañar a mujeres en su maternidad nos ha dado a las autoras. 

Usaremos todos los recursos que las nuevas tecnologías nos ofrecen: videos, archivos de audio, documentos, redes sociales… con el único objetivo de que vivas la maternidad con la fuerza y el sostén que te mereces.

Creemos que la maternidad, con sus luces y sombras, puede ser un espacio de empoderamiento y alegría.

Programa de la comunidad “Embarazo y puerperio feliz”

La comunidad “Embarazo y puerperio feliz” es el lugar en el que disfrutar con herramientas prácticas, información valiosa y un grupo de iguales. Porque ninguna mujer debería vivir sola el proceso de la maternidad, compartirte con otras mujeres es la mejor garantía para vivirlo sin miedo y con confianza. “Embarazo y puerperio feliz” es el espacio para disfrutar de tu maternidad. Consta de un curso que se desarrolla a lo largo de cuatro módulos, en los que tendrás acceso a un video de 30 minutos en cada módulo, más documentación, más archivos o prácticas, así como tres Extras muy especiales y, además, y para siempre, el acceso a la comunidad “Embarazo y puerperio feliz”.

1.- CURSO

Módulo 1: Embarazo, parto y cuerpo de mujer, por Mónica Felipe-Larralde

No es extraño que tengamos miedo al embarazo y al parto en nuestra cultura. Desde la presión sobre el aspecto físico de las mujeres a las malas prácticas para parir (posición tumbada, oxitocina sintética rutinaria, episiotomía generalizada…), el embarazo y el parto pueden ser una experiencia muy intensa. Revisar nuestras creencias sobre el embarazo y el contexto cultural en que nos embarazamos y parimos es fundamental para disfrutar de un embarazo relajado y feliz.

Módulo 2: Técnicas de relajación para embarazadas y madres, por Mónica Felipe-Larralde

Relajarse y disfrutar el embarazo, parto y puerperio es dar espacio para el goce y la alegría y el reencuentro con el propio cuerpo y el bebé. El estrés afecta al sistema nervioso y endocrino y sus efectos negativos pueden afectarte física y emocionalmente e, incluso, llegar al bebé. Tener a mano herramientas fáciles y efectivas que minimicen sus efectos y favorezcan la vinculación con el bebé es una gran diferencia. Permitirnos conectar con el cuerpo, con el bebé y tener un espacio propio para sentir paz y serenidad es de gran importancia en este proceso vital.

Incluye archivos en mp3 con relajaciones guiadas.

Módulo 3: Sombras y luces en el puerperio, por Raquel Tasa

El nacimiento de un bebé, no es “solo” eso, implica también tu propio renacimiento. Una etapa de descubrimiento de una misma, de una mujer mucho más emocional con la que quizás has tenido poco contacto. El post parto además de hacerte entrar en un ritmo diferente de vida, en el que todo es más lento, te vuelve a poner en contacto contigo y junto a eso nace una etapa de creatividad, el cerebro y el sentir se desperezan. Una nueva vida que vale la pena explorar sin pasar de puntillas por ella.

Módulo 4: Aprender a conocer a nuestro hijo, por Raquel Tasa.

La mirada de cada madre es única, darnos tiempo para establecer esa relación, es el mejor regalo que podemos dar a ese nuevo amor. Aprender a distinguir entre lo que es normal y lo que es una alteración es uno de las primeras necesidades que sentimos. Este primer tiempo de contacto con nuestro hijo nos va a ayudar ahora y en el futuro.
¿La lactancia duele? La subida de la leche, ¿es importante el calostro? ¿cómo es un agarre correcto? La lactancia es a demanda. ¿Existen los cólicos? El cuidado del cordón. ¿es tan importante el baño diario? Estas preguntas y muchas más dejarán de ser un interrogante en esta etapa.

2.- EXTRAS

Pero, además, obtendrás los siguientes extras:

  • Primer extra: Video con una charla titulada “Claves para mejorar la relación de pareja tras el nacimiento de un hijo”, por Mónica Felipe-Larralde, autora del libro “De pareja a trío. crisis de pareja tras el nacimiento de un hijo”
  • Segundo extra: Relajación dinámica y estática titulada “Vínculo mamá-bebé”
  • Tercer extra: Acceso a los grupos de acompañamiento online “Puerperio feliz” de Raquel Tasa durante 3 meses.

3.- COMUNIDAD: acceso para siempre a una comunidad de madres  en a que compartir-te, resolver dudas y crecer junto a una tribu, porque ninguna mujer debería vivir la maternidad en solitario.

Objetivos:

  • Aprender eficaces y sencillas relajaciones para el embarazo, parto y posparto.
  • Vivir la maternidad de un modo más tranquilo y gozoso.
  • Aprender a distinguir entre lo que es normal o no en el bebé.
  • Darnos espacio para sentir y reconocernos en esta nueva etapa
  • Tener todos los recursos para escoger el que mejor se adecue a nosotras.
  • Tener una comunidad de mujeres atravesando la misma situación que tú con la que compartir experiencias, dudas y alegrías.

Contenido:

Curso

Clases grabadas: 4 videos de 30 minutos

+

Documentación

+

Archivos en mp3

+

Comunidad de madres “Embarazo y puerperio feliz”

+

Regalos extra:

Video “De pareja a trio: claves para mejorar la relación de pareja”

+

Relajación en mp3 “Vínculo mamá-bebé”

+

Regalo: acceso a los grupos de acompañamiento online de Raquel Tasa durante 3 meses.

Precio: 100 €

Precio especial lanzamiento: 75 €* (hasta el 14 de diciembre)

Fecha de comienzo:  15 de diciembre

Regalo de envío del ejemplar “De pareja a trío” a las 15 primeras inscritas* Envío a Península y Baleares. Consultar otros países o comunidades.

img_20160831_143448

Sí, quiero ser parte de la comunidad de Embarazo y Puerperio Feliz

Es muy fácil, para inscribirte solo tienes que:

1.- Pagar a través de Paypal (recuerda 75 € precio especial de lanzamiento).

boton

2.- Enviar un mail después a cursos@lamaternidadfeliz.com

Quiero saber más o tengo una duda sobre la comunidad “Embarazo y puerperio feliz”, mándanos un mail y estaremos encantadas de atenderte:
info@lamaternidadfeliz.com

 

El puerperio no es como te lo contaron

 

elplacerdesermailchimp
Cita gratuita on.line de media hora para suscriptores:
Puerperio feliz.El placer de Ser

Y porqué no. Porqué no vas a ser feliz en este momento especial de tu vida.

Es cierto, ser madre quizás no coincida con esa imagen idílica que te han contado o la que has visto en un instante de una peli romántica.
Ser madre es otra cosa, quizás sientas que llegar a casa con tu bebé, ese momento en el que abrís la puerta los tres va a ser el comienzo de una vida tranquila y relajada, no hay nada más suave y relajado que un bebé y de pronto unos días después miras y ves que toda la casa está revuelta, tú sin duchar, el bebé llora y estás agotada… pero si esto era muy fácil piensas, pero si es todo natural, debería ser todo mucho más fácil, soy yo, soy yo la que lo hace mal, nunca me dijeron, nunca me contaron que esto era tan complicado.

Respira, respira, coge a tu bebé en brazos, pasea para que encuentre ella/el también la calma, acomódate en el sofá, respira, respira, escucha esto en tu cabeza, todo está bien, lo estás haciendo bien, este bebé te escogió, vino a ti, tú eres la mejor madre que ese ser puede tener. Repítelo hasta que te lo creas. No es broma, no es una ilusión, es así, tú eres la mejor madre que puede tener.

Qué es lo que ocurre. Lo que pasa es que probablemente tenías falsas expectativas con respecto a lo que es quedarse en casa con un bebé recién nacido, a menudo pensamos que un bebé nos va a dejar mucho tiempo para nosotras, total sólo duerme, pero no es cierto. El trabajo de las madres es inmenso y el algo que se prolonga durante las 24 horas, no hay descanso para el almuerzo, ni sales del “despacho” a las 8 , jamás has tenido un trabajo tan intenso, ni lo volverás a tener.
Quizás tus amigas que siguen con su rutina diaria, de casa al trabajo y del trabajo a casa cuando vayan a visitarte te digan con una sonrisa la suerte que tienes de estar en casa sin hacer nada.  “¿Nada?”, lo sé, cuando oyes eso depende el estado emocional que te mueva en ese momento ( y ahora te parece que eres un saco de hormonas revueltas) puedes o ponerte a llorar o enfadarte muchísimo, ellas lo dicen con buena intención, si son mujeres que no han tenido hijos y no han vivido de cerca la maternidad de alguien,  no tienen la más mínima idea de por lo que estás pasando así que no se lo tomes en cuenta, al fin y al cabo es lo mismo que pensabas tu hace un “rato”.

Sí, la maternidad es cansada, agotadora y maravillosa….

Ahora que ya sabes lo cansada que es, puedes dejar ya de preocuparte por no ser lo“suficiente”, eres lo suficiente y mucho más.

CREÉTELO, de veras, eres mujer, eres madre y eres maravillosa, has albergado vida en tu interior y has traído esa vida al mundo.

Ahora mira a tu bebé y dime si no sientes que has hecho un milagro creando, gestando y dando paso a ese cuerpo perfecto, dulce, amoroso, que se acurruca entre tus brazos.

Raquel Tasa.
Doula, asesora de lactancia, puericultora.
Agosto 2016

En Octubre empieza el curso El puerperio feliz. El placer” . Si crees que puede serte de ayuda, estaré encantada de que nos conozcamos más.

Renacer en tribu

manos

La maternidad es una de las más importantes experiencias vitales más importantes para una mujer, es transformadora, es un torrente de emociones concentrada en un tiempo muy pequeño, en el que además el cansancio te deja las “defensas” bajas.

Es una oportunidad que aparece a menudo cuando ya eres adulta, cuando ya llevas un tiempo de recorrido vital y lo que has creado puede que no sea exactamente lo que deseas pero te acostumbras o peor te conformas porque la vida y las circunstancias y tu misma te han hecho creer que no puedes “aspirar” a más, que no eres merecedora, pero entonces llevada con suerte por el deseo, te quedas embarazada y te parece que va a ser sólo un tránsito, que después de unos meses con esa barriga cargada de material precioso, cuando esa barriga ya no esté y tú y tu hijo ya no estéis unidos físicamente tu vida va a volver a ser lo que era.
Puede que lo desees, que desees ardientemente volver a lo que tenías, tal vez no era tan bueno pero era terreno conocido y la costumbre nos hace mansas pensando que esa mansedumbre nos dará la paz.
Siento decepcionarte, eso no va a pasar. Después de tener un hijo tu vida, por mucho que te esfuerces no va a ser nunca igual, tu vida va a ser infinitamente más rica y tu, si te dejas, una mujer mucho más poderosa, adios a la mansedumbre, bienvenida a la leona.

Una nace y con suerte renace varias veces a lo largo de la vida, claro que para eso antes ha de morir.
Cuando eres madre una parte de ti, de la que eras se queda en el parto, la parte más superficial, la que no quiere mirar hacia adentro. Mueres un poco para renacer más poderosa, más valiente, más guerrera.
Quieres crear un mundo mejor, quieres ser mejor y la naturaleza pone sus mejores herramientas a tu alcance. Te regala oxitocina y el olor de tu hijo y la fuerza que no creías posible en ti se apodera de tu cuerpo y entonces ya todo es posible, porque TU lo crees posible y si lo crees podrás crearlo 

Las madres somos, queramos reconocerlo o no una fuerza de la naturaleza. Cada vez que te niegas, que niegas ese inmenso poder mueres un poco, te aletargas, se va durmiendo y al fin mueres. Muere aquella que pudiste ser y no fue y vuelve aquella vieja amiga conocida.

No te conformes con menos de lo que puedes ser, mereces lo mejor y lo mejor es tu mejor versión, esa que da miedo por poderosa, por valiente, por andar sin lastres y con la mirada alta, esa que has escondido durante tanto tiempo, esa que apenas puedes creer que eres tu de verdad.

La maternidad te hace renacer, resurgir una y mil veces de la destrucción de ese antiguo ser, ese del que vas deshaciéndote capa a capa, cada vez que te replanteas a ti misma bajo la mirada expectante de tu hijo, alguien que no juzga y sin embargo te pone frente a frente a ti misma y sólo frente a él te permites ser tu, sin filtros, hasta que estás preparada para presentarte así al mundo.

Ser madre te trae el regalo de nuevas amistades, te desprendes de algunas de las de antaño y aparecen nuevas amistades que no imaginabas, amistades que conocen lo que estás viviendo, que han transitado antes por donde tu o que están en ellos, son manos y cuerpos cálidos y fuertes que te sostienen, cuando renacer se hace doloroso, cuando parece que ya no te quedan fuerzas allí están, con su aliento y sus voces cálidas, arropando ese nuevo nacimiento, prestas a cogerte cuando decidas lanzarte al mundo de nuevo, aterrada pero entera, sin capas, sin filtros, solo tu.

Renacer en tribu es mas dulce, déjate ayudar, déjate querer y quiere tu. Uno de los regalos de la maternidad, uno de los grandes regalos es soltar las reticencias y atreverse a pertenecer a una comunidad de mujeres en la que ninguna pierde y todas ganan porque el mundo no puede construirse en solitario, necesita una red, una inmensa red, hagámosla entre todas, hagamos un mundo mejor tribu a tribu.

Doy gracias a mi tribu, en la que a lo largo de estos años de camino hemos aprendido a conocernos y aceptarnos. Una tribu que acoge, que ayuda, que abraza, que sostiene, que debate, en la que todo el mundo aprende de todo el mundo y que se enriquece con las diferencias de cada cual.

Busca a tu tribu y déjate ser, déjate renacer sintiéndote sostenida. La vida puede ser infinitamente rica, atrévete a abrir los brazos para recibirla.

Raquel Tasa
12 de Julio 2016

 

 

 

 

 

 

Ese antiguo compañero llamado deseo

A mi el parto me ha cambiado, ya nunca tengo ganas, además algo ha debido quedar mal por ahí, porque ni siquiera lubrico, y claro así, todavía apetece menos.

Hace poco una miga con un precioso bebé de ocho meses, me comentaba esto, y antes que ella otras mamás más o menos recientes me hacían confesiones parecidas y antes que ellas, yo también me preguntaba a dónde se había fugado mi deseo.

¡Bienvenidas al puerperio!. Noooo si ya hace mucho más de cuarenta días que nació mi hijo, sí, sí, lo sé, por eso no digo cuarentena, sino puerperio.

Cuando te hacen la revisión de los cuarenta días, te dicen que ya puedes tener relaciones sexuales, incluso te preguntan si usarás anticonceptivos y si lactarás, porque en ese caso, no todos valen. Y tu te quedas con el : Ya puede tener relaciones sexuales, como si eso fuera el pistoletazo de salida a tu “antigua vida sexual. Lo que no te dicen en esa visita es que si das el pecho probablemente no te apetezca un pimiento tener sexo y en caso de apetecerte seguramente no lubrificarás lo suficiente y así te quedas después confundida, en ocasiones un poco culpable y sin ganas de más.

Y claro, como de sexo no hablamos más que para lucir nuestras proezas, y mucho menos dentro del contexto de la maternidad, muchas madres empiezan a vivir esta etapa tiñéndola de dudas e incomprensión. No debemos olvidarnos de que la naturaleza es sabia y protege a sus pequeñas creaciones. Somos mamíferas y lo somos porque tenermos mamas y estamos “programadas” para amamantar a nuestros bebés, la hormona de la lactancia es la “prolactina”, esta hormona de amor maternal hace que tengamos leche y que nuestra atención se centre en el bebé, nos vincula con él, también inhibe la producción de dos de las hormonas habituales en la mujer estrógenos y progesterona, y en consecuencia el deseo sexual, y como efecto secundario la lubrificación vaginal, son escasos e incluso inexistentes.Porque durante ese periodo la naturaleza requiere que no vuelvas a quedarte embarazada para que toda tu atención esté  en el bebé.

Pero, seamos sinceras, así, entre nosotras, sin que nos oigan, en el fondo el sexo te interesa un carajo ahora mismo. Oh si, claro por supuesto, te sabe mal por tu pareja, eso es cierto, la verdad que para ellos debe ser un rollo, porque ellos están, están donde los puso la naturaleza y su pulsión sigue siendo la de procrear y para procrear hay que practicar sexo.

Así que aqui estamos nosotras, y allí estan ellos. Bien, pues acerquémonos.

No es esta la época en la que volverás a ser una fiera en la cama, pero sin duda te apetece sentirte querida, amada, bonita, te mueres porque él te diga que le gustas, que la maternidad te ha dado un “plus”, y te vé ahora más mujer, más femenina, incluso más sexi. Te encantaria que te rodeara con sus brazos y te acariciara suave, sin presiones, sin más, pues DÍSELO, hablale de tus necesidades, de como es ahora todo en tu cuerpo. Y dile que las cosas no volverán a ser lo que eran, pero que sin duda mejoraran pasado un tiempo, y dile, que le sigues viendo guapo, que te alegras de haberle elegido como compañero, dale las gracias por todos los vasos de agua que te ha puesto a mano mientras amamantabas a vuestro bebé sin que se lo pidieras, por cada detalle, por cada gesto que el cansancio no te ha dejado agradecer con un beso, dáselos luego, a destiempo, porque si, él también agradecerá ese reencuentro con la mujer que ama. Dile que te sigue gustando, que es el mejor padre que podrías desear para vuestro hijo, ellos también necesitan muestras de afecto  y puede que así poco a poco os vayais reencontrando como pareja.

Creo que en las clases pre-parto se debería dedicar un apartado a este tema. Sería genial, que otra persona, una profesional, con ambos delante lo dijera, le explicara a tu chico que de cuarenta dias nada, que vaya contando unos dos años, y que eso no significa que hayas dejado de quererlo, pero que ahora toca esto, y esto es el precioso niño que os ha nacido.

Así que dejaros de tonterias y aprovechar el embarazo, que durante el embarazo no solo no pasa nada, sino que es además beneficioso. 🙂