Las buenas intenciones

4 agosto 2014

libertad

El mundo está plagado de buenas intenciones, las mujeres especialmente estamos cargadas de ellas, pero las intenciones son eso “intenciones” por si solas no materializan nada. Aún así las tomamos como algo con suficiente cuerpo como para aferrarnos a ellas y vivimos con eso, hasta que alguien o algo se cruza en nuestro camino con buenas intenciones y con algo más, y vemos como nuestras buenas “intenciones” se desvanecen como nubes de humo y lo que queda entonces es un ego herido.

España es un país joven, joven en el sentido de que durante años hemos sido tutelados, dirigidos por un gran “padre”, un padre dictador, no había que tomar decisiones, las tomaba otro por nosotros, luchábamos para librarnos de esa dictadura, lo conseguimos pero al parecer seguimos sintiéndonos huérfanos de padre. Queríamos libertad, pero para ser libres tenemos que ser responsables, responsables a cada paso, de cada acto, no hay nadie a quien pedir explicaciones, ni a quien quejarse, ni a quien gritar y por supuesto toda la gloria de nuestros actos es sólo nuestra y eso en verdad es glorioso.  Inevitablemente no puedo dejar de pensar en el modo en el que muchas de nosotras queremos educar a nuestros hijos, queremos que sean libres, les damos opciones, pero sigue flotando en el ambiente ese olorcillo a rancio que no acabamos de quitar de en medio. No podemos crear un nuevo estilo de crianza si antes no nos criamos a nosotros mismos.
Nos hemos hecho adultos pero no hemos madurado, madurar significa ser responsable de todos nuestros actos y asumir lo bueno y lo malo y aprender a perdonarnos, sin cubrir lo que no nos gusta con un velo, o encerrarlo en un baúl o pretender lanzarlo lejos.
Asumir que los demás también son libres de tomar sus propias decisiones y que coincidan o no con las nuestras forman parte de esa persona y seguir aceptándola en su globalidad.

Estos días se ha puesto de manifiesto que muchas de las mujeres que trabajan para el bien común de otras mujeres, muchas de ellas de un modo voluntario y en colaboración al parecer no estaban tan de acuerdo con estas colaboraciones o con la presencia de las otras en sus mismos ambientes, comadronas, doulas y asesoras trabajan cada una desde una perspectiva diferente para el bienestar de otras mujeres que en un momento dado requieren su presencia.
Según mi parecer ninguna de estas profesiones está reñida entre si, tampoco el modo de ejercerla, ya sea voluntariamente o también voluntariamente pero de un modo remunerado. Cada una da en la medida que puede, está claro que lo normal si ejerces esa ayuda de un modo voluntario será que un dia u otro necesites emplear tu tiempo para conseguir el dinero que necesitas para vivir dignamente, llegado ese punto tienes dos opciones, o sigues con algo que sabes hacer maravillosamente pero de forma remunerada o te buscas un trabajo gris que no te gusta, que cualquiera puede hacer pero que te proporciona dinero. Y así todo el mundo pierde, pierde la mujer que ejerce un trabajo voluntario y pierden todas las madres que podrían haber gozado de su presencia y su apoyo.

Cada mujer es diferente, cada madre o futura madre está inmersa en un proceso de transformación y tiene todo el derecho del mundo a estar acompañada en ese proceso por quien escoja, con título o sin título, tener un título no es garantía de nada en ninguna profesión, las carreras no valoran la empatía, ni la experiencia, conozco mujeres-madres que jamás han asistido a clases de lactancia, pero son madres y han lactado y han vivido en un entorno donde todavía no se había perdido la natural costumbre de lactar y desde luego tienen toda la empatía que proporciona la oxitocina en la maternidad, son maravillosas asesoras, no tienen grupo de lactancia, ni se anuncian en ningún lado, algo que nos perdemos todas por cierto, y ahí están. Como representan ninguna amenaza para nadie, como no van a ser remuneradas económicamente por ello, nadie se mete con ellas, pero ahí están.
Entonces, el problema es ¿asesorar o cobrar por ello? Y porqué eso es un problema. Respira antes de contestar. Has respirado? ya ahora dime, o mejor contestate a ti misma, porqué te sientes amenazada por eso.

Doulas y comadronas acompañan la maternidad desde diferentes aspectos, es cierto que una buena comadrona es a la vez doula, pero sinceramente, cuántas hay de esas en este país, estoy convencida de que todas ellas lo hacen desde el modo mejor que pueden, venimos de unos tiempos en los que no solo se infantilizaba a las mujeres, se infantilizaba a todo el mundo en general, especialmente a las mujeres, no solo estoy hablando de hombres que ejercen su poder sobre mujeres, eso lo asumimos todas, estoy hablando de mujeres que ejercen un poder y una fuerza mucho más agresiva que ellos sobre las mujeres, venimos de eso y eso sigue flotando y dejando poso en todos y cada uno de los rincones de este país, en profesiones que se han desligado de las costumbres y han venido de nuevo desde las manos de los hombre todavía más. He oído mil casos de mujeres que lo pasaron mal en su parto de la mano de otras mujeres, y también por suerte mujeres encantandas con aquellas otras que las acompañaron en las mismas lides, pero siento decir, me apena decir que los casos en negativo superan con creces a los otros. Por eso nació la figura de doula, porque se echaba en falta a alguien amoroso, responsable a tu lado cuando estás en el momento más importante, poderoso y a la vez vulnerable de tu vida: el parto.
Son profesiones complementarias y ambas deberían nutrirse entre sí, no generar conflicto. Y si ese conflicto existe deberíamos mirarnos una a una, en la intimidad de nuestras casas, ser sinceras y ver qué es lo que realmente nos está pasando.

En verdad pienso que estas tres profesiones están destinadas a desaparecer, que deberían desaparecer, cuando de verdad las mujeres, la sociedad madure y sea consciente de lo importante que es la maternidad y no lo crea desde una perspectiva intelectual, sino que lo interiorice y lo viva desde el cuerpo, TODOS , no solo las mujeres.
Entonces de verdad empezara la nueva era que todos pedimos a gritos y en la que al parecer no nos ponemos a trabajar.
Porque para eso señores y señoras, cada uno de nosotros, todos y cada uno tenemos que ser maduros y responsables de nuestros actos, y dejarnos de grandes aspavientos tanto en lo bueno como en lo malo y en la intimidad de cada uno de nosotros empezar a trabajar para ser de verdad PERSONAS, si es que eso de verdad significa algo.

P.D. He de decir que soy doula y asesora de lactancia, aunque actualmente ejerzo en contadas ocasiones.

Raquel Tasa. Agosto 2014

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las que pueden con todo

15 julio 2014

camino

Las que pueden con todo, un día reciben la llamada de una amiga y rompen a llorar.
Nada se ha roto, todo sigue igual, solo se dejan ir un rato y comparten su llanto con quien también compartieron la risa.

Las que pueden con todo, un día aprendieron que para poder con todo es necesario compartir carga y vivencias, y un poco más allá, las que pueden con todo supieron que es bueno, sano y natural abrir las manos  soltar el control y dejar de poder con todo, porque todo es un absoluto y absoluto querida, no hay nada, ni negros, ni blancos, la vida está llena de tonalidades y tu, en realidad nunca pudiste con todo, pero te lo creíste y empezó a dolerte la espalda sintiendo el peso del mundo como una carga.

Las que pueden con todo, somos o fuimos todas y ninguna en realidad.

Respira, suelta la carga, deja que se haga ligera, camina pausada, resuelve lo que puedas, ni muy aprisa, ni muy despacio, tómate tu tiempo….pero camina. Pide ayuda, te mereces ser ayudada, querida, entendida….. No tienes que poder con todo.

 

Raquel Tasa. 15 de julio 2014

Ama te

5 mayo 2014

 

abrazo

Ven, vamos a tomar un café.
Nos sentamos.
Me cuentas.
Te cuento.
Te derrumbas.
Te ofrezco mi hombro, lloras.
No pidas disculpas.

Ama te.

Las charlas de mujeres deben quedar entre mujeres.
Confianza por confianza.
Amar implica aceptar al otro, el hombro del otro, sin permisos, ni disculpas.
¿Te amaron?
¿Te enseñaron a amar?
A abrazar cuerpo a cuerpo, sin medir la distancia, olvidando la rigidez.

Ama te.
Quieres que tu hijo te ame, ámalo y antes de eso, ama te.
Quieres que sepa abrazar? abrázalo.
A amar se aprende amando.

Ama te.

 

 

Ser

23 abril 2014

ENFADADA

Nos olvidamos de Ser, las madres, las mujeres en general.

Aprendimos tan bien el papel de niña buena, nos alabaron tanto eso de callar y asentir sonriendo, que de verdad pensamos que así es como debíamos ser, cuando en realidad dejamos de ser, para fingir constantemente ese papel que nos dieron nada más nacer.
Vamos teniendo rabietas más o menos controladas, casi siempre ocultas para seguir manteniendo esa apariencia plácida y amorosa, pero a veces se nos escapa la rabia en público, casi siempre a destiempo, casi siempre fuera de tono, desproporcionada y empieza la rueda, nos sentimos culpables, y entonces sentimos rabia apagada y culpabilidad, y después de eso el cansancio y el retomar todos esos sentimientos apelotonados y oscuros y volver a la placidez aparente, intentando no pensar demasiado en nuestra reacción, porque vuelve la rabia y la culpabilidad, y el intentar justificarnos a nosotras mismas para nosotras mismas. Ponemos la tele, leemos un libro, escuchamos música, hacemos cualquier cosa, lo que sea, intentando a toda costa alejarnos de ese sentimiento oscuro que por un momento a salido a flote. Mirar para otro lado intentando escapar es durante años el recurso, un pobre recurso he de decir.

Queremos que nos quieran, somos niñas buenas, y si para eso hemos de irnos perdiendo y diluyendo por el camino, pues lo hacemos. De vez en cuando la vida nos pone en encrucijadas, donde es preciso retomar las riendas, volver a Ser, retomar la esencia para Vivir, y la vida entonces nos parece dura, difícil, imposible de vivir. La vida no es nada en concreto, cualquier adjetivo le va bien, la vida ES.

En medio de ese dejar de SER, un día devenimos madres y la cosa se pone complicada, quieres darle lo mejor, aprender a dar lo que no te dieron, enseñarle a ser persona, a sentirse respetado, amado, a que sepa poner límites a quienes le rodean, y es entonces cuando de verdad la vida, tú, te pones a prueba. A los niños les puedes dar mil discursos, repetir mil veces eso no es así, no se hace, no te dejes, pero los niños aprenden del ejemplo, de la acción, del SER.
Si de verdad quieres un presente respetuoso y consciente para tu hijo, si te preocupa que en el futuro sea una persona respetuosa con él mismo y con los demás, si quieres que sea consciente y se ame a sí mismo.  Empieza a trabajar todo eso que dejaste de lado. Empieza a respetarte, a poner tus límites, a valorarte como ser humano.
Tus propias rabietas dejaran de serlo si te das lo que necesitas, si dejas de hacer tanto, si paras la máquina y empiezas a SER desde lo más profundo de ti misma. Tal vez ni siquiera tengas que cambiar tus rutinas, tal vez si. Este es un proceso silencioso, que te coloca allí donde realmente perteneces. La vida es bella, la vida ES.
SE tu también, déjate, permítete, SER y dar lo mejor de ti. No lo guardes en el cajón del olvido para después despertarte un día y ver a tu hijo y verte a ti convertidos en todo lo contrario de lo que quisiste.

Es fácil, es difícil, es sencillo, es complicado…. olvídate de los adjetivos, y “simplemente” empieza a SER
Raquel Tasa
23 de Abril 2014

 

 

 

El arte de amamantar #revolución blanca

29 enero 2014

Parece que es de lo más transgresor, agresivo para el resto, impúdico y obsceno dar de comer a nuestros hijos en público y además encontrarlo bello y fotografiarlo es lo más de lo más revolucionario, tanto que facebook, se dedica a bloquear fotos de madres amamantando en vez de dedicarse a otros menesteres, tales como borrar páginas de pedófilos, que sí, que las hay.
Esta semana pasada una madre trabajadora, dedicada al mundo de la maternidad y que usa las redes como un medio más de trabajo, ha visto interrumpido su trabajo por una foto de lo más inocente.
Menos mal que en el pasado la censura de facebook no existía, mucho más duro su criterio que el de la santa madre iglesia por lo que se vé. Que pena hubiera sido habernos perdido tantas obras de arte clásico. Sí, el arte está lleno de pechos de madres amamantando y hasta algunas son virgenes de iglesia… qué cosas….

Va por ti Nohemi Hervada. Un abrazo.

 

charity

 

Mary Cassatt

Mary Cassatt

Tamara Lempicka

Tamara Lempicka

 

Egon Schiele

Egon Schiele

 

Klimt

Klimt

 

Descanso en la huida a Egipto

Descanso en la huida a Egipto

 

Mary and child

Mary and child

 

 

Maria lactans

Maria lactans

 

Hortense breast feeding

Hortense breast feeding

 

Maternité

Maternité

 

Sagrada familia

Sagrada familia

 

macierzynstwo

macierzynstwo

Mothermood

Mothermood

 

Madonna del late

Madonna del late

Raquel Tasa  Enero 2014

 

 

 

 

 

Dinero

28 enero 2014

Imagen

Sí, soy de esas que no odian el dinero. Qué le vamos a hacer. Y no por ello soy menos elevada. Quizás lo soy menos, pero por otros motivos, no por dar al dinero, la importancia que merece.

Vivimos en una sociedad, en la que el dinero es moneda de cambio y es necesario. Un modo más de valorar nuestro trabajo, porque las palmaditas en el hombro están muy bien, y los halagos y las reverencias, pero resulta que hay que comer, y es cierto, hay mucha comida en el campo, pero también me gustan los melocotones y aqui, así a mano, no hay.

Cuando de verdad se pasan necesidades económicas, te das cuenta de la realidad del dinero, de su importancia. De lo hipócrita que suena eso de “mujer, un plato de comida no te va a faltar”, ni un techo sobre tu cabeza. No, hay mucha gente a la que un plato de comida no le va a faltar, ni un techo, siempre habrá un familiar solidario. Y sin duda, eso es mucho, pero sin duda también no lo es todo. También hay frases del tipo ” piensa en positivo”  pero cuando vives el dia a dia con miedo a qué pasará mañana la parte espiritual se te va al carajo.

De dónde sale la idea de que el dinero es malo, tendré que hablar con amigas expertas que me expliquen, pero así a bote pronto me suena a algún tipo de maniobra de control. Una no puede ser espiritual, si no tiene las necesidades básicas cubiertas. Es cierto que podemos vivir con mucho menos de lo que tenemos, doy fe, pero cuando se está angustiado por no perder lo más básico, es imposible dar un gran espacio a las experiencias y vivencias más profundas.

Además parece que entre nosotras, cada vez que se habla de la importancia del dinero, que bien que por fin le demos el lugar que merece,  lo hacemos en primera persona, obviamente direis, y sí, obviamente. Mi reflexión es, que si tenemos tan claro la importancia del dinero, de obtenerlo por nuestros medios y de por tanto cobrar sin miedo por nuestro trabajo, cómo es que nos molesta tanto que otras sí lo ganen. ¿Será que en esto hay un doble rasero?, será, será… claaaro, una cosa es ganar dinero yo y otra infinitamente distinta es que ella/él lo gane. Me está viniendo cierto olorcillo a … sí, inmadurez, así como mezclado con ciertos rasgos de ego maltratado, y no, no es maltratado por los otros, sino por nosotras mismas, porque nadie más que tu, puedes hacerte daño de ese modo.

La cosa es a mi entender, que no tiene porque ser el vuestro, que vosotras, cada una tiene su modo de ver la vida (permitidme la frase) a “Dios gracias” , en fin, la cosa es que si de verdad cada una tuviera claro que el dinero es realmente importante, que no es más que la consecuencia de realizar un buen trabajo, que lo merecemos, que es necesario en la vida de todas, y sobre todo, sobre todo que de verdad tenemos el derecho y la obligación (hay que comer, vestirse, y dar de comer y vestir a los que con nosotros comparten techo) de obtenerlo, si de verdad lo tuvieramos claro, no andaríamos por ahí quejándonos de que las otras si y nosotras no. Una persona madura, no basa su vida en la queja, se queja cuando cae y se levanta y sigue andando.

La vida no es justa ni injusta, simplemente es, si no te da lo que tu esperas igual es que lo que ofreces no es lo que los demás necesitan, o no has sabido llegar. Si las otras sí llegan, será que algo han hecho bien.
No se puede imponer, ni adoctrinar, ni pretender que lo mío es lo mejor, el mundo está lleno de personas y os lo juro, la gran mayoría no son estúpidas, todos tenemos criterio, aunque no estemos de acuerdo con el criterio de la de al lado, no seas ilusa, lo tiene igual y aqui nadie somos salvadores de nadie, ni siquiera los grandes gurús lo son.

¿No sería más fácil dejar que cada cual elija? quizá cometan errores, quizá solo sean errores según tu juicio, quien te dijo que tenías la verdad absoluta, lo siento, nadie la tiene. Y qué si cometen errores. Bien, de hecho no creo en los “errores” cualquier elección no es más que una opción, y de ella seguro sacarás un aprendizaje.

Y de nuevo, volvemos al dinero. Cómo casi todas he hecho cosas gratuitas porque me apetecía… y porque podía y porqué podía, porque disponía de otra fuente de ingresos, para mi ha sido un placer. Tengo muchas amigas virtuales y no virtuales, que han ayudado a mucha gente, que han hecho infinidad de cosas gratuitamente y que finalmente  viven gracias a su trabajo y mantienen familias, mujeres valientes, que se han caido mil veces y se han vuelto a poner en pie, porque han de mantenerse y mantener, sostenerse y sostener, mujeres responsables que han aprendido y han creído de verdad que se merecen cobrar por su trabajo.
Si creemos en lo que hacemos, si creemos que con lo que hacemos el mundo será un poco mejor no hace falta menoscabar el trabajo de los otros, cada persona es única, y así cada proyecto es único porque está impregnado de la esencia de cada una, haciendo lo mismo, siempre será diferente.

En fin, dinero, dinero, dinero, va, repetidlo hasta que deje de daros ese asco raro, que en verdad no es asco, míralo un poco ¿qué es?. Pues claro que nos gusta a todos el dinero. Que tal si os digo que con el dinero se puede ayudar a otra gente, que tal si os digo que hay gente que puede comer, pero no pagar la calefacción… dinero.

Va, seamos un poco sinceras, paremos un poco el carro y en vez de mirar tanto afuera, mirémonos un poco adentro, de verdad, de verdad, qué es lo que molesta tanto ?¿?¿?

P.D. Y ya acabo, ahora recordaba una frase: “el dinero esclaviza”  . Casualmente nunca he visto ninguna imagen de un esclavo rico .

Es sencillo

14 agosto 2013

 

La verdad es que todo es bien sencillo ¿no?
Está una y están los demás. 
Está una y sus miedos no resueltos.
Está una y  lo que nos dejaron en herencia nuestros padres y que no hemos sabido digerir.
Está una  y las experiencias que hemos tenido y no hemos querido vivir de frente y dejamos aparcadas para un tiempo en el que fuéramos capaces de mirar sin caer al precipicio.
Está una y los sueños truncados por no atrevernos a vivirlos, poniendo mil excusas para no hacernos responsables del supuesto fracaso. 
Está una y lo que nos dijeron que éramos, sin atrevernos a buscar nuestra propia realidad. 

Y a nuestro lado, pero en otro lado, están todos los demás. 

Los que nos aman, los que nos odian. Los que esperan, los que creen sabernos, los que…. 

En realidad, tú lo sabes, yo lo sé, solo que a veces perdemos la perspectiva, en realidad estás tu y allá en otro lado, los demás. 

Tu vida es tuya, de nadie más, y nadie más es responsable, ni culpable, ni ….. tu vida es tuya. 

Acepta el reto, el asombroso, sobrecogedor, apasionante reto de vivir tu vida . 

Raquel Tasa, 15 de Agosto 2013. 

 

Quisiera…

14 julio 2013

 

Imagen

Quisiera que no quisieras agradar a toda costa. Que pensaras más en ti un poco menos en los demás. 

Que conviertas en cosas buenas las cosas que te maltratan, que ese mal rato te sirva para construirte en cada destrucción.

Quisiera que recuerdes siempre y vivas la ilusión y la alegria de ahora. 

Que guardes un recuerdo amoroso, tierno, pleno, de estos años y sean tu lanzadera en la vida, y no una cueva oscura. 

Quisiera ser un puente desde el que cruzaras a las maravillas de lo desconocido y no un ancla donde apegarte al pasado. 

Quisiera dar luz a tus sombras cuando lleguen y no ser también una de ellas. 

Quisiera darte las llaves de la serenidad, las de la felicidad, las que hacen sentir que la vida es un tránsito maravilloso donde aprender cada dia…. pero esas ya las tienes tu. 

Quisiera entonces, no ser la que te haga olvidar que las tienes, y ayudarte a recordar donde las dejaste…. y encontrar así las mías. 

 

El nuevo paradigma de la crianza

28 abril 2013

obstare

Es un placer compartir con todas vosotras estas jornadas en las que participaré hablando de la pareja post parto.
Os dejo un fragmento de mi participación :

“Ya llegó el gran dia y pasó. Y ahora estais en casa los tres .
Empieza una nueva etapa y se ha hablado poco sobre ello y cuando se ha hablado han sido comentarios de amigos, en general el comentario es olvidaros de vosotros como pareja, entre ellos se comenta olvidate del sexo y entre ellas sobre lo pesados que son ellos con este tema.
Algo de verdad hay en todo ello. Pero la pareja lejos de perderse se transforma. y lo mejor es ser consciente y estar preparados para todos los cambios que se avecinan. Aqui vamos a hablar de eso.
Las horas, los dias toman una nueva dimensión para los padres recientes, especialmente para las madres. Tu espacio personal desaparece, con suerte eso te va a gustar, desaparece el tiempo libre y el aburrimiento. El cansancio a menudo se abre paso y en lo que menos piensas es en el sexo. Al principio los papás tampoco piensan en ello, pero y después……”

Y después que ….

18 abril 2013

bebe-y-mama

Has preparado el parto, has seguido mes a mes cómo evolucionaba tu bebé dentro de tu cuerpo, has comprado la ropa, le quitastes las etiquetas, la lavaste con jabón especial, la guardaste, preparaste quizás la habitación del bebé. Has leído mil libros y con suerte y con trabajo personal y externo has tenido un buen parto y llega el dia, el gran dia, ese que esperabas desde el principio de saber que estabas embarazada, por fin conoces a tu bebé, puedes tocarlo, olerlo, saborearlo.
Tu pareja y tu ya no sólo sois dos, ahora sentís la intensidad de ser una familia, llegais a casa y hasta la casa parece diferente….
Y ahora que….

Tienes en brazos a esa preciosidad que milagrosamente es parte de los dos, no te lo crees, lo habeis hecho, tu cuerpo ha creado otro cuerpo tan pequeño y tan perfecto que parece increible, a pesar de que desde el principio de la humanidad se lleva haciendo, para ti sigue siendo increible, es tu hijo, este es tu hijo, y por supuesto es el más perfecto, el más bonito, el más….
Te sientas en el sofá con el en brazos, lo miras, lo vuelves a mirar y quizás lloras de la emoción, de agradecimiento a la vida por haberte dejado ser también tu creadora de ella, y de repente llega la angustia, y si le pasa algo, y si no soy capaz de hacerlo, es tan pequeño y tan indefenso…

Puedes, eres madre, puedes.
Tu cuerpo sigue siendo sabio, igual que siempre, empezo a ser especialmente sabio en el embarazo y ahora lo es más, has sentido la fuerza del parto, la conexión brutal con la creación, con el universo, con la vida y ahora lo es todavía más, déjate sentirlo, déjate sentir la angustia, pero no te hundas en ella, la angustia de las puérperas es también un mecanismo de protección, cómo el miedo, úsalo. El miedo va a hacer que no te descuides, que sigas alerta, pero no dejes que te invada.
Disfruta cada instante, lo que necesitais tu bebé y tu, lo sabe tu cuerpo y lo sabes tu, contacto, caricias, teta a demanda, y más contacto. Somos mamíferos y todos los mamíferos sobretodo necesitan contacto, el calor de mamá, su latido, su piel, su olor. Disfruta y goza de cada avance, de cada gesto, escucha, estate atenta y aprenderás a conocerlo, nadie en el mundo, ningún pediatra, ningún médico, ni siquiera tu doula, va a saber más de tu bebé que tu. Date tiempo, tiempo para descubrirlo, para saber quién y cómo es ese milagro que tienes en los brazos. Los primeros días son un “conocimiento” un principio de “noviazgo” en el que los dos vais a aprenderos.
Estás cansada, tu cuerpo es un coctel hormonal poderoso, donde la oxitocina danza libre y amorosa, intenta descansar cuando lo haga el bebé, ¿te apetece gozar del  sol con tu bebé? sal a la calle y pasea, ¿sientes que es un momento de recogimiento y prefieres quedarte en casa? hazlo. Una de las grandes cosas que nos enseñan los bebés es a fluir, fluye con él, no hay normas, ni horarios preestablecidos, vive cómo no vivías desde que eras pequeña, olvÍdate de las normas y entra en el reino del “caos”, desde allí es infinitamente más fácil vivir con un bebé. Es un mundo nuevo, un universo propio diferente para cada diada madre-bebé. Disfruta.
Y grávate esto, repitételo cada vez que te asome la duda: TU PUEDES.

Dedicado a A.C. y a su preciosa bebé.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 85 seguidores

%d personas les gusta esto: